Mié, 06/13/2018 - 09:29
Vanexa Romero Gabo, esa bandera. El homenaje del Junior, su equipo. (Fútbol Red)

Dos grandes finales y el refuerzo de la selección

Curiosamente el 14 de Junio de 1950 García Márquez se declaraba hincha del Junior en Barranquilla en su artículo titulado El Juramento. Leamos: “En primer término, me pareció que el Junior dominó a Millonarios desde el primer momento. Si la línea blanca que divide la cancha en dos mitades significa algo, mi afirmación anterior es cierta, puesto que muy pocas veces pudo estar la bola, en el primer tiempo, dentro de la mitad correspondiente a la portería del Junior. (¿Qué tal va mi debut como comentarista de fútbol?). “No creo haber perdido nada con este irrevocable ingreso que hoy hago –públicamente– a la santa hermandad de los hinchas.“ Diario EL COMERCIO.

Volvamos a lo humano. Anoche llegamos a Kazán. Todos encorbatados. Serios. ¡Caballeros! Como lo amerita la ciudad que cuenta una historia de luchas y victorias de las clases políticas.

Amemos o no el fútbol, los colombianos estamos unidos y apoyamos con toda la fuerza de nuestra mente a los muchachos que enfrentarán a quienes hicieron méritos para llegar a la gran cita.

Dentro del partidor automático están los competidores, se dice en hípica. Cuatro años esperando que el D.T. nos elija para representar al país. No tuvimos suerte. Ya será en un partido celestial, donde a uno lo lleven a tocar el arpa.

Gabo en Tabio (Cundinamarca) 1983. Foto de Hernando Vergara

Yo estoy apoltronado. Practico la sentada. Me parezco en estos momentos a Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho, que juega con el balón pegado a los pies. Uno de esos esféricos que me regalaron, mi mujer lo metió entre una malla y me lo amarró al pie derecho que es con el que mejor pateo. Me advirtió que lo hacía para que no rompiese un ventanal del apartamento en los momentos de emoción. También taponó las rendijas para que no salgan por ellas unas palabrotas que desde pequeño aprendí con mis amigos gamines y por las que me sancionaban en la Iglesia cristiana condenándome a vivir con Satanás. Tal vez por eso me dicen Mago.

La película de mis recuerdos se opaca con unas lágrimas. El 4 de Junio de 1982, domingo, se cumplió la última reunión de carreras en el Hipódromo de Techo que fue nuestro taller durante 29 años. De ello hace 36 años y uno sigue emocionándose con Mascarede, Triguero, Tarzán, Corsario, Nonchalance una tordilla preciosa que era admirada por el poeta Gaitán Durán, Jorge Eliécer Ruiz y sus amigos de El Automático debido a su hermoso tren posterior. Allí se hablaba de arte, literatura, música e hípica. Y, lo otro es que se está definiendo la final del XII Campeonato Mundial de Fútbol en el Bernabeu.

Añadir nuevo comentario