Mié, 05/30/2018 - 09:39
Foto Colprensa

En botellas de gaseosa ingresan mercurio al país

Con información de Agencia de Noticias RPTV. Periodista: Jonathan Gallo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), organismo internacional del que Colombia formalmente hará parte en los próximos días, señaló que el país registra la mayor contaminación per cápita de mercurio en el mundo. Vea aquí el testimonio de uno de los traficantes del metal pesado.

El mercurio es un metal plateado y brillante que permanece líquido a temperatura ambiente.

Durante siglos, el metal también fue empleado en medicina. Hasta hace poco, se usaba en antisépticos, laxantes, antidepresivos y medicamentos contra la sífilis.

Se estima que en todo el mundo hay de 10 a 15 millones de mineros a baja escala que cavan, dragan, enjuagan y criban en busca de oro, y muchos de ellos usan mercurio para separar el metal puro del cieno.

El problema llega cuando hierven el mercurio para obtener el oro puro o cuando se deshacen de restos contaminados. 

En el agua, el mercurio se transforma en una molécula orgánica altamente tóxica, el metilmercurio, que es rápidamente absorbido por algas y placton. Éstas son el alimento de animales más grandes, que a su vez son comidos por otros aún más grandes, hasta que llegan a nosotros.

Se estima que anualmente en el país se liberan 75 toneladas del metal. Esta problemática tiene en aprietos a las autoridades pues son muchas las fuentes hídricas las que se ven afectadas por este fenómeno, sin contar la inseguridad que arrastra el comercio ilegal de la llamada "plata líquida".

“¿Cuántos kilos necesita, mijo? Que se los tengo, dígame a ver”, así ofrecen los comerciantes en el mercado negro este producto que tiene venta restringida en el país. Restricciones que aumentarán cuando el Congreso de la República apruebe el proyecto de ley que implementa el Convenio de Minamata, por el cual se regula el uso del metal.

La regulación es violada por traficantes que entran el mercurio por rutas registradas en el sur del país. “Se han hecho incautaciones donde encuentran el mercurio en botellas de 2.5 litros de Inca Cola, por ejemplo; ese entra por Nariño y por Putumayo”, sostuvo el ingeniero geólogo, Jairo Herrera.

Gran parte del mercurio que entra irregularmente al país es transportado hasta Medellín, desde donde se distribuye a minas ilegales en el norte de Antioquia y gran parte del Chocó. Así lo explicó uno de los traficantes.

“Al pueblo habían varias formas de enviarla. Una era por un sistema de transporte que se llama puerta a puerta, que son las camionetas blancas con volco. Otro medio que se podía hacer era por encomienda. Entonces, ¿cuál era la buena opción? O sea, en Medellín en el hueco hay una empresa transportadora. Entonces, ¿qué hacía uno? Uno en el día a cualquier hora llegaba allá. Llegaba con la señora, con su caja. ‘Ah, sí señora, esos son repuestos, esos son lapiceros’. Así se va para el pueblo”.

El hombre, que por razones de seguridad decidió cubrir su rostro y ocultar su identidad, comentó uno de los casos en los que han asesinado personas por temas relacionados a la compra y venta del metal.

“Si vos tenías tu mina, vos nos tenías que comprar a nosotros, no podías comprar en otro lado. Inclusive, nos pasó con un cucho allá en el pueblo, una vez se metió de socio de una mina. Empezaron a trabajar a coger una minita suave, cuando ya cogieron la mina buena, bien en forma, resulta que nos dejaron como de comprar el material. Lastimosamente nos tocó matar al hombre”, dijo.

Se estima que entre el 45 por ciento y 50 por ciento que se utiliza en el país no está registrado, lo que se convierte en un gran reto para las autoridades colombiana, especialmente por el gran daño ambiental que el uso indiscriminado del metal causa al país.

Añadir nuevo comentario