Dom, 04/15/2018 - 22:17
Foto: www.goal.com

Mohammed Salah, el faraón que doblega a Inglaterra

El 13 de septiembre de 1882 el aplastante ejército británico compuesto por más de cuarenta mil hombres invadió Egipto, y, eventualmente, se hizo con el control de su territorio a nombre de la monarquía británica. Hoy, un siglo más tarde, el fútbol ha dado una simpática revancha a los faraones. Sin violencia, sin víctimas y en manos de un solo hombre: Mohamed Salah, nuevo referente absoluto del Liverpool F.C cuyo talento ha doblegado a los fanáticos ingleses.

En su primera y presente temporada con “The Reds” Salah ha destrozado los números. En lo que se refiere a la Premier League, lleva 29 goles y 10 asistencias en 31 partidos. Por si fuera poco, ha brillado aún más en la Liga de Campeones, donde ha sido pieza fundamental para el regreso del Liverpool a las semifinales luego de 10 años. En el torneo elite de Europa, lleva 8 goles y 3 asistencias en apenas 10 encuentros. El joven egipcio de 25 años explotó por completó esta temporada: anota un gol cada 89 minutos; por encima de Luis Suárez (147 minutos) y de Lionel Messi (104 minutos).

Curiosamente, el estilo del africano tiene visos del futbolista latino. A pesar de desarrollar su carrera en Europa cómo extremo por derecha, sus movimientos recuerdan más al delantero externo sudamericano que al extremo europeo. Tiene grandes símiles con un joven Carlos Tévez o incluso el mismo Lionel Messi. De manera concreta, Salah encarna el fútbol de barrio en su máxima expresión interpretado en los grandes estadios de Europa.

A pesar de su posición nominal en el campo, la habilidad de este jugador no pasa por ser potente y rígido por la banda. Al contrario, casi todos sus goles fueron anotados dentro del área y su habilidad se vincula a una enorme destreza para llevar el balón pegado al pie en espacios cortos para traspasar la defensa del rival. En muchos sentidos, más que un extremo es un delantero todo terreno. Por momentos, funciona como un delantero externo que provee paredes y pases de calidad a corta distancia; por otros, asume el rol de falso ‘9’ que entra y sale del área rival a voluntad. Sumado a esto, Salah tiene un rasgo distintivo de los jugadores ofensivos de élite. Al igual que sucede con Messi, James o Cristiano, es muy difícil que un remate de Salah no vaya a puerta. 

De las desprolijas calles egipcias a la fama mundial

Mohamed Salah Ghaly nació el 25 de junio de 1992 en el pequeño pueblo de Nagrig. Tuvo que soportar situaciones difíciles para jugar al fútbol, era una época inestable, que le requería muchas horas en un autobús para poder jugar. Eventualmente, con 18 años por cumplir, llegaría a la primera división de su país, donde permanecería por poco tiempo, alguien de afuera ya seguía sus pasos.

En 2012, el Basilea de Suiza tramó cautelosamente un amistoso con la selección sub-19 de Egipto. Por supuesto, entre los convocados estaba el joven Salah. En realidad, está parece haber sido sólo una última prueba del equipo suizo que pescó en rio revuelto y se hizo discretamente con el pase de dos grandes potenciales, el mismo Salah y Mohamed Elneny, hoy volante de contención del Arsenal.

Salah permaneció dos temporadas en Suiza hasta que el Chelsea se fijó en él. Curiosamente, el equipo londinense lo relegó a un segundo plano. Primero lo prestó a la Fiorentina y luego a la A.C Roma. Fue en este último equipo, donde ‘Il latigo’, apodo que le pusieron los italianos, demostró, que era un distinto. En la temporada 15/16 Marcó 14 goles en 34 partidos. No en vano, el equipo romano aprovechó la subestimación del Chelsea hacia su propio jugador y compró su pase por 15 millones de euros. En la 16/17, Salah incrementó sus números e hizo de su talento un asunto imposible de esconder.

Así, el Liverpool, un grande pero de presupuesto limitado, se hizo con su pase en el verano pasado, pagando alrededor de 42 millones de euros. Para tener una referencia del éxito absoluto que ha representado esta compra, el portal alemán Transfermarkt, especializado en la valuación de jugadores, hoy cotiza al delantero en 80 millones de euros.  

Referente absoluto en Egipto.

Con la experiencia de James y Falcao que llevaron a Colombia después de 16 años a un mundial, no estamos tan lejos de entender la reverencia de los egipcios hacia Salah. El delantero fue fundamental en el regreso de Egipto a un mundial después de 28 años desde Italia 90. Y es así. Salah selló el regreso en un encuentro épico donde anotó los dos goles, uno de penalti en el último minuto, con los que Egipto derrotó 2-1 al Congo y finalmente materializó el sueño mundialista. Así, los egipcios disputarán el Grupo A junto a Rusia, Uruguay y Arabia Saudita.

La leyenda de Salah en su país aumentará todavía más en los años venideros. Actualmente, es el quinto máximo anotador de todos los tiempos de la selección egipcia con 33 goles. De darse la lógica, sería de esperar que eventualmente supere al máximo anotador histórico, Hossam Hassan, que logró 69 goles entre 1985 y 2006.  

Hay otra faceta, menos futbolera pero más importante que permite entender la fuerza positiva que Salah ha representado para su país. De manera concreta, el delantero expresó para el portal Stadium Astro su deseo de ser un valor de inspiración para que los egipcios trabajen duro para lograr sus metas.

En este sentido ha participado en varias campañas sociales de su país contra la violencia hacia la mujer, donde según cifras de Naciones Unidas el acoso y la discriminación sexual es un problema generalizado. Igualmente, ha participado con el gobierno de su país en campañas contra el uso de las drogas. Según el Dailymail británico, desde la aparición de Salah en dicha campaña, las llamadas de auxilio a las líneas de rehabilitación han aumentado en un 400%. La reverencia de los egipcios hacia él es tal, que de acuerdo con el prestigioso diario The Economist, en las pasadas elecciones presidenciales, más de un millón de egipcios, tacharon a los dos candidatos disponibles y escribieron “Mohammed Salah”.

Por lo pronto, la historia del africano parece ser la primera de muchas otras del creciente futbol egipcio. En todo caso, la sola presencia de Salah, le da argumentos importantes a Egipto para procurar un muy complicado pase a octavos en el pronto sueño de verano que es Rusia 2018. 

There are 2 Comments

Que bueno y grato para esa región y país , tener un referente , en un ámbito diferente : el deporte y en esta caso el Fútbol

Que bien encontrar seres humanos de tanta calidad no sólo en el deporte . Interesante su preocupación por otros aspectos que favorecen a muchos seres humanos.

Añadir nuevo comentario