Sáb, 10/06/2018 - 08:48
Foto de referencia

El impacto ambiental del agua embotellada

Se dice que un millón de botellas de plástico se compran en todo el mundo cada minuto. Este número aumentará otro 20% para 2021, lo que creará una crisis ambiental que será tan grave como el cambio climático. De acuerdo con The Guardian, la mayoría de las botellas de plástico utilizadas para refrescos y agua están hechas de tereftalato de polietileno (Pet), que es altamente reciclable. Éstas pueden ser algunas opciones para mejorar el impacto ambiental del agua embotellada.

Actualmente, el impacto ambiental del agua embotellada es malo y dañino para todas las especies y seres humanos. Sin embargo, la demanda del mercado ha fomentando que los esfuerzos por recolectar y reciclar las botellas no logren mantenerse al día y que solo el 7% de ellas se logren recuperar. Todas las demás terminan en el vertedero y entre 5 y 13 millones terminan por filtrarse en el océano, en el estómago de las especies y finalmente en nuestro cuerpo.

Una persona comer cerca de 11,000 pedacitos de plástico al año en su pescado.

Sí, como lo leíste, en nuestro cuerpo. De acuerdo con los científicos de la Universidad de Ghent en Bélgica, una persona come cerca de 11,000 pedacitos de plástico al año.

Hugo Tagholm, del grupo de conservación y campaña marina Surfers Against Sewage, dijo que las cifras son devastadoras:

“La crisis de la contaminación plástica rivaliza con la amenaza del cambio climático, ya que contamina todos los sistemas naturales y un número creciente de organismos en el planeta Tierra.

Por fortuna, la importancia de integrar la sostenibilidad, está impulsando alternativas que ayuden a aprovechar tanto el plástico como el agua… veamos.

¿Cómo reducir y mejorar su consumo?

Ellen MacArthur, la navegante del mundo, señala que integrar un modelo de economía circular, puede ser una de las formas para mejorar el impacto del agua embotellada.

Esto porque es un modelo que permite diseñar productos que puedan ser fabricados de tal forma, que al terminar su ciclo de vida, puedan volverse a integrar a la cadena para crear algo nuevo y útil.

McArthur resalta que una economía circular, puede impulsar que las botellas de plástico se reutilicen, rellenen y reciclen, evitando que estas terminen en el océano.

“El cambio a una economía circular real para los plásticos es una gran oportunidad para cerrar el ciclo, ahorrar miles de millones de dólares y desacoplar la producción de plásticos del consumo de combustibles fósiles”, dijo.

Integrar este tipo de modelo de negocio es crucial para mejorar el impacto del agua embotellada. Sobre todo porque el sistema actual para gestionarlo no es adecuado ni logra cubrir con la demanda.

“Si bien la producción de plásticos desechables ha crecido de forma espectacular en los últimos 20 años, los sistemas para contenerlos, controlarlos, reutilizarlos y reciclarlos simplemente no han seguido el ritmo”, señaló Tagholm.

Combustible…

Existe una alternativa interesante que llega desde India. Esta consiste en convertir el plástico en un combustible líquido.

El método es diseñado por el químico Achyut Kumar Panda, de la Universidad Centurión de Tecnología y Gestión en Odisha, y el ingeniero químico Raghubansh Kumar Singh, del Instituto Nacional de Tecnología en Orissa.

Para hacerlo se utiliza un calentamiento a 450 grados centrígrados en presencia de un catalizador para convertir el polietileno de las bolsas en un combustible líquido similar a la gasolina, el queroseno y el carburante diésel. Y por cada kilo de plástico se producen 700 gramos de combustible.

En su estudio, los investigadores subrayan que el procedimiento puede ayudar a reducir el problema de los residuos y tener una alternativa sostenible de combustible.

Botellas reciclables

Otra de las iniciativas, y que ya se esta impulsando, es hacer botellas de plástico 100% reciclado o mejor conocido como “RPet”. Este material esta siendo aplaudido por activistas y otros grupos de interés, quienes están proclamando más botellas elaboradas a partir de este material.

Aunque, los expertos mencionan que si se planea aumentar la producción de botellas elaboradas a partir de “RPet”, las empresas deben integrar no solo el modelo de economía circular, también un nuevo enfoque que les permita cuidar la utilización y la cantidad de agua.

“Entonces, si vamos a aumentar la cantidad de plástico reciclado en nuestras botellas aún más, entonces se necesita un nuevo enfoque para crear una economía circular para las botellas de plástico”, dijo Tagholm.

Este modelo de economía circular no solo permite aprovechar mejor el plástico y mantenerlo alejado del océano, también fomenta que el agua para consumo humano tenga una mejor calidad.

No obstante, Pedro González, médico especializado en Salud Pública e Higiene, menciona que el agua más recomendada por ser sana y barata es la del grifo.

“Se recogieron muestras de casi 70 marcas de agua envasada de 16 países diferentes. El 37 % de las mismas contenían bacterias como la Legionella o el estafilococo. Además, un 4 % de esta agua contenía hongos”, dice.

Esto puede significar un peligro para personas con su sistema inmune débil. Así que al abordar mejores sistemas de producción, las compañías se aseguran de ofrecer agua de calidad y que no ponga en riesgo la salud de los consumidores.

Más alternativas

Desde nuestra trinchera, podemos sumarnos a la lucha para disminuir el uso de botellas de plástico.

También se puede lograr que las empresas integren mejores métodos de producción y que eliminen las botellas de 250 ml que realmente son innecesarias.

Así que toma nota porque te daremos cuatro consejos que te pueden ayudar a mejorar el impacto de las botellas de agua y a cuidar tu huella hídrica.

1-. Purificadores de agua: existen sistemas que asemejan a un garrafón, sólo que está dividido en dos partes; arriba, donde se vierte el agua de la llave (así, tal cual viene de la llave); pasa por un filtro y, en la parte de abajo, se recolecta el agua lista para tomar.

Estos sistemas son algo costosos pero realmente funcionales. Ahora que si no quieres invertir, puedes comenzar por comprar garrafones de 20 litros y dejar de consumir los galones.

2-. Termos y botella: hace unos años comenzó el boom de los termos y botellas libres de BPA. Sin embargo, se dice que estos plásticos también liberan tóxicos dañinos para nuestra salud.

Así que los expertos recomiendan las botellas de vidrio. Incluso hay unas que vienen con filtro para el agua, otras son más rústicas o más deportivas, muy parecidas a un termo de plástico, sólo por el colorido y las aplicaciones.

Esto podría ser otra gran opción para las compañías: regresar a la época en donde el vidrio lideraba el mercado de los envases.

3-. Termos y botellas de acero inoxidable: Estos son más accesibles; en caso de que no encuentres termos de vidrio, esta opción podría ayudar mientras encuentras el envase ideal.

Además de que ya muchas marcas manejan este tipo de envases que pueden ser utilizados para bebidas calientes como para frías.

4-. Dile no a las botellas irresponsables: Aunque es un poco imposible terminar con las botellas de plástico o migrar a un sistema más sostenible de la noche a la mañana, sí puedes optar por dejar de comprar botellas de agua que sean menos de medio litro agua.

Esto puede fomentar que las compañías dejen de gastar recursos en crear botellas de 300 ml o menos pero si ya no tienes otra opción más que comprar una de plástico, no olvides reciclarla y depositarla en su lugar.

¿Tienes más alternativas? Compártelas con nosotros. De todos modos te dejamos una infografía que no puedes dejar de leer y compartir.

 

Añadir nuevo comentario