Dom, 07/08/2018 - 08:37
Imagen: marca.com

Justicia divina, no a la colombiana, para Inglaterra

Pirámide humana de Croacia, mostrándose como una sólida estructura, como un equipo lleno de ansias y fuerza, sin rendirse un instante a pesar de haber estado un buen tiempo mordiendo el el polvo de aparecer abajo en el marcador. Esa pirámide la formaron los jugadores que estarán en los cuartos de final. Croacia, ha superado todos los pronósticos. Le ha dado dividendo a sus fieles seguidores.

**De otra parte, tirados en el piso, adoloridos, casi que arrodillados, con la mirada puesta en el vacío, sin dejar entrever qué piensa cada uno, están los jugadores de Rusia, la Gran Anfitriona de este Mundial Fifa 2018.

**Con anterioridad, en la matinal del día, Suecia e Inglaterra. Lo que se llama un campo de fútbol, cuando entran en él los ingleses se convierte en un ring de lucha libre. Ese atropellar al rival le permite, por ablandamiento del contendor, muchas veces ayudados por el árbitro, ir escalando posiciones hasta llegar a la final. Los estadísticos cuentan que Inglaterra hacía 28 años que no llegaba a estas últimas etapas del campeonato. Dos goles para los inventores del balompié y cero anotaciones para los suecos. ¿Qué se le va a hacer? Esperar la justicia Divina. No la colombiana ni a la colombiana.

**Las graderías repletas de seguidores expresan también sus sentimientos. Lágrimas. Risas. Aplausos. Caras entristecidas. Niños que se levantan observando la derrota del equipo de sus padres y acompañan en el sufrimiento a los mayores. Uno, de espectador televidente, siente, vibra con las palabras de los locutores y las imágenes que le transmiten.

**Aparentemente nada nos une con gente distante, con otros idiomas, con otros seres que inician sus labores cuando en nuestra latitud, en el horizonte, un Sol se va escondiendo placenteramente y nos invita a dormir y a soñar. Pero, sí, si hay una fuerza en el éter que nos comunica de manera vehemente y esa es el fútbol.

**Hago estas elucubraciones porque lo acontecido no me hizo gracia, aunque sí ese balón que pega en el palo, sube al horizontal y como magnetizado hace su recorrido hasta el otro vertical y entra para definir la suerte de una Selección: Rusia se va. Croacia se queda.

**Hubo magia en ese cobro de Croacia. Alistémonos para seguir con los triunfos del ciclismo. Entramos con el pie derecho, para no abandonar el elemento más importante del futbol. En el ciclismo también lo es, solo que no le da patadas al rival sino que impulsa al hombre.

Añadir nuevo comentario