Dom, 04/15/2018 - 10:35
Fotografía: Guillermo Camacho Cabrera

El carro

El carro es el ícono del transporte en el mundo para el siglo XX, como lo fue para el siglo XIX el ferrocarril y para siglos anteriores el caballo. ¿Cuál será el ícono del siglo XXI? Más de 1.200 millones de vehículos circulan en el planeta y la producción anual mundial de carros supera 80 millones de unidades. Tendencias.

El carro es un objeto de culto. Si uno quisiera describir el siglo XX en materia de transporte debe referirse al carro.

En el siglo XIX el ícono fue el ferrocarril y hasta el siglo XVIII, el caballo.

El mundo produce cada año más de 80 millones de carros nuevos. En 2017, de acuerdo con cifras de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), con sede en París, se produjeron más de 97 millones de carros, de los cuales 73 millones (75%) fueron automóviles y 24 millones (25%) fueron vehículos comerciales.

Datos de la misma organización calculan para 2015 en 1.282 millones el número de vehículos en circulación en el mundo, de los cuales 74% son de pasajeros y 26% son comerciales. Estos emiten 16 partes de cada 100 de CO2 contaminante en el planeta (OICA, 2017), las cuales contribuyen con el calentamiento global.

En 2005 los vehículos en circulación sumaban 892 mil. El incremento de vehículos en circulación fue de 44% en diez años, con 390 millones de carros adicionales entre automóviles y comerciales.

La venta de vehículos nuevos ha crecido anualmente desde 2010 en cerca de 23%, pasando de 78 millones de unidades vendidas en ese año a 97 millones en 2017. El fenómeno del carro es progresivo y el planeta aún vive el coletazo de la generación del siglo XX.

“El Futuro del Sector Automotriz en el Mundo [2025]”, publicación del Ministerio de Ciencia e Innovación Productiva de Argentina (2012), perfila los consumidores del año 2020 como personas que basan sus decisiones de compra en un consumo responsable y con mayor énfasis en el valor, tendrán mayor poder de compra debido a la nueva riqueza de los mercados emergentes y pertenecerán a un gran movimiento verde que comparará el costo de los productos con la consciencia ecológica de los consumidores.

Estos nuevos consumidores tendrán la seguridad como una premisa a la hora de comprar vehículos nuevos y estarán muy atentos a las innovaciones. Buscarán mantenerse conectados y la necesidad de estar en línea será una nueva preferencia. El nuevo canal de ventas será Internet, lo que, de acuerdo con la publicación, facilitará las ventas de las concesionarias. Habrá un segmento de consumidores con necesidades cambiantes tales como los de edades avanzadas que habitarán los sectores urbanos.

La proyección también habla del alto grado de expansión del transporte urbano en las últimas décadas y de que este no es sostenible en el tiempo debido al mayor uso del vehículo particular. Hace referencia a la necesidad de implementar políticas públicas que incentiven el transporte público o colectivo, lo que producirá la disminución del uso del vehículo individual.

Lo cierto es que el siglo XXI apenas está naciendo y que las externalidades asociadas al transporte serán las que, irónicamente, definan el futuro de los carros en el mundo: la congestión, la seguridad vial, la energía, el ambiente.

Probablemente el ícono del siglo XXI en materia de transporte, como lo fueron en sus momentos el carro, el ferrocarril y el caballo, estará entre la bicicleta, los vehículos autónomos y los vehículos de transporte colectivo. Estas serán las tendencias además de la electricidad u otras innovaciones como fuentes de energía para el transporte.

 

Añadir nuevo comentario