Jue, 07/05/2018 - 08:22
Foto: AFP

El mundial sin Colombia, igual a beso de babosa

*Escribir con amor sobre el Mundial de Rusia sin que esté presente Colombia en la batalla, es tanto como creer que al besar a una babosa (molusco gasterópodo vermiforme, no lo digo, lo dice el diccionario) se puede uno topar con una Princesa Mora, o una Sirena de Tierra. Bellas ambas.

**La información se torna en información y punto. Se relata. Se cuenta. Se vive. Pero falta lo nuestro: emociones que elevan, transportan, hacen sufrir o gozar, llorar o reír a nuestro espíritu. ¡Falta el alma!

**“"No recuerden lo que pasó antes ni piensen en el pasado” recomienda el profeta Isaías y es lo que insinuamos dos días después de que nuestra Selección hizo historia ante el mundo y mostró lo que es amar la profesión, respetar sus normas, respetar al rival, sentir la patria y por sobre todo comprender a todo un pueblo en su pasión. Todo ello se llama: Selección Colombia al Mundial de Fútbol Fifa Rusia 2018.

**Yerry Mina, Falcao, Quintero, Arias, James, Cuadrado, Ospina, Bacca, y 15 héroes más, liderados por un ciudadano al que ya nacionalizamos en este país, Pékerman, merecen el homenaje que por estos días debe rendírseles pero ya, ellos y los directivos, deben dejar el pasado y empezar a vivir la nueva época que se avecina.

**No dejemos envejecer las ideas, ni envejezcamos con los recuerdos, porque no es bueno fosilizarse y, además, todo lo que envejece desaparece.

**Por ahora, para no apartarnos del mundial, podemos pensar en apostar unos euros o dólares, o pesos colombianos, en alguna de las plataformas aprobadas por el Estado y que distribuyen excelentes utilidades a quienes han estado inspirados en la selección de los ganadores o iluminados en el momento de elaborar el resultado final de un partido. O de un goleador. O de qué equipo tiene más tarjetas amarillas. Usted elige y gana si lo hace con responsabilidad.

**Vienen los últimos días del Mudial. Si no hay predilección por un país de los finalistas puede seguir soñando que ahí debíamos estar nosotros, porque bien ganado lo tenían los cabezazos de Yerry Mina… los pases magistrales de James, la lucha incansable de Falcao y Cuadrado y ese David Ospina que nos conmovió con las lágrimas que derramó por sus amigos. Y todos ellos.

**Y vuelvo a decir: “no recuerden lo que pasó antes ni piensen en el pasado”, pero por ahora dejen que eso no lo haga yo, porque todo ello fue una bella realidad que se convirtió en sueño y no vale la pena despertar.

Añadir nuevo comentario