Mié, 12/26/2018 - 20:29
Elkin Darío Quintero, Premio Fundación Mariano Ospina Pérez e Icetex.

Otorgados galardones a la promoción de cadenas productivas en el sector agrario

Las matemáticas para mejorar el agro, y el bijao para optimizar calidad del Bocadillo Veleño. Por: Claudio Ochoa.

Desde hace 42 años la Fundación Mariano Ospina Pérez galardona las mejores iniciativas en favor de la producción en el sector agropecuario, y en 2018 ha escogido el proyecto “La Enseñanza de las Matemáticas hacia el Desarrollo Rural Sostenible, generando Ambientes de Emprendimiento, Productividad y Competitividad”, cuyo autor es Elkin Darío Quintero Morales, un estudioso antioqueño formado en el Sena, quien opera desde Necoclí.

El ganador ha recibido de Icetex un crédito condonable por diez y seis mil dólares para adelantar estudios de especialización en Colombia o en el exterior, en un área relacionada con la temática de su proyecto.

Además de lo anterior, la Fundación inició con un  nuevo estímulo: el Premio a la Excelencia  Mariano Ospina Hernández, en homenaje a quien durante varias décadas se dedicó con mística  a servir a sus compatriotas, especialmente los del sector agrario, desde la dirección ejecutiva de la Fundación. El ingeniero Ospina Hernández falleció en marzo de 2018, a los 90 años.

Este segundo galardón,  Premio a la Excelencia, fue entregado al proyecto “Fortalecimiento de la Cadena Productiva del Bocadillo Veleño, basada en el mejoramiento de la calidad de la hoja de Bijao”, elaborada por  el grupo de investigación Agroeco y Gestión Ambiental de la Corporación Universitaria Minuto de Dios.

LAS MATEMÁTICAS EN EL AGRO

Elkin Dario Quintero es Especialista en Implementación de Sistemas de Gestión de Calidad en Empresas Agropecuarias,  y docente en Necoclí, Antioquia. Se ha beneficiado con numerosos cursos en el Sena. Una de sus actividades de investigación  trata sobre “tecnología para el desplazamiento de un equipo hacia la cosecha mecanizada del café en terrenos de alta pendiente”, a través de Cenicafé. También ha elaborado una   “Evaluación de equipos mecanizados para cosecha de café”, en la Universidad Nacional, sede Medellín.

Su propuesta ganadora (“La Enseñanza de las Matemáticas hacia el Desarrollo Rural Sostenible, generando Ambientes de Emprendimiento, Productividad y Competitividad”) tiene como base el corregimiento de Mulatos, en Necoclí, Antioquia, que cuenta con variedad de explotaciones y recursos naturales, entre estos la pesca, la ganadería, cría de porcinos y aves domésticas;  los cultivos de plátano, arroz, yuca, ñame, mango y huertas. Pero es evidente que allí los sectores educativo y  productivo están desvinculados, demostrado en la falta de proyectos de emprendimiento, desarrollo sostenible, competitividad y equidad.

Su iniciativa busca visionar a corto plazo la vinculación de la enseñanza de las matemáticas en proyectos, experiencias y buenas prácticas que mejoren las oportunidades de la comunidad rural Mulatense, con el desarrollo de una comunidad educativa emprendedora hacia una ruralidad más competitiva, a partir de una formación sólida de estudiantes en el saber especifico matemático con pertinencia al sector rural y agrícola.  Proyecta la apropiación de este conocimiento a lograr aprendizajes significativos que se diversifiquen, transversalicen e inserten de manera continua al sector productivo del corregimiento de Mulatos.

BIJAO DE CALIDAD PARA EL BOCADILLO VELEÑO

El Premio a la Excelencia, fue entregado al proyecto “Fortalecimiento de la Cadena Productiva del Bocadillo Veleño, basada en el mejoramiento de la calidad de la hoja de Bijao”, elaborada por  el grupo de investigación Agroeco y Gestión Ambiental de la Corporación Universitaria Minuto de Dios.

Nubia Carolina Higuera, profesora e investigadora de UniMinuto, explica el segundo trabajo, ganador del Premio a la Excelencia Mariano Ospina Hernández: “Fortalecimiento de la Cadena Productiva del Bocadillo Beleño, basada en el mejoramiento de la calidad de la hoja de Bijao”.

Desde 2016 la Corporación Universitaria Minuto de Dios - UNIMINUTO trabaja en el fortalecimiento de la cadena productiva del Bocadillo Veleño, centrándose en uno de los eslabones más desatendidos: La hoja de bijao, que le sirve de envoltorio. En Moniquirá-Boyacá y  en Vélez-Santander encontró que su producción se basa en agricultura familiar liderada por mujeres, quienes han sido  las encargadas de transmitir a las nuevas generaciones sus conocimientos sobre el cultivo.  El bijao  es un eje fundamental que articula la organización social y los valores culturales por medio de los cuales se conservan los  saberes tradicionales de la región.  La comunidad atribuye al bijao un importante rol ecológico, relacionado con la protección del agua, suelo y biodiversidad,  fomentando valores de conservación en un ecosistema donde existen presiones por la producción agrícola, urbanización y  turismo.  El diagnóstico también permitió identificar algunas oportunidades de mejora, como el tema de las pérdidas económicas por baja calidad de la hoja.

La Superintendencia de Industria y Comercio  ha apoyado la cadena de producción del Bocadillo Veleño, que incluye productores de guayaba, cultivadores del bijao y fabricantes del bocadillo. La Resolución No. 35076 del 27 de junio de 2017 declaró la denominación de origen al Bocadillo Veleño al ser un producto que guarda la tradición y cultura de la región donde se produce. Denomina “Bocadillo Veleño” solamente al producto envuelto en hoja de bijao, y este beneficio exige ofrecer un producto con las mejores características de calidad para el consumidor final.  Si bien una entidad sanitaria como  INVIMA  no hace seguimiento directo a los productores de bijao, sí  realiza continuos controles a las fábricas productoras del bocadillo y exige trazabilidad en la calidad de todo el proceso. Entonces las fábricas deben establecer estrictos controles de calidad al momento de recibir la hoja de bijao para utilizarla como envoltorio del Bocadillo Veleño.

Hasta 2017, más del 70 % de los bocadillos se estaban falsificando en otras partes y  le colocaban el nombre veleño a los que hacían en Bogotá, Medellín y Cali.

La labor investigativa de UniMinuto que ha sido galardonada apoya los puntos críticos del proceso de producción de la hoja del bijao, para garantizar su obtención con todos los parámetros de calidad. Esto incluye análisis microbiológicos, análisis económicos que permitan conocer las pérdidas ocasionadas por calidad y la identificación de plagas que afectan la hoja,  entre otros factores.  Esto beneficiará a las familias productoras de Moniquirá y Vélez.  El proyecto va de la mano con una de las principales fábricas de bocadillo en Santander y Boyacá,  garantizando un solo concepto de calidad en toda la cadena de producción del bocadillo veleño.

LA FUNDACIÓN MARIANO OSPINA PÉREZ

La Fundación MOP opera desde 1976, año de fallecimiento del ex presidente de Colombia, Mariano Ospina Pérez. Es presidida por Helena Baraya de Ospina. Su director ejecutivo es Juan Pablo Cepero Márquez.

El Comité del Premio MOP es presidido por el ex ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde Montoya.

There is 1 Comment

Excelente labor de la Fundación. Tareas así bendicen a Colombia. Excelente Revista.

Añadir nuevo comentario