Jue, 07/12/2018 - 07:24
Foto: peru.com

Croacia salvó la honra de Colombia

”Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo su pie resbalará, porque su día de aflicción está cercano, y lo que está preparado se apresura”. Deuteronomio 32:35.

**Toda de blanco hasta los pies vestida, llegó Inglaterra a Rusia este 11 de julio para despedir a Croacia del Mundial. Estaba convencida de que repetiría la historia que escribió con Colombia y creía que avasallaría en el campo a los jóvenes croatas pero éstos se mostraron como un equipo heróico, luchador, decidido y que hizo suya las acciones algunos minutos después de iniciarse el segundo tiempo.

**Los designios de Nuestro Señor son inescrutables. En el quinto minuto del primer tiempo dejó que Inglaterra y sus fauleadores anotaran “con pelota quieta” un golazo que al parecer daba por terminada la contienda. Pero no fue así. En un momento dado de la segunda etapa, atropellaban más los croatas, --que de paso sea dicho están gobernados por una gran señora en toda la acepción de la palabra con solo 47 añitos y que muestra buenas costumbres--, pero lucían erráticos, lelos, idos y como los ingleses vestían de blanco, aunque sus almas siguen siendo negras, tal parecía que no se jugaba fútbol sino que se asistía a un acto de Lazo Azul, donde todo bien… todo bien.

**A propósito recuerden que debemos ayudar a la organización Lazo Azul para amparar a los niños víctimas de la crueldad y el abandono.

**Pero corazón, no te dejes engañar, los aparentemente inofensivos croatas empataron el partido y quedó uno a uno, y como vengadores de Colombia recordaron para qué habían ido al estadio y se desbordaron en manada sobre el pobre arquero inglés y le pateaban, no a él, sino al balón, pero el sinvergüenza no lo dejaba entrar. Todo lo tapaba o se lo tiraban a otro lado.

**Así las cosas con relojes que marchan de prisa, se atrasan, se cansan de marcar el tiempo y entonces uno vive una eternidad cada momento, llegaron los alargues y ahí sí fue cuando les faltó garganta a nuestros amigos locutores porque ¡zás!, una pierna peluda que nada inspira, se levantó y sin consideración dijo: ¡métanse este gol!

**Juemichica, dos a uno. No sé qué pensaron los que apostaron a que Inglaterra ganaba. Yo feliz, porque le había pedido al Jefe esta victoria para salvar la honra de mi Colombia. Aquel partido no podía quedar sin venganza, y Él lo dice: ¡Mía es la venganza! Créanlo.

**No quiero pasar por desagradecido con Croacia en la final, después de este favor. Viene ahora Francia-Croacia. Estaré en la bancada de La Marsellesa. No me tomen por político que en cada elección está en busca de partido. No. ¡Son cuestiones del corazón ligadas a las patadas que ni uno mismo logra entender!

Añadir nuevo comentario