Mié, 10/24/2018 - 11:37

Contra viento y María  

La periodista María Isabel Rueda le pide al Fiscal Nestor Humberto Martínez que no se deje achicopalar. En una columna en El Tiempo en la que reivindica su gestión y ataca otra que escribió Humberto de la Calle Lombana en El Espectador, en la que lo intenta situar como un enemigo de la paz por tratar de meter en cintura algunas actuaciones irregulares de la JEP, la columnista, considerada por muchos mamertos como una derechista a ultranza, con gran valor y audacia le dice que no se arrugue, como dicen los jóvenes hoy, que siga adelante en su lucha contra el crimen y contra las secuelas de impunidad que han dejado los acuerdos de La Habana.

Según la periodista el Fiscal Nestor Humberto Martínez se la ha jugado por la legalidad y eso hace que los afectados estén en su contra. “Los tiene furiosos que la Fiscalía se negara a apoyar un proyecto que despenalizaba los cultivos hasta cierto hectareaje”, dice categóricamente en su escrito. “También los tiene furiosos que, ante los vacíos del “Mejor Acuerdo Posible”, en el tratamiento de desertores, reincidentes y autores de delitos permanentes, la Fiscalía reclame su competencia y no se la haya dejado a la JEP”, remata la columnista. Porque para ella Martínez ha dado muestras de querer emprender acciones para incautar los patrimonios criminales de esta guerrilla.

Es esta la verdadera razón por la que mamertos y columnistas filomamertos saben ¿Qué se estará preguntando Maria Isabel? La furia contra el fiscal decidieron emprenderla los camaradas de todos los pelambres porque este hombre no llegó de alcahueta como dice la periodista sino que quiere pasar a la historia por hacer cumplir la ley en relación con la malhabida fortuna de las Farc, producto de secuestro, narcotráfico y extorsión, la cual serviría para indemnizar a las víctimas. Y se suma a la oleada de furia el caso de Jesús Santrich, que responde a la precaución del acuerdo de Colón, según el cual la Fiscalía debe actuar contra quienes perseveren en lo ilícito y si es el caso con la extradición.

Por eso no es raro que los columnistas simpatizantes del Socialismo del Siglo XXI consideren al Fiscal como objetivo mediático. Ya Maria Jimena Duzan salió en junio contra de Nestor Humberto Martínez con una columna en la que no lo baja de cómplice y de estar inmerso en conflicto de intereses por haber sido abogado del Grupo Sarmiento. Según ella el país sabe que el fiscal ha sido uno de los más cercanos asesores del Grupo Aval, que a través de sus sociedades de abogados asesoró en temas de la Ruta del Sol II y actuó como asesor de Navelena, empresa controlada por Odebrecht, en épocas de los sobornos. Maria Jimena con suspicacia pregunta si Martínez redactó el contrato de transacción que a su juicio huele a pacto de silencio. 

En otra columna de octubre de este ańo la periodista filoizquierdista dice que el Jefe del ente investigador puede llegar a ser testigo de Luis Fernando Andrade, exdirector de la ANI y que esta petición lo haría ser juez y parte en un juicio donde el imputado, en una especie de “exageración Kafkiana” es acusado de 9 delitos. La periodista asegura que el Fiscal general Néstor Humberto Martínez en el caso Odebrecht no ha tocado a los “peces gordos” y que para su despacho esta denuncia forma parte de una cantera donde se impulsa una injusta campańa política y una conspiración castro chavista en la que podrían haber caído incluso el Financial Time y la compańía Blumberg.

Para Maria Jimena Duzan, Nestor Humberto Martínez lo que hace hoy es una pirueta jurídica ya que él prestó sus servicios como abogado al Consorcio 210 Ruta del sol II, conformado por Odebrect en un 64% Episol Corficolombiana, del grupo AVAL el 33% y 4.9 del grupo Solarte , y aparece varias veces en esta historia. Pero sobre todo, asegura la periodista que el Fiscal hizo el concepto jurídico en el que se daba visto bueno para que Andrade firmara el otrosí que permitiera hacer la carretera Ocaña- Gamarra, sin licitación y que ahora Martínezl dice que aconsejó fue todo lo contrario. Dice además que en el 2014 el Fiscal participo y firmó el Compes que daba visto bueno a la obra.

La columnista se alinea con Daniel Coronell en que parecen no descansar hasta tanto no se lleven la cabeza de Nestor Humberto Martínez. Ambos lo tratan de involucrar incluso como una especie de doble agente en el caso de Carlos Mattos. Coronell sostiene en una columna que “hay documentos que comprueban que el abogado de Mattos en varios de estos pleitos contra Hyundai ha sido Néstor Humberto Martínez”. Y María Jimena en su columna leída afirma que “ En todos los grandes escándalos él ha tenido que ver o porque ha sido su abogado o porque ha presentado conceptos. Y no solo con Odebrecht, también está el caso del empresario Carlos Mattos y el de los dineros de la segunda vuelta de la campaña de Juan Manuel Santos.

Lo cierto es que mamertos y filomamertos ven en el Fiscal pasos de animal grande. Quizás porque lo ven como una opción viable para enfrentar a Gustavo Petro en 2022. Por esa razón atina la columnista Paola Ochoa en su articulo llamado Sicario Moral, donde afirma que “Sin duda el fiscal general tiene errores, pero no es el perverso inquisidor que pintan hoy las Farc”. Acierta Paola Ochoa al decir que “No sabe uno qué es peor: si las Farc tratando de defender lo indefendible, o si intentando destruir a Néstor Humberto Martínez. Porque una cosa es que intenten salvarle el pellejo a Jesús Santrich, hoy en el pelotón de extraditables por conspirar con narcos mexicanos para exportar 10 toneladas de cocaína. Pero otra cosa muy diferente es que lo hagan insultando, calumniando y descalificando al fiscal general”. 

En todo caso coinciden hasta con el senador Armando Benedetti que lo menor que le dice es rufián. Por ahora no se establece claramente lo que está detrás de todo esto pero se nota la guerra entre los que defienden a capa y espada el acuerdo de La Habana y los que están en contra de la impunidad que se coló como un elefante en el proceso de paz. Por ahora Nestor Humberto Martínez, contra viento y marea parece ser el único dispuesto a ponerle el pecho a los problemas que heredó el gobierno del presidente Iván Duque en la implementación de la JEP, frente a los dineros ocultos de las FARC y el comportamiento de sus supuestas disidencias. Amanecerá y Veremos.

Añadir nuevo comentario