Mar, 07/10/2018 - 08:30

Suerte europeos con jugadores africanos

Leyendo la columna de Sergio Ocampo, titulada ¡Mediocres!, publicada en El Espectador y dedicada al fútbol, sin querer queriéndolo, recordé un pasaje de mi vida con Carlos Argentino Torres, cantante de la Sonora Matancera y quien batió marcas con ¡Ay Cosita linda mamá!

**Nos llevábamos bien. El nació el 23 de junio y yo el 25. En 1929 él. Yo también. En una presentación en T.V., en Musicales Colpa, agencia de don Lucio Dusán, al terminar el programa, y hablando de nacionalismo, me disparó: “¡Chico, ustedes no aman su tierra como sí lo hacen los mejicanos! Uno les dice que fea es su bandera y ustedes le contestan: Ala, si, vamos a ver si la reformamos. Les comenta: Su himno no es tan bueno y le responden: Ala, el Congreso estudia cambiarlo. En cambio en Méjico uno en la puerta del hotel, mira al cielo y dice: ¡está nublado! Y el portero se pone la mano en el cinto y se le encara: “¿queéééé…? ¿Ya no le gustó mi Méjico lindo?”

**Tiene toda la razón, Sergio.

**Hoy semifinales. Ese ayuno de dos días que nos mandó a ver jugar a los pelaitos en el parque, nos permite saber cómo son las estrellas del futuro. ¡Optimismo de mi parte!

**Me llamó la atención este apunte publicado por Ricardo Bada:  “Ni una cucaracha cuando le echan raid se revuelca tanto como Neymar. (@SoyDaniloDiaz)".

*”Solo se acuerdan de mi en los penales”. (@Dios-Padre). También de Ricardo Bada Bada.

**Sergio Dávila, diseñador, en torno a este tema expresó: “Solo nos falta que a Neymar no le den el Oscar de Mejor Actriz de Reparto”.

**Las apuestas apuntan a Bélgica. En el retrospecto es el equipo más goleador del mundial. Saben dónde está el arco y no les da miedo disparar… el balón en busca del gol.

**Y cuando se habla de disparar dicen que nosotros hemos debido mandar un equipo de destacadas figuras ex guerrilleras, ex paramilitares, ex congresistas, porque ellos sí disparan sin miedo a los cargos oficiales, a los inocentes, al erario, a los pobres, a los niños y a todo para dejárselo a sus descendientes.

**Soy colombiano, santandereano. Me cortaron el ombligo de un disparo y hasta me quedó bonito. Sin embargo, hoy por 90 minutos, mínimo, seré francés. Ya conseguí unos guayos prestados para no maltratar mis deditos de los pies cuando les demuestre a los jugadores cómo debían patear y me de contra el mueble en el que está el televisor.

**¡Suerte europeos con jugadores nacidos en el Africa!

Añadir nuevo comentario