Vie, 01/05/2018 - 08:18

Se realizó en Cartagena la reunión de seguimiento a los acuerdos de paz

El Presidente Juan Manuel Santos encabezó este jueves en Cartagena una reunión de la Comisión de Seguimiento, Impulso, Verificación a la Implementación de los Acuerdos de Paz (CSIVI), con la participación de los expresidentes del Gobierno español, Felipe González, y de Uruguay, José Mujica; para hacer un balance de la implementación de dichos acuerdos.

En la reunión participaron el Vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo; el Ministro del Interior, Guillermo Rivera; el Alto Comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera; y el Alto Consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, así como los delegados de las FARC.

La CSIVI fue creada mediante el Decreto 1995 del 7 de diciembre de 2016, “como la instancia conjunta entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP, en proceso de reincorporación a la vida legal, encargada del seguimiento, impulso y verificación conjunta de la implementación del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, y de la resolución de las diferencias que puedan surgir entre las partes firmantes del mencionado Acuerdo”.

Su componente internacional fue instalado por el Presidente Juan Manuel Santos en Cali el 30 de marzo de 2017. En el acto, efectuado  en el Centro de Eventos Valle del Pacífico, estuvieron presentes el expresidente del Gobierno español, Felipe González, y el expresidente de Uruguay, José Mujica.

Al final del encuentro de ayer, Santos calificó la reunión como "efectiva y fructífera" y se mostró optimista de lo que viene para el proceso en su último año de Gobierno. "Ratifico mi compromiso absoluto con la paz, esa que merece Colombia, y con ese propósito voy a trabajar hasta el último día de mi Gobierno", dijo el mandatario.

Por su parte alias Iván Márquez de las Farc, señaló ante los medios que "el proceso no tiene reversa, pues el pueblo colombiano tiene la paz, y por eso las Farc estará trabajando por ese propósito superior", por ello, dijo, se esforzarán por "sacar adelante contra viento y marea el proceso de paz".

"Nada nos va a echar para atrás. Esperamos que todo el pueblo colombiano defienda como suya esta paz", agregó.

Sin embargo, aunque se declaró "optimista", llamó la atención sobre las modificaciones que desde el Congreso se le han hecho a la agenda legislativa del acuerdo de paz. Particularmente, dijo que al proyecto de las circunscripciones especiales de paz "les han metido la mano".

Por ello, y porque "los acuerdos son para respetarlos", Márquez indicó que "se elevarán acciones ante organismos internacionales haciendo caer en cuenta que el Gobierno tiene obligaciones internacionales para cumplir el acuerdo".

Los expresidentes Pepe Mujica, de Uruguay, y Felipe González, de España, también participaron en la reunión como garantes internacionales.

Para Mujica, "muchos colombianos no pueden medir la trascendencia que tiene porque hace muchas décadas están inmiscuidos en una realidad de guerra y han perdido la perspectiva del costo que esto significaba para su porvenir".

El exjefe de Estado uruguayo resaltó la importancia de seguir adelante con la implementación del acuerdo a pesar de las dificultades y obstáculos. Además, subrayó la relevancia de que los ciudadanos entiendan la "trascendencia" de terminar el conflicto.

"La guerra no es una cuestión de los que están o no están en la guerra, sino una cuestión que padece toda la sociedad, desde los más pobres hasta los más ricos, todos sufren las consecuencias", dijo.

Y agregó: "Naturalmente que hay dificultades y surgen reclamos y hay limitaciones y las cosas son más difíciles. Pero también existe la voluntad política del Gobierno para seguir adelante y saber que hay que ir superando esas dificultades".

Mujica considera que, "el principal guardián para superarlas es la ciudadanía colombiana, este no es un problema de las Farc o del Gobierno, es un problema de toda Colombia. Este gobierno va a pasar, esta generación de dirigentes de las Farc va a pasar, y lo único que queda es el pueblo. Es fundamental que el pueblo se de cuenta que la construcción de un país serio pasa por solucionar el problema de la guerra. Dejar el odio, el arreglar las cuestiones a tiros".

Por su parte, el exjefe de Estado español hizo también un balance positivo sobre los casi catorce meses de la firma del acuerdo, aunque admitió que hay "fallos" en la implementación.

"Puede haber fallos de mayor o menor envergadura en la implementación del acuerdo de paz, pero la trascendencia del acuerdo es mayor que el debate sobre sus contenidos", dijo González.

También señaló: "Solo la sociedad colombiana se debe y de puede empoderar de un desafío de una democracia cada vez más incluyente".

En la reunión participaron también el vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo; el ministro del Interior, Guillermo Rivera; el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera; y el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, así como los delegados de las Farc.

En su cuenta de twitter el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez criticó la posición de su homólogo español Felipe González. 

Al ser preguntado por un periodista, González, recordó que Uribe también intentó un acuerdo con las Farc y le pidió "coherencia".

"Él (Uribe) lo intentó, en Cartagena, con el dirigente Rodrigo Granda, 'Canciller de las Farc', yo soy testigo de excepción. Estaba cenando y me pasaron el teléfono para que participara en aquella conversación", contó el exjefe de Estado.

"¿Qué le puedo explicar al presidente Uribe? Solo quiero que quede claro que él también lo intentó y que yo soy testigo, no me puede reprochar que yo participe en el proceso de paz. La coherencia es exigible para todos", concluyó.

Añadir nuevo comentario