Vie, 06/08/2018 - 10:13
Foto de referencia

FIFA responderá ante cualquier situación de abuso o daño a los derechos humanos durante el mundial

Estamos a escasos días del inicio del Mundial 2018 que se celebrará en Rusia, un buen tiempo para verificar que de verdad el racismo y la discriminación se erradicó en las canchas de los próximos partidos. Para ello, hay que comprobar si las reglas que desde hace tiempo la FIFA implementó para los equipos de fútbol, se han cumplido. Es necesario el respeto a los derechos humanos en el Mundial Rusia 2018. La FIFA aseguró que responderá ante las violaciones.

Esas reglas debían ser acatadas por los jugadores y hasta por la afición ya que durante varios partidos previos se han escuchado onomatopeyas con sonidos de simios, los cuales se han repetido en varias ocasiones contra jugadores de diversos equipos. Además, la bancada hasta ha lanzado plátanos a los jugadores para hacer más evidente la ofensa.

Cabe mencionar que el historial de Rusia en materia de derechos humanos, no es bueno. Por ello desde que se anunció la sede del próximo mundial de futbol, la reputación la la FIFA decayó.

Por tal razón, Sepp Blatter, el entonces presidente de la organización y otros altos funcionarios, enfrentaban cargos de corrupción y después de otorgar los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Catar, recibieron una respuesta pública negativa por su mal historial.

Para que no fuera tan afectada la FIFA en cuestión de reputación, la organización decidió aceptar la solicitud de un mínimo de estándares de derechos humanos a los países que quieran ser parte del mundial en los siguientes años y abrir las puertas de su país, entre ellos está la tolerancia cero hacia la discriminación por orientación sexual.

Será el próximo 14 de junio que miles de aficionados observarán la inauguración del encuentro histórico futbolístico del 2018 para ganar la Copa del Mundo.

Para lograr la paz dentro de los juegos de futbol en Rusia, es necesario el respeto a los derechos LGBT en el mundial Rusia 2018, por ello la FIFA debe de percatarse de que Rusia cumpla con sus reglas durante el torneo.

Junio marcará el quinto aniversario de la discriminatoria ley rusa contra la propaganda homosexual.

Lamentablemente, la violencia antigay ha aumentado tanto en Rusia que la FARE, una organización que trabaja para oponerse a la discriminación en el futbol, advirtió a los aficionados que van a asistir al Mundial con sus parejas del mismo sexo que no se tomen de las manos en público.

Por su parte Catar, sede del mundial 2022, tiene leyes para sancionar a personas homosexuales las cuales pueden dictar penas desde uno hasta tres años de cárcel.

Cabe mencionar que la FIFA está asegurando que sí responderá ante las violaciones.

“Si hay cualquier caso de abuso, o incluso la posibilidad de que se orille a defensores de los derechos humanos o periodistas a estar en una situación difícil, de acuerdo con nuestros estatutos y la política sobre derechos humanos, la FIFA intervendrá”, comentó el año pasado a The New York Times Federico Addiechi, el director de Sostenibilidad y Diversidad de la FIFA. En una carta de 2017 sobre la purga antigay de Chechenia y las amenazas a activistas, la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, escribió que los eventos de la organización debían ser “entornos libres de discriminación, incluida la preocupante discriminación basada en la orientación sexual”.

Respeto a los derechos LGBT en el mundial Rusia 2018

De acuerdo con el The New York times, es necesario que la FIFA diga públicamente que espera una atmósfera acogedora para la comunidad LGBT en todos los eventos que se presentarán durante la Copa del Mundo, además debe decir que se hará responsable al país de transmitir ese mensaje a todos los funcionarios y al personal de las sedes.

De esta forma, podrá mandar un mensaje fuerte para países como Catar y Marruecos, para que tengan muy en claro que no habrá ningún torneo importante de la FIFA si no cambian sus leyes y políticas que aquejan a la comunidad LGBT.

En caso de no se cumplan las reglas, será importante que las marcas patrocinadoras más importantes pongan cartas en el asunto.

Tanto Cola-Cola, como Mc’Donald’s, Adidas, entre otras marcas que prohíben la discriminación deben proteger su propia reputación al exigir que la FIFA cumpla con sus promesas.

Por su parte, Mc’Donald’ ya dijo que respecto al problema de los derechos humanos en Catar, no será patrocinador del Mundial después de 2018.

Son cuatro años los que tiene Catar para eliminar las leyes en contra de las personas de la comunidad LGBT. ¿Será posible que lo hagan? ¿Lograrán la meta?

Añadir nuevo comentario