Mar, 07/10/2018 - 09:50
Keith Raniere. Foto: Times Union.

Caso criminal en EEUU contra un gurú espiritual tiene nerviosas a influyentes familias de México

Investigación de Gerardo Reyes- Univisión.

El arresto de Keith Raniere por esclavitud sexual forzada puso al descubierto la estrecha conexión que el líder espiritual mantenía con miembros de familias ricas y poderosas de México, y planteó interrogantes de cuánto sabían de los abusos descritos por el FBI.

Entre varias familias ricas y poderosas de México hay cierto nerviosismo. Algunos de sus miembros han dejado de viajar a Estados Unidos por temor a ser interrogados o incluso detenidos por el FBI, según lo comentaron varias fuentes a Univision. Otros han contratado abogados en este país.

El origen de la incertidumbre es la acusación criminal en una corte federal de Nueva York contra Keith Raniere, un gurú estadounidense de la superación personal. Los mexicanos eran parte su círculo personal, se hicieron socios y entrenadores de sus cursos de autoayuda (ESP), y casi todos lo admiraban como a un ser superior.

Ahora el FBI alega que mientras se impartían los cursos de ética y crecimiento espiritual al norte de Nueva York, Raniere, de 58 años, manejaba en el mismo lugar una secta secreta de esclavitud sexual que obligaba a varias mujeres a mantener relaciones con él, a la hora y en el lugar que las citara. Algunas eran mexicanas.

Junto a la actriz Allison Mack y otras mujeres intermediarias, la secta creó en las víctimas un estado de sumisión mental que las llevó a tatuarse sin anestesia las iniciales del líder en la zona pélvica con lápices cauterizadores y a asumir compromisos de obediencia grabando videos sexuales de ellas mismas llamados colaterales, según la denuncia. El programa secreto era conocido como DOS o El Juramento y operaba desde 2015.

Allison Mack, actriz de Hollywood coacusada en el caso criminal contra Keith Raniere NXIVM

Una grabación telefónica difundida en México y en poder de Univision refleja que varios miembros de ESP sabían de las prácticas de esclavitud sexual de Raniere. Dos de ellos no querían que se supiera, según lo comenta uno de los participantes en la conversación que estaba en desacuerdo con esa práctica.

En la grabación participaron Emiliano Salinas, el hijo del ex presidente Carlos Salinas, uno de los mexicanos más cercanos a Raniere y Toni Zarattini, un ex instructor de ESP. Salinas comentó que estaba al tanto de dos casos que encajaban en la descripción del programa DOS que mencionó Zarattini, pero aseguró que no le había preocupado porque había quedado con la impresión de que eran cosas de “viejas locas’’.

La preocupación de los mexicanos es mayor, según dijeron las mismas fuentes, porque algunos de sus paisanos, inconformes con lo que estaba ocurriendo, están colaborando con el FBI. 

"Para ellos esos rituales no fueron un abuso, no saben a que atenerse allá, no tienen conocimiento de las leyes de los Estados Unidos", comentó Maayan Tuati Saraga, una exaprendiz de ESP en Monterrey que abandonó los cursos decepcionada.

Tras la acusación criminal en marzo pasado contra Raniere y Mack, Salinas anunció que cedía sus acciones en ESP México, la empresa mexicana que ofrecía el Programa de Éxito Ejecutivo de Raniere. Salinas se negó a dar una entrevista a Univision.

En un comunicado de prensa ESP afirmó que “los directivos no tuvimos conocimiento previo de las denuncias realizadas contra el señor Raniere ni de las supuestas prácticas ilegales que involucran a éste’’.

En otro comunicado Salinas rechazó “cualquier forma de violencia, sometimiento, intimidación, presión o abusos en contra de cualquier persona, especialmente mujeres’’.

Hasta ahora ninguno de los mexicanos ha sido encausado pero la denuncia criminal menciona a ESP México como parte de más de 89 firmas que están en la mira del FBI por vínculos con Raniere o su organización.

Diego Ruiz, abogado de ESP México afirmó a Univision que no ha recibido ninguna notificación del FBI, pero que no le extrañaría que los ejecutivos sean citados a dar explicaciones por autoridades de Estados Unidos.

“Es algo muy natural en una investigación de este tamaño y trascendencia’’, afirmó.

Para este reportaje el equipo de Univision Investiga entrevistó a más de una veintena de personas y consultó cientos de documentos. Los entrevistados coinciden en afirmar que la mayoría de hombres y mujeres que se unieron al proyecto de Raniere de cambiar el mundo a través del control de la mente y el cuerpo, tenían buenas intenciones.

En el caso de los mexicanos se trataba en general de hijos de papá con poder y riqueza que buscaban un sentido diferente de sus vidas al trazado por sus familias. En dos de las historias cubiertas por Univision, los hijos rechazaron el consejo de sus padres de dejar la organización. Ellos sospechaban que era un culto.

Finalmente, según las mismas fuentes, los seguidores terminaron exponiendo cándidamente sus vulnerabilidades ante un líder encantador que siempre se preció de ser más inteligente que Albert Einstein, según un Record Guinnes mundial de IQ que obtuvo en 1989.

Por la vía de la veneración encandilada hacia el mentor de voz suave que se vestía con camisetas sencillas y no tenía licencia de conducir, sus seguidores deslumbrados terminaron desestimando las señales sospechosas de que Vanguard, como se hacía llamar, estaba jugando con candela. Entre ellos se contagiaron además de la obsesión de Raniere de utilizar el sistema legal para acusar a quienes se apartaron de sus órdenes y deseos.

“Keith encuentra agujeros en la gente’’, le explicó a Univision su exnovia durante ocho años Toni Natalie. [El se pregunta:] “y ¿cómo puede usarlos?. ¿Tienen conexiones políticas? ¿Tienen dinero? ¿Son trabajadores? ¿Pueden traer mucha gente? Y él escucha y escucha y encuentra sus debilidades y luego las usa en contra de ellos para manipularlos’’.

Raniere se presentaba como un pastor del éxito. Según su Misión de Doce Puntos, obtenida por Univisión, consideraba que el éxito “es un estado interior del conocimiento claro y honesto de lo que soy, mi valor en el mundo y mi responsabilidad de las reacciones que tengo ante todas las cosas’’

Para él, “la honestidad y la integridad son los más altos valores humanos’’.

En 2003 Raniere fundó NXIVM, una empresa matriz que serviría para englobar a ESP, otros programas y firmas afiliadas. Los métodos fueron exportados a México, el país más devoto de Raniere.

ESP impartió en México costosos cursos que iban desde los 2,000 a los 10,000 dólares a unos 8,000 estudiantes, según el abogado de ESP en ese país.

El círculo mexicano

Hay otros mexicanos que han ocupado posiciones estratégicas en NXIVM y que mantuvieron una estrecha relación de amistad con Raniere. Algunos de ellos han guardado silencio en relación con las denuncias de las aventuras sexuales.

• Edgar Boone, empresario de Monterrey quien fue el primero en llevar a México los cursos de ESP a comienzos de este siglo. Su hermano Omar, también participó en ESP.

• Alejandro Betancourt Ledesma, representante de NXIVM en la capital mexicana muy cercano a Salinas

• Rosa Laura Junco, la hija del magnate de las comunicaciones de México, dueño del grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega. Rosa Laura figura ligada a The Knife Media, un medio de comunicación digital de la organización.

• Alejandra González Anaya hermana del secretario de gobierno de México José Antonio González Anaya. Ella es la directora de Ánima, una empresa de espectáculos de la cual es socio Raniere. La empresa ha sido favorecida con contratos importantes del gobierno mexicano, incluida una presentación en Moscú durante la Copa Mundial de Fútbol.

Por las aulas de ESP han pasado además otros miembros de familias presidenciales como la nuera del expresidente Miguel de la Madrid, Fabiola Sánchez de la Madrid así como Ana Cristina Fox, la hija del expresidente Vicente Fox, según registros consultados por Univision Investiga. Ellos también se negaron a hablar.

Varios de los descendientes de las familias mexicanas acomodadas cambiaron sus vidas y se instalaron en una tranquila zona al norte de Nueva York, en los alrededores de Albany, la capital del estado, para estar más cerca a Raniere y ayudar en el día a día de su organización. La sede principal de ESP está ubicada en Albany. Esta área fue el escenario de los hechos descritos por el FBI.

Los mexicanos parecen haber abandonado la zona. A mediados de junio, un equipo de Univision tocó las puertas de varias de sus casas pero nadie respondió. Dos de ellas tenían avisos de venta.

La grabación

Emiliano Salinas, exsocio de ESP México y amigo de Keith Raniere. Univision

En mayo pasado, en medio de la crisis de ESP, y cuando muchos se preguntaban cuánto sabían los amigos mexicanos de Raniere del programa de esclavitud sexual, varios medios de comunicación en México revelaron la grabación telefónica entre Salinas y Zarattini.

Salinas, economista de 42 años con un postgrado en Harvard llegó a ser director de la sede de México de ESP y miembro de una junta asesora de la empresa en Estados Unidos.

En la grabación, hecha en la primera semana de septiembre de 2017, Zarattini confronta a Salinas con lo que se había enterado de las mujeres esclavas. El hijo del expresidente, quien estuvo vinculado durante 15 años al próspero emporio de autoayuda de Raniere, respondió recordando dos casos que aparentemente coincidía con la descripción que hizo Zarattini.

“El día que esto salga a la luz güey, de que las mujeres hacen este tipo de prácticas, ahí te encargo… cada mujer tiene que enrolar a seis esclavas güey, le llaman esclavas, se marcan, no mamen, por Dios santo, güey’’, afirma.

A Salinas no se le escucha sorprendido con la situación. Le resta importancia argumentando que podría ser algo similar a un caso que él había conocido tres años antes. Se trataba de una mujer amiga suya en el programa ESP y con quien convivía. La mujer, explicó, sufría de sobrepeso y decidió grabarse un video sexual “de ella con ella’’, según palabras de Salinas, autorizando a que se revelara si rompía con su dieta.

Ese caso no le causó mayor preocupación, según Salinas, dado que los compañeros de la organización le explicaron que eran pactos muy parecidos a los de las fraternidades estudiantiles de Estados Unidos.

“Para mí es muy distinto si me dicen un grupo de mujeres, si quieres decir un grupo de viejas locas, decidieron juntarse y hacer este esquema para sacar adelante sus pedos, pues me parece que están bien orates. ¿no?’’’’, se escucha decir a Salinas. “Pero pues muy su pedo la verdad y pues como mujeres tienen derecho ¿no? a decidir qué hacer es muy distinto a que Keith esté metido en eso’’.

A Salinas lo dejó pensando que Raniere pudiera tener acceso a los videos, según lo admite en la conversación.

Toni Zarattini, exmiembro de ESP México quien confrontó a Emiliano Salinas Toni Zarattini

“Conozco a Keith hace 15 años, no conozco a nadie que rete más el tema del abuso de poder, pero pos por lo que dice el Frank Report yo si dije, Pu…! ¡En una de esas Keith tiene los colaterales en su casa!", agregó.

El Frank Report es un portal de internet que publica periódicamente denuncias en contra de Raniere y su organización. Los agentes del FBI sostienen que Raniere sí tenía acceso a los videos sexuales de las esclavas.

Salinas comentó que se enteró de otro caso que le causó preocupación: uno de sus instructores le mostró un correo electrónico de una mujer que había tomado un curso de empoderamiento en ESP. En el correo, según Salinas, la mujer confesaba que pertenecía a una red de prostitución. Salinas afirma que le pidió a su instructor que hablara con la mujer. El instructor lo hizo y ella le explicó que el contenido del correo era falso, pero que olvidara el tema.

Salinas se opuso firmemente a esa idea, según lo explica.

“Claro que no lo vamos a olvidar y yo voy a llamar a la policía explícame o voy a llamar a la policía porque esto es algo que voy a llamar a la policía’’, dice.

Luego se tranquilizó, explicó, porque pensó que era un grupo de mujeres que estaban imponiéndose metas extremas a través de colaterales, pero en forma independiente de Raniere.

“Es muy distinto que haya un güey [hombre] que esté organizando eso para su beneficio y eso es absolutamente falso, como te digo, hay ciertas cosas que son ciertas’’, agrega Salinas.

Ese dilema lo resumió en la misma conversación: “No creo que durante 15 años hayamos pretendido ser algo, no más para darnos cuenta 15 años después que somos otra cosa’’.

Zarattini relata en la grabación que al enterarse del programa de esclavitud se comunicó con una mujer de la organización a quien identifica solo como Jimena para saber si era cierto lo que se estaba diciendo. Ella le respondió, según él:

“Necesito que ya no digan nada a nadie, […] ya no preguntes nada, ya no indaguen, ya no digan nada. Le dije: ‘¿cómo Jimena, de qué me estás hablando?’, me dijo ‘sí, así como te digo’’’.

Luego confrontó a otro miembro de la organización que identificó como Omar. Según Zarattini, Omar admitió la existencia del programa.

“Lo aceptó me dijo bueno sí, existe este grupo de mujeres, la verdad yo pienso que no lo manejaron bien, me aceptó que existía el grupo de mujeres, que lo crearon para crear carácter’’, agregó.

Zarattini fue demandado por ESP México por extorsión en un juzgado de Acapulco, estado de Guerrero. La demanda alegaba que había exigido $2 millones a cambio de no revelar los secretos industriales de ESP. El caso fue desestimado por falta de pruebas. Zarattini dijo a Univision que sus abogados le aconsejaron no hablar con los medios.

Junto con Salinas, Alejandro Betancourt es otro de los empresarios mexicanos del círculo íntimo de Raniere. Su abogado, Diego Ruiz, que también representa a ESP México, nos dijo que Betancourt se enteró de la historia por lo publicado en The New York Times y el Frank Report.

“Que yo sepa no tenía conocimiento previo a ello, por lo menos en ninguna de mis pláticas con él se tocó este tema’’, explicó Ruiz. “Sería igual absurdo decirte que no se comentó el tema de New York Times entre cliente y profesionista. Será ilógico es un ataque directo a la empresa’’.

Edgar Boone, muy cercanos a Raniere también respondió a Univision que se enteró luego de la publicación del New York Times.

“Algunas colaboradoras de ESP en Estados Unidos […] dijeron que habían formado ese grupo para trabajar en su fuerza de voluntad; decían que era para forjar carácter’’, escribió en un mensaje electórnico.

Entre otras preguntas, Univision le consultó a Edgar si Omar, su hermano, es la persona que según Zarattini admitió que sabía del programa sexual, hoy bajo investigación criminal. Edgar respondió que pasaría las preguntas a su hermano, pero Omar no ha respondido.

Marc Agnifilo, el abogado de Raniere en Nueva York dijo que no sabe cuán enterados estaban los altos directivos y amigos mexicanos cercanos a Raniere de la existencia de DOS antes de que se formularan los cargos criminales en febrero de este año. Para empaparse más del tema tiene planeado un viaje a México, agregó.

Agnifilo aseguró a Univision que ninguno de los colaterales ha sido revelado y que se trata de un acuerdo lícito.

“Usted me está diciendo que el gobierno está diciendo que el colateral es una forma de extorsión o coerción, y mi respuesta es que el colateral es un contrato’’, dijo Agnifilo. “Es un contrato entre la mujer que quiere pertenecer a DOS y la mujer que está trayendo a esa mujer a DOS’’.

DOS por dentro

Tatuaje de mujeres pertenecientes a DOS

Algunas de las mujeres “marcadas’’ en sus cuerpos son mexicanas, según le comentó a Univisión Investiga una integrante del programa que aseguró estar en contacto con el FBI y que también fue sometida al tatuaje.

“Ellas vinieron de México, empezaron en los cursos de ESP y terminaron en los de esclavitud. Alguien en ese país tiene una responsabilidad’’, dijo la testigo.

Las mujeres firmaban documentos en los que autorizaban a la organización a revelar los videos entre sus familiares en caso de incumplir con sus compromisos, afirma el FBI. La práctica también incluía la entrega de propiedades a nombre de la organización.

De acuerdo con la denuncia, las mujeres que se acogían al programa debían seguir dietas muy estrictas hasta quedar bien delgadas. Se les imponía además la abstinencia sexual durante meses, antes de acostarse con Raniere, y se les prohibía masturbarse y depilarse.

El abogado de Raniere en Estados Unidos Marc Agnifilo no niega la existencia del programa DOS, incluyendo los tatuajes y los “colaterales’’ pero asegura que todo se hizo con el consentimiento de las mujeres.

“Ellas sabían cuando iba a ocurrir, sabían cuando la marca iba a ser colocada, de hecho se ponían un croquis en la parte del cuerpo donde ellas querían que las grabaran, y ellas veían muchas veces que eso le pasaba a otras’’, afirmo Agnifilo.

Menores de edad

Prueba contra Keith Raniere de haber tenido relaciones sexuales con una menor de edad en 1993. Times Union

En marzo pasado Raniere fue detenido en una lujosa villa de Puerto Vallarta, México, que puede costar unos 10,000 dólares a la semana. Fue deportado a Estados Unidos donde afronta cargos de tráfico sexual con coerción.

Mucho antes de que estallara el escándalo, varias sombras cubrían el pasado del Raniere. El silencio que guardan sus seguidores mexicanos más cercanos, no permite saber cuánto sabían de estos otros cuestionamientos que estaban disponibles en internet o en documentos legales. Extensas publicaciones del diario Times Union, de Albany, documentaron relaciones sexuales de Raniere con mujeres menores de edad.

Los casos ocurrieron en 1984 y 1993. Sin citar fechas, el FBI reseña al menos dos en su denuncia criminal.

“El acusado [Raniere] conoció a una niña de 12 años, cuya madre trabajaba para el acusado, y empezó a darle tutoría’’, afirma una de las mociones de la fiscalía de Nueva York. “Poco después, el acusado empezó a tener relaciones sexuales regularmente con ella’’.

Una de las supuestas víctimas escribió al Departamento de Policía de Nueva York pidiendo que no continuara con la investigación a Raniere que ella mismo había pedido en 1993. Sin indicar la razón por la cual solicitaba el cierre de la investigación, la mujer escribió:

“Mientras residía en el St Anne’s Institute, yo reporté al investigador Martin E Berry de la policía estatal de Nueva York que me involucré en relaciones sexuales con un hombre llamado Keith Raniere. Esto ocurrió cuando yo tenía aproximadamente 12 a 13 años de edad’’

Agnifilo rechaza ese señalamiento.

“Yo no creo que ese ocurrió. Creo que estas cosas fueron investigadas por las autoridades y no se radicaron cargos’’, afirmó el abogado. “Creo que esto está a nivel de rumor que la gente está trayendo al presente porque Raniere tiene gente que son sus enemigos’’, agregó .

Univision insistió en que existía un documento de una de las menores aceptando las relaciones. El abogado respondió que no sabía si la mujer era una niña cuando estaba ofreciendo su testimonio y que por el hecho de renunciar a presentar cargos los fiscales no dejarían de investigar.

Otra voz

Toni Natalie, exnovia de Keith Raniere Univision

La exnovia de Raniere durante ocho años, Toni Natalie, también venía advirtiendo que el líder espiritual no era como lo pintaban. Desde 2011, la empresaria experta en nutrición, lo acusó de haberla violado en una declaración judicial.

“Yo no quería tener más relaciones físicas con él. Él me violó’’, recordó Natalie en una entrevista con Univision. “Me dijo que era más duro para él que para mí, y que era importante que compartiéramos energía’’.

Agnifilio, quien fue fiscal federal en Nueva York, calificó de falsa esa declaración. Si cualquier fiscalía pensara que era verdad, Keith hubiera sido acusado con eso hace muchos años’’, afirmó el abogado.

Las noticias negativas de Raniere no le hacían mella a la imagen del líder entre sus seguidores, explicó Tuati Saraga, la exaprendiz de ESP de Monterrey. Ella dijo que era muy común que los defensores de Raniere argumentaran, ante cualquier cuestionamiento del pasado, que él era un perseguido ya fuese del gobierno de Estados Unidos o de grandes empresas que lo veían como una amenaza sus modelos de negocios.

“Le hicieron la guerra y le destruyeron el negocio. También me comí el cuento, sí, también les creí’’, dijo Tuati.

El ambiente de ESP en Clifton Park estaba lleno de señales sospechosas del culto a la personalidad de Raniere y de sus relación con un séquito de mujeres que lo seguían, según lo describieron a Univision algunos exalumnos.

“Todos lo veían como un dios. Allí se decía mucho que las mujeres eran esclavas sexuales y Keith estaba con todas’’, afirmó uno de ellos que no quiso identificarse porque dijo que teme por su vida. “Ellas iban pegadas a él, lo miraban como dios, se sentaban siempre en primera fila frente a él’’.

Raniere se declaró inocente en la corte federal del Distrito Este de Nueva York donde fue presentado. Podría afrontar prisión de por vida. Su abogado reconoce que los cargos son graves pero aseguró que está dispuesto a salirle al paso a cualquiera de las hipótesis que ya ha escuchado de que su cliente le lavaba el cerebro a sus supuestas víctimas. Es un argumento, agregó, que no escuchaba desde los años 70.

“Yo no creo que el lavado de cerebro exista’’, afirmó. “Como abogado penal, me encantaría presentarme ante un juez y decir mi cliente hizo esto pero le lavaron el cerebro, así que no lo responsabilice. Yo no creo que a la gente le laven el cerebro. Yo creo que la gente hace lo que quiere hacer’’.

De acuerdo con la sicóloga Maria Basualdo, quien estudió la acusación criminal de la fiscalía de Nueva York, la preparación académica de la mayoría de los miembros mexicanos de ESP, no parece haber funcionado a la hora de cuestionarse la veneración por Raniere y la aceptación de sus ritos sexuales en el caso de las mujeres que se vincularon a DOS.

“Eso no es un consentimiento absoluto, eso es un consentimiento inducido mayormente a través del miedo o a través de explotar algún tipo de vulnerabilidad de la víctima’’, dijo la sicóloga experta en abuso de la mujer. “Uno puede ser muy educado, uno puede ser muy rico de clase social alta y ser muy vulnerable y muy hábil emocionalmente’’.

Añadir nuevo comentario