Solidaridad

Si estamos solos, aún nos quedamos nosotros. Cuidémonos

POR: Andrés Felipe Giraldo López | Agosto 26, 2018
Se llamaba Jefferson Andrés Arévalo Robayo. El 21 de agosto, a plena luz de la mañana, fue sacado a la fuerza de la finca “Las Cruces” en el caserío Danubio del municipio de Puerto Rico, Meta. Su esposa, Gladys Tirado, fue violada y la intentaron degollar. Sobrevivió de milagro y se encuentra en el Hospital de Granada recuperándose de sus heridas. Su pronóstico es reservado. El 23 de agosto, dos días después de su plagio, el cuerpo de Jefferson fue hallado sin vida cerca del lugar de donde fue raptado. Los medios reportan que este cruel acto fue perpetrado por hombres encapuchados y fuertemente armados, sin mayor información. Arévalo hacía parte de la Corporación Reiniciar Capítulo Meta y además era militante de la Unión Patriótica.
Leer más...

La unión hace la fuerza contra el racismo

Agosto 12, 2018
Durante la construcción de una empresa de mensajería en Indianapolis, Estados Unidos, cien trabajadores, -en su mayoría mexicanos-, renunciaron. Esto sucedió después de que cinco de sus compañeros fueran despedidos por el supervisor de la obra, quien en varias ocasiones tuvo actitudes racistas hacia ellos. Vea aquí el video publicado por uno de los obreros al abandonar la construcción.
Leer más...
Suscribirse a Solidaridad