Mar, 07/10/2018 - 12:41
Luka Modric referente de la selección croata. Foto: FIFA

Croacia jugará una semifinal de un mundial después de 20 años.

Desde que tengo memoria son dos los equipos de fútbol, además de la Selección Colombia, de los que he sido seguidor. Uno es el Deportes Tolima y otro es el seleccionado nacional de Croacia. A diferencia de lo que sucede con el Vinotinto y Oro, Club del que soy hincha desde niño sin saber muy bien por qué, existe un motivo concreto por el que empecé a tener preferencias por el combinado balcánico: En el Mundial de 1998 fui testigo, con tan solo seis años de edad, de cómo la generación dorada de fútbol, de un país que no sabía que existía y que, como me enteraría mucho después, había declarado su independencia tan solo unos años antes, lograba el tercer lugar en la competición más importante del balompié global. Hoy, 20 años después, Croacia disputará de nuevo una semifinal en una Copa del Mundo.

Posterior a aquella proeza en Francia, los croatas tuvieron un largo periodo en el que pasaron desapercibidos, sus posiciones en los campeonatos internacionales eran modestas e incluso se quedaron por fuera del Mundial del 2010. Si acaso, lo más recordado con respecto al cuadro rojo y blanco en esas dos décadas fue el blooper del 2006, cuando en un partido de fase de grupos de la Copa del Mundo contra Australia el jugador Josip Simunic recibió tres tarjetas amarillas antes de ser expulsado.

Sin embargo, esta mala racha parece haber llegado a su fin. En la clasificatoria europea a Rusia 2018 Croacia fue segunda de su grupo, encabezado por Islandia. Luego, el vencer a Grecia en el repechaje le permitió obtener un cupo a la cita mundialista. En La Copa Del Mundo el equipo liderado por Luka Modric entró pisando fuerte al vencer dos a cero a Nigeria y con la sorpresiva victoria sobre Argentina tres a cero; pasando de primeros en la fase inicial con nueve puntos, tras superar también a los islandeses.

Los octavos y cuartos fueron partidos sufridos para los balcánicos llegando ambos encuentros a la ronda de penales. A diferencia del 98, donde Croacia fue eliminada por el equipo local, esta vez los ajedrezados lograron sacar al anfitrión del torneo en el quinto partido del torneo para ambos combinados. Ahora queda el reto de las semifinales, donde esta generación mostrará si es capaz de superar la legendaria gesta realizada por la selección de Davor Suker veinte años atrás.

Añadir nuevo comentario