Vie, 09/07/2018 - 09:07

La historia del Becario 100

¿Esto te describe? El otro día un director de empresa amigo mío me dijo que tenía un diamante en bruto. Un becario era infinitamente mejor que el resto de la organización.

A pesar de su inexperiencia tenía increíbles resultados. la empresa de mi amigo era grande. Era difícil que un becario llegara a oídos suyos. Pero sus resultados destacaban demasiado.

Me amigo se entrevistó directamente con él. ¿Cómo consiguió tantos clientes en tan poco tiempo? ¡Conseguía más que sus mejores comerciales y en la mitad de tiempo!

El becario humildemente explicó: "Bueno... lo intento mucho. También fallo mucho. Pero por el camino consigo algún resultado." (Los becarios tenían que hacer unas preguntas por teléfono a posibles futuros clientes y así conseguir alguna venta. La mayoría intentaba alcanzar 30 llamadas diarias, aunque pocos llegaban.)

El director dijo: "Has conseguido algo más que "algún resultado". Con tu experiencia y las llamadas que tocaban, tus números están muy por encima de la media. Tengo aquí las estadísticas y has conseguido 6 clientes nuevos en un mes. ¡Y uno es un cliente enorme! Has triplicado los resultados del mejor comercial. ¿Cómo lo hiciste?"

El becario respondió: "Bueno... es que yo no hacía 30 llamadas diarias. Yo hacía 100."

¿Reconoces ahora la clave del éxito?

Este becario tuvo que hacer un poco más de esfuerzo. Pero te aseguro que no hay mucha diferencia entre hacer 30 llamadas y 100. Cuando estás en marcha cuesta poco seguir. Si aprovechas la inercia producirás 3 veces más en un día. Sólo es intentarlo.  

¿Por qué algunos consiguen a los mejores clientes? Porque son más productivos.
¿Por qué hay gente con los mejores contactos? Porque son más productivos.
¿Por qué hay gente con más dinero? Porque son más productivos.

Cuanto más lo intentan más fácil es producir sin parar.
Más experiencia, más confianza y adiós al miedo. Sólo por no parar cuando están inspirados.

Igual que el becario: producir más suponía más experiencia, saber qué decir, más confianza para cerrar la venta y menos miedo a un "no". A partir de la llamada 30 era pan comido. Yo no era ponerse rojo y no saber qué decir esperando a que terminaran las 30 llamadas. El perdía la vergüenza en la llamada 30 y llegaba a la 100 con una confianza y unos argumentos excepcionales.

Sólo es un pequeño esfuerzo para ser más productivo te dará todos los triunfos.

El que se lamenta de su mala suerte nunca lo intenta de verdad. Por ejemplo: busca trabajo pero no busca realmente. Tras un par de entrevistas fallidas se dedica a compadecerse.

En cambio hay otro más productivo. Busca empleo en Internet, los periódicos, haciendo contactos, solicitando directorios de empresas en cámaras de comercio y enviando 200 currículums en vez de 20.

¿Quién de los dos encontrará trabajo, el primero o el segundo?

Tu eres igual que el becario de las 100 llamadas (al que por supuesto ficharon con un gran sueldo). Se productivo, sigue intentándolo, nunca te compadezcas.

¡Ve por tu número 100!

Es cuestión de producir más con el mismo esfuerzo. Se puede. Piensa en tus objetivos y prueba a hacer tres intentos en vez de uno.

Prueba escribir tres libros en vez de uno, con unos consejos de productividad no es difícil.

Prueba a hablar tres minutos con esa persona importante en vez de uno. Tus resultados lo notarán.

Prueba a planificar tres veces por semana en vez de una. Tus resultados se multiplicarán  si sabes cómo planificar.

Y todo lo que necesites para ser más productivo lo tienes aquí.

Por tu éxito,

David Valois

Añadir nuevo comentario