Sáb, 09/29/2018 - 07:31

El Cuarto Encuentro Internacional de Patrimonio Cultural ‘Huella’: identidad, territorio y herencia

Entre el 25 y el 30 de septiembre se realiza el Cuarto Encuentro Internacional de Patrimonio Cultural ‘Huella’. Este evento, que ha sido organizado durante cuatro años consecutivos por la Universitaria Agustiniana, tiene como objetivo facilitar espacios de reflexión sobre el patrimonio material e inmaterial colombiano. Esta versión del encuentro ha sido impulsada a través de la palabra “raíces”. Apelando a esta palabra, los organizadores del evento buscaron motivar ideas e intereses en la identidad, la vida en el territorio y la herencia cultural.

Hablamos con Edward Lozano Martínez, Decano de la Facultad de Arte, Comunicación y Cultura de la Universitaria Agustiniana. Nuestra conversación giró en torno a temas como el origen de estos encuentros y la importancia de promover el reconocimiento cultural en Colombia.

Vivian Martínez Díaz: A la fecha se han realizado cuatro encuentros internacionales de patrimonio cultural. ¿Siempre los ha organizado la Universidad Agustiniana?

Edward Lozano Martínez: Así es. El Encuentro Internacional de Patrimonio Cultural ‘Huella’ empezó a realizarse desde el 2015. La primera versión se llamó ‘Valorando lo tangible, reconociendo lo intangible’. El cierre se hizo en el municipio de Villa de Leyva. Ese día hicimos una carrera de observación y actividades específicas para que los asistentes aprendieran algunos oficios de la región de Boyacá. En el 2016, tuvimos una segunda versión del evento que se dio a conocer como ‘Mujer, patrimonio y cultura’. Tuvimos una clausura musical por parte de Totó la Momposina y también hicimos una nueva salida de campo a los municipios de Honda y Guaduas. En el 2017, el encuentro adoptó el nombre de ‘Acciones para la paz’. La orquesta Real Charanga cerró el evento, y como de costumbre, hicimos una salida de campo al municipio de Barichara, Santander. Allá tuvimos varios talleres. Este año el encuentro se llama ‘Raíces’ y vamos a ir al municipio de Salamina, Caldas. Iremos con un grupo de treinta personas, conformado por estudiantes de los cinco programas de pregrado de la Facultad de Arte, Comunicación y Cultura: arquitectura, comunicación social, cine y televisión, gastronomía, y hotelería y turismo. Algunos egresados también van a acompañarnos. Junto con nosotros irán docentes y administrativos de apoyo. La idea es también producir un documento audiovisual de esta salida de campo.

VMD: ¿cuál es el objetivo de estos encuentros?

ELM: El objetivo es trabajar en el rescate, la valoración y la tipificación del patrimonio.  Por esto, en cada encuentro citamos a expertos que estén preocupados por asuntos que tienen que ver con este tema. Además, intentamos que su experticia siempre esté vinculada a las líneas temáticas de los pregrados ofrecidos por la Universitaria Agustiniana. Diseñamos actividades que permitan la identificación de los asistentes con el patrimonio cultural y los diferentes oficios ligados a este. Ahora estamos haciendo actividades interdisciplinarias para este fin.

VMD: La versión actual del encuentro, es decir, ‘Raíces’, ha tenido varios aliados. Han estado presentes delegaciones del Ministerio de Cultura, de museos, el chef Rey Guerrero y el artista Nicoyembe. ¿Qué rol han tenido todos ellos?

ELM:  En realidad son ellos los que hacen el encuentro. Este año hemos tenido una participación enorme de varios actores y entidades que hoy podemos considerar aliados: Casa Museo de Caldas, Ministerio de Cultura, Viceministerio de Turismo, el SENA, el chef Rey Guerrero –quien le apuesta al sabor y la cocina de la región Pacífica–, Nicoyembe, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, Canal Zoom y Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. Hemos tenido aliados internacionales provenientes de la Universidad Tecnológica José Antonio Echavarría de Cuba, y de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos en México. Hemos tenido invitados internacionales como la arquitecta Claudia Amico, quien hace parte de la organización peruana Espacio Expresión. El año pasado tuvimos a Mark Rausch, con toda su marca y criterio. Él nos mostró un ejercicio muy bonito que hace con campesinos del Caquetá e hizo un taller de gastronomía. La meta es ir ampliando las relaciones con esos aliados y sumar otros más.

VMD: ¿Cómo ha sido recibido el evento?

ELM: Empezamos con mucho temor porque nuestro público es muy joven. Le estamos apostando a una población juvenil que no se identifica mucho con el patrimonio. Por fortuna, hemos venido creciendo y ganando reconocimiento. La recepción del evento entre el público ha sido buena porque la labor de difusión de los medios ha sido fantástica. Hemos tenido su respaldo siempre.

VMD: ¿Por qué es importante promover el patrimonio cultural en Colombia?

ELM: El patrimonio es un elemento inagotable que tenemos y de ahí que sea tan importante promoverlo. Vale la pena, siempre, devolverse un poco y hacer el ejercicio de reconocimiento del mismo. Eso nos ayuda a fortalecer nuestra sociedad desde la base, y es lo que procuramos como institución universitaria. Para nosotros ha sido valioso escuchar las conclusiones de los estudiantes, los profesores y los asistentes al final de cada encuentro. Ellos nos han suministrado información que nos ha servido para profundizar nuestros conocimientos sobre este tema, crear líneas de investigación y producir iniciativas educativas. Estos encuentros nos han permitido llevar la universidad a la población y entablar diálogos. El patrimonio cultural nos ayuda a sentirnos cada vez más identificados con nuestro territorio, identidad y herencia cultural.

Añadir nuevo comentario