Dom, 06/10/2018 - 09:18
Foto: elolfato.com

Campeón, Tolima Campeón

Debo confesarlo, dormí durante todo el primer tiempo. Lo hago sin vergüenza, porque quienes me conocen saben que no soy fanático del futbol.

Cuando desperté, en medio de mi esposa y de mi papá, lo primero que hice fue preguntar cómo íbamos. Cero a cero me respondieron. Me senté y con actitud les dije, vamos a ver ganar al Tolima. De ahí en adelante no me perdí una jugada. Incluso, como cualquier mal hincha, se la monté a mi esposa, Ana María Mejía Arango, seguidora furibunda del Nacional, cuando el gol del Tolima. Ella, toda una dama, solo sonrió cuando su equipo anotó el siguiente tanto. Faltaban cuatro minutos cuando mi papá, Carlos Alfonso Aguiar Tello, se echó a la pena y yo sin dudar le dije: el partido solo acaba cuando se acaba. Y ella, nuevamente ella, experta en fútbol como pocas mujeres, en el minuto 93 presagió el gol que pondría al Tolima a saborear la copa desde tiros del punto penal.

De allí se vino la serie de disparos que llevaron a que en el mítico estadio Atanasio Girardot, donde han jugado grandes equipos del continente, sonara el Bunde Tolimense. Que bien se siente cuando se está lejos de la tierra.

Al coronarse campeón el Tolima, por segunda vez, en el primero que pensé fue en un viejo amigo, Pinchi Zarate, quien mantiene en esta red social interesantes disputas, semana tras semana, sobre el fútbol y en especial sobre esa camiseta Vinotinto y Oro que tanto lo llena de orgullo. Él si es un hincha de verdad, de los que grita, de los que ríe y de los que llora. A él y a todos mis paisanos, un abrazo salido de lo profundo del alma.

Escribo esto porque si hay algo que siempre he repetido, sin temor a equivocarme, es que soy hincha del Deportes Tolima. Lo hago cada vez que me preguntan de qué equipo soy seguidor y siempre doy la misma explicación: aunque no soy muy apegado al fútbol, soy TOLIMENSE, y esto si escrito en mayúsculas. Por eso, soy del Deportes Tolima.

Añadir nuevo comentario