Mié, 07/11/2018 - 07:38
Umtiti con gol de cabeza clasificó a Francia para la final del Mundial Rusia 2018

¡Umtiti, Umtiti! Final para mundial

Seguiré siendo francés por otros días más. El triunfo de la Selección de Francia contra Belgium (me gusta porque suena mejor que Bélgica) ha sido mi carta de nacionalidad. Nadie se puede oponer a ello porque de un cabezazo, lo que equivale a algo bien pensado, por cuenta de Umtiti, así lo determinó.

**Y decidió Umtiti que Francia aspire al título de Campeón FIFA Mundial Rusia 2018. Los dos son hechos importantes: uno para el mundo y el otro para mí. Además del lazo sanguíneo que me une con mi nieta Natalia, ahora tenemos el de la nacionalidad.

**Cuando anunciaron que la reposición de tiempo iba para seis minutos más, no pude menos que exclamar: “Maricones, ese reloj es belga… ”.

**Estaba solo. Pude observar que nadie dentro de la pantalla se inmutó. Pasó desapercibida mi imprecación. Mi mujer, Gloria, miraba las vestimentas de las damas parisinas y el tamaño de los vasos de cerveza que las damas, sin distingo de clase, se bogaban para calmar la sed.

**El partido, para mi gusto, estuvo movido. Ágil. Técnico. Lucido. Nada qué lamentar. Cuatro tarjetas amarillas. Como en el tenis: la cabeza pallá y pacá. Nervios afeminados. Belgium retuvo el balón sin embocinar. ¡No hizo mecha! El reservado Umtiti hizo reventar de entusiasmo a don Napoleón Bonaparte. Aclaro: Este Napoleón no es el Emperador de Francia ni Príncipe de Andorra.

**Este Napoleón es el vendedor de aguacates (los prefiere, como ciertos políticos) que me consulta sobre resultados de lotería, chance. Plataformas de apuestas virtuales, y a quien le advertí que los números estaban repitiendo y sucedió en la lotería de Cundinamarca con el 7716.

**Umtiti es camerunés. Es admirador de Jordan, figura del baloncesto. No le gusta que se le metan al rancho. Habla de fútbol mesuradamente. En ciertas cosas tiene su parecido con nuestro Yerry Mina. Lo más destacado, suelen cabecear, no por estar semidormidos, sino para meterle el balón al guardavalla contrario. Mina es de Guachené, ¡Quibdó, Colombia! y también es reservado y grande amigo de los niños.

**Ya ganamos. Nos divertímos los franceses. Trataré de averiguar que traduce UMTITI, que bien podría ser una exclamación del Congreso: ¡UM TITI!...O séase: ¡Compañeros un mico para esa Ley!

**Citados para la final. Las estadísticas y otras historias sobre este encuentro la tienen los deportivos. ¡Éxito! ¡Un abrazo!

Añadir nuevo comentario