Jue, 04/12/2018 - 10:52
Foto: The Sun

Buffon, tu sei il numero uno

El fútbol alegra, entretiene y une a las personas. Pero también puede entristecer. Es un catalizador de varias emociones. Infortunadamente, cualquier cosa puede pasar al momento de iniciar los 90 minutos de un partido. Puedes pasar de la gloria al fracaso en un segundo.

El partido que se jugó en el Santiago Bernabéu el 11 de abril pintaba para una remontada histórica. Después de haber perdido el partido de ida en Turín frente al Real Madrid por 0-3, pocos esperaban el resultado que se estaba dando en el partido en Madrid.

La Juventus ganaba cómodamente 3-0 y esto obligaba a que el partido se fuera a un alargue por el empate global en ambos partidos. Todo estaba listo para la épica del equipo italiano. Tristemente, por presión del público local o simple ineptitud, el árbitro del partido sancionó un cobro penal inexistente para el equipo merengue en el último minuto. Después del duro trabajo de remontar la serie, el equipo de Turín no podía creer lo que ocurría. Yo no podía creer lo que ocurría. Y en ese momento de confusión, Buffon simplemente decidió confrontar fuertemente al árbitro por su pésima decisión. Y honestamente, nadie lo puede culpar. Un líder nato, Buffon no iba a dejar que se faltara al respeto el esfuerzo titánico de su equipo, pero esto sólo provocó su expulsión. El legendario arquero se retiraba del campo lleno de ira e impotencia, pero sabiendo que luchó hasta el último minuto. Sin embargo, duele ver como se le arrebata de una forma tan grosera el sueño a un jugador que hace años merece ganar una Champions League. El público madridista se levantó y ovacionó al arquero mientras salía de la cancha. Muy pocas veces los hinchas del Madrid ovacionaron a un jugador contrario, pero es imposible no rendirse ante la clase y trayectoria de “Gigi”.

Buffon ya ha dado señales de que tal vez esta sea la temporada de su retiro, después de fracasar con Italia para clasificar al mundial de Rusia. Yo sinceramente espero que este no sea el caso; Buffon todavía tiene mucho que entregar (y ganar).

Desde mi perspectiva, es triste ver como el mejor arquero de la historia -en mi concepto- pudo haber jugado su último partido en una competición europea. Siempre he admirado a Gianluigi Buffon. Desde que empecé a ver fútbol, me deslumbraban su actuaciones y su grandes reflejos. Cuando jugaba partidos con mis amigos, disfrutaba ser el arquero. No solo porque claramente no tenía habilidad para ser un buen jugador, sino porque comencé a apreciar lo importante que es un arquero para el esquema de un equipo. Todo gracias a Buffon.

Campeón de casi todos los trofeos que disputó en su carrera (incluyendo una copa del mundo con Italia en 2006), sólo le quedaba un último reto, uno que estuvo varias veces de conquistar pero que le era esquivo: la UEFA Champions League. Fue finalista con la Juventus en 2003, 2015 y 2017, pero simplemente la suerte no estuvo a su favor. En esta serie contra el Real Madrid, es un golpe duro ver la forma en la que se despidió; con una expulsión y con el claro dominio de su equipo durante todo el partido.

Siempre serás el mejor de la historia en tu posición, Gigi. Todos tus fanáticos desean verte levantar la “orejona” y ojala decidas seguir jugando al menos un año más para poder lograrlo. El fútbol siempre da revancha y la siguiente temporada puedes demostrar que la edad no es ningún impedimento para alcanzar la gloria.

 

 

Añadir nuevo comentario