Sáb, 04/22/2017 - 21:25

Droga y delito, hermanos siameses

A propósito del tema que he venido tratando desde el pasado 12 de Abril sobre el Hacinamiento Carcelario, Un Monstruo de 150 mil cabezas, quiero en ésta Columna hacer ver la incidencia de ciertos factores sociales en la delincuencia, que son la base de la gran mayoría de los delitos y que recaen principalmente en una parte sensible de la Sociedad, la Juventud. Me refiero a la droga, al consumo de sustancias prohibidas, de sustancias alucinógenas. Así mismo, hablaré en ésta Columna del tema de la Reincidencia.

En los diferentes estudios que he hecho dentro de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, me he encontrado con dos fenómenos que atentan contra la Sociedad y que hacen que cada día proliferen más la cantidad de internos en nuestras Cárceles, hablo del consumo de Drogas, en especial en la Juventud, hecho que hace además, al salir de las cárceles, por el mismo consumo de droga, que recaigan nuevamente en ellas y sean parte de las estadísticas de reincidencia que afectan nuestra Sociedad.

El consumo de droga, sobre todo en los jóvenes, hace que se cometan cada día más delitos. Es claro, que un joven drogado, pierde el sentido de la proporción y es cuando puede fácilmente robar, violar, atracar y hasta llegar a matar, muchas veces sin el conocimiento cierto de la realidad. Y no es para menos, la droga es ése motor interno que les prende el carro del furor, de la fuerza, de la hombría. Actualmente vemos que la gran cantidad de feminicidios que se cometen en Colombia tienen el antecedente de la droga y del alcohol que unidos son una bomba de tiempo en el cerebro de una persona.

Las cárceles actualmente están llenas de jóvenes entre 18 y 24 años, que tristeza, que desperdicio, en lugar de estar estudiando, terminando una carrera. Y lo peor es que cuando se habla de éste tema, la gente de una vez piensa en los Estratos bajos de una Sociedad, pero lo lamentable, es que esto, como dice el dicho, ocurre hasta en las mejores familias, lo que pasa es que ellos lo logran tapar todo con el velo del dinero y hacen que sus hijos sean internados en las mejores instituciones de rehabilitación que existen, buscando que en algún momento se recuperen y no recaigan en ése vicio que tantas vidas nos han costado y evitar que de pronto caigan en la comisión de algún delito.

Pero sí, desafortunadamente es en los Estratos bajos es donde prolifera la droga y el drogadicto y los delitos están a la orden del día acabando con sus vidas, sus familias y sembrando un manto de tristeza entre todos.

Si nos pusiéramos a analizar por delitos, casi todos tienen el motivo de la droga como centro del delito. Veamos: el hurto, es el delito de más repercusión en las cárceles de Colombia, en la Cárcel Modelo es del orden del 38% de los delitos  actualmente y como dije antes, son los jóvenes los más representativos en las estadísticas. Yo diría que casi siempre, el delito del hurto se comete bajo los efectos de la droga. La violación, también tiene como base el consumo de drogas. La Extorsión, el pandillismo, la misma venta de estupefacientes, todos tienen como centro de acción, la droga. Hay algunos delitos que de pronto no lo tienen, como los llamados de cuello blanco, o sea, los de corrupción, aunque, como dije antes, en las esferas altas es donde más se ve el consumo de drogas. El Homicidio, en su gran mayoría es cometido por personas drogadas y tomadas, porque, a no ser por accidentes de la vida, nadie puede planear con sus cinco sentidos el homicidio de otra, necesariamente debe estar drogado o por lo menos tomado.

Como vemos, es casi el total de los delitos los que tienen la droga como su principal factor.

Hablando hace poco con el Director de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, Teniente Henry Mayorga, me decía algo que me pareció muy importante. Si sabemos que la gran mayoría de delitos se convierten con base en la droga, si sabemos que los que llegan a la cárcel en su gran mayoría son drogadictos, porque el dice que la persona que llega a la cárcel sin ser drogadicto, no se vuelve drogadicto en la cárcel, pero el que va drogadicto, aumenta su adicción, si sabemos que desafortunadamente dentro de las cárceles se comercializa en grado sumo el consumo de drogas alucinógenas, porqué los Jueces, dice el Teniente, viendo que los delitos se cometen bajo éste efecto de la droga, en lugar de enviarlos a una cárcel, no se crean en Colombia centros de rehabilitación que les permita recuperarse de ése vicio y de paso luchar contra la delincuencia. Ése sería un camino para que no hayan tantos delitos si no hubieran tantos drogadictos en la calle.

Pero, eso definitivamente es soñar despiertos porque la realidad judicial del país es otra.

Sin embargo, hay alguna esperanza para los internos de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, en especial los afectados por el vicio del consumo de drogas:

Dentro de la Cárcel, en un Patio Especial, funciona desde hace más de 15 años, LA COMUNIDAD TERAPÉUTICA NUEVOS HORIZONTES, regida desde el principio por el Dragoneante HERIBERTO FLÓREZ (foto), quien en el año 2015 fue designado como EL MEJOR GUARDIÁN DEL PAÍS.

Y no es gratis su designación, porque es un trabajo muy dedicado, que incluso no tiene los horarios normales de los guardias. Ésa Comunidad tiene un número actual de 200 internos, eso dice dos cosas, una, que ése Patio no tiene Hacinamiento dentro de la cárcel, pero, dos, es un número muy reducido que al aumentarse daría espacio para que más internos busquen su recuperación ante éste vicio. Ingresar a éste Patio no es tan fácil, los Internos tienen que tener la voluntad de hacerlo, porque es claro que por el tiempo que permanezca en el Patio, no vuelve a ver la droga, eso es cierto y serio. La recuperación va de acuerdo a la condena de la persona y no incluye en ningún momento medicamentos, solo terapias de grupo, trabajo, disciplina, deporte, estudio( anexo foto) y se puede decir que durante las 24 horas. Los resultados han sido los mejores como quiera que ha sido valorada como la mejor Comunidad Terapéutica de las cárceles del país.

Pero, ésa es muy mínima parte de internos que pueden ingresar a éste programa, como dije, sólo 200, cuando el número de drogadictos de la Cárcel puede ser superior el 60% de los internos, o sea, estamos hablando que en la actualidad el número de internos afectados por la droga son alrededor de 2000, luego estamos hablando que sólo el 10% logran estar en la Comunidad.

El gran problema de todo esto está en lo que dije al principio como segundo punto de los problemas sociales anexos a la delincuencia, la Reincidencia. Cuando los internos salen con alguna forma de recuperación de su drogadicción, quedan desconectados del programa y de las terapias, vuelven al mundo cruel y a la realidad de hambre y miseria que se vive en los Estratos bajos y muy seguramente recaen en la droga y en la delincuencia por la censura de la Sociedad y la falta de oportunidades. El nivel de reincidencia está en el orden del 28%, cifra muy alta.

Ésa es nuestra realidad real, un círculo vicioso que arranca en la descomposición de los hogares, en la falta de oportunidades laborales, en el acceso al mundo de las drogas y en el seguro viaje hacia la delincuencia y luego al caer a la cárcel sigue en el mundo de la droga, salvo los de la Comunidad, y al salir de la cárcel, si no encuentra nuevas oportunidades para llevar una vida digna, seguro recaerá en la droga y en la delincuencia. Círculo vicioso que incluso muchas veces puede ser mortal.

Les dejo la siguiente pregunta: ¿ Qué responsabilidad tenemos en el seno de la Sociedad al negar posibilidades de trabajo, al no ayudar a las personas,al censurar al que estuvo preso, haciendo que muchos busquen el camino “ fácil “ de la drogadicción y de la delincuencia?. Yo creo que todos somos muy responsables y debemos buscar la manera de romper éste circulo verdaderamente vicioso y separar por siempre los hermanos siameses de la droga y el delito. Amén.

 

Añadir nuevo comentario