Mié, 10/04/2017 - 08:39

Hacinamiento y corrupción van de la mano

Fotografía eluniversal.com.co

El Hacinamiento Carcelario, el Monstruo de 150 mil cabezas, se empezó a dar en Colombia por culpa de la Fiscalía General de la Nación, luego se empezó a fortalecer por culpa de la mala Interpretación de las Leyes. Su crecimiento ha generado todo tipo de actos de Corrupción, que no permiten, además, que el Hacinamiento se acabe.

En mis Columnas, desde siempre he dicho que el Hacinamiento Carcelario, ése gran Monstruo que ha venido creciendo de una manera exagerada, tiene sus raíces en el momento mismo de la creación, por parte de la Constitución Política de Colombia,  de la Fiscalía General de la Nación. Ahí pienso, que se empezaron a dar las primeras paladas para la construcción de éste Monstruo y de paso, se empezó a crear un pulpo gigante llamado Sistema Acusatorio Corrupto, que en la actualidad muestra todos sus tentáculos y ha absorbido a toda la Institución llamada JUSTICIA.

Al momento de su creación, la Fiscalía, sus Fiscales se dieron cuenta del Poder que se les fue dando y como dice la premisa: “ DENLE PODER Y VERÁN “, empezó y empezaron a hacer de la verdadera Justicia y del uso amañado de la verdad, razón de ser de toda Justicia, un negocio, o más bien un negociado. Caer en manos de la Fiscalía ha sido todo un calvario, sobre todo para el ciudadano de a pie, aquel que no puede “ negociar “ su Libertad y debe someterse a las acusaciones falsas, inventadas y amañadas de Fiscales que sólo buscan llenar unas Estadísticas y cumplir con unos parámetros de arrestos mensuales para conseguir beneficios económicos y laborales.

Se empezó a ver capturas sin el lleno de los requisitos, sin investigaciones ciertas, sólo porque alguien con algún poder económico fue y denunció a un ciudadano pobre que no tenía como demostrar su inocencia, se empezaron a ver acusaciones falsas que dieron con las condenas que ellos querían, porque obviamente, una vez capturado el individuo, a la Fiscalía no le conviene soltarlo, pues puede ser sometida a una demanda. Éso es Corrupción.

Para su tranquilidad y para complementar sus “ fechorías jurídicas “, a la Fiscalía le llegaron nuevos ingredientes que le ayudaron en su “ buen accionar “, llegaron Leyes como la 890 de 2004, la 1453 de 2011, Leyes que aumentaron las penas, que volvieron todo acto querellable en delito, luego se creó el SISTEMA PENAL ORAL ACUSATORIO, que como tantas veces ha pasado, nació muerto, nunca ha servido, ha sido causa de más trancones jurídicos, los Procesos se enredaron más y de paso nuestros Fiscales y nuestros Jueces, cambiaron el sistema universal de la Justicia que dice que TODA PERSONA ES INOCENTE HASTA QUE SE LE COMPRUEBE LO CONTRARIO, o sea el Principio Universal del INDUBIOPROREO, ellos la cambiaron haciendo ahora que todo el que cae a una cárcel es de por sí culpable y es él, el que tiene que demostrar su Inocencia y nó la Justicia su culpabilidad.

Como quien dice, se juntó el hambre con las ganas de comer.

Y el Hacinamiento siguió creciendo, las estadísticas lo dicen.

Obviamente, al ritmo del crecimiento del Hacinamiento se fueron dando muestras de Corrupción, se presentaron hechos que a la larga nunca se resolvieron en temas de salud, de alimentación, de corrupción interna en las cárceles. Es claro, que en la medida en que haya más internos en una cárcel, se presta más para la venta de cosas ilegales, como droga, celulares, espacio de vivienda, celdas, en fin, se empezó una cadena de Corrupción que no ha tenido fin.

En el caso de la droga, es tan bueno el negocio, que los grandes vendedores, los llamados jíbaros, hacen colocar en las cárceles a sus secuaces, con el ánimo de hacer prosperar sus negocios, se habla de que sus ganancias mensuales pueden llegar hasta los 50 millones de pesos. ¿ Cómo la ven, sirve o no el negocito?.

Todo esto se empezó a dar con el beneplácito y la colaboración de miembros negativos de las Guardias de las cárceles, las llamadas manzanas podridas que han acabado de dañar el nombre del INPEC. También es cierto, como lo decía un día el Teniente Mayorga, Director de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, que controlar un Patio en donde hay 1.000 internos, sólo con dos o tres guardianes, es completa y humanamente imposible, así en ésas condiciones, en ésos Patios se mueve todo lo que sea en materia ilegal, sin ningún control.

También he dicho en mis Columnas que es claro que es mejor vender 100.000 almuerzos, que 10.000, las ganancias son mayores y en eso sí que se han presentado actos de Corrupción, porque las contrataciones con éstos pulpos que venden los alimentos, en lugar de ser favorables a los internos, con sus negociados oscuros y tibios, han hecho que cada día se desmejore más su calidad.

Para seguir confirmando con éste escrito, que EL HACINAMIENTO Y LA CORRUPCIÓN, VAN DE LA MANO, veamos lo que ha pasado con el tema de la USPEC. El Gobierno, dizque por mejor hacer (quedan muchas dudas) y para quitarle el poder económico que tenía el INPEC, creó en el año 2011, la USPEC (UNIDAD DE SERVICIOS PENITENCIARIOS Y CARCELARIOS), entidad que se debía encargar desde ése momento de todo el manejo de los recursos que fueran destinados a las cárceles, incluyendo obviamente al INPEC. Pero la cura ha sido peor que la enfermedad, la USPEC ha sido un gran foco de Corrupción, en investigaciones que he revelado en mis Columnas tituladas ¿ QUIÉN O QUIÉNES GANAN CON TANTO HACINAMIENTO CARCELARIO EN COLOMBIA ?, hechas por la Contraloría General de la República, se han encontrado situaciones non santas en el manejo de los recursos en el tema carcelario. 300.000 millones de pesos están en tela de juicio, se han descubierto malos manejos con los Contratos por adecuación y arreglo de penales, con la alimentación, con la salud, en fin, otra demostración más de que la Corrupción y el Hacinamiento van de la mano.

Otra situación que puede ser motivo o base de Corrupción es lo que pasa en el interior del INPEC en el tema de las Direcciones de las Cárceles. No sé si precisamente para evitar más Corrupción, o porqué, las Cárceles no son dirigidas por miembros de carrera del INPEC, salvo muy contadas excepciones.

Esto ha originado grandes focos de corrupción.

Vemos lo que está pasando en la Cárcel de Palogordo de Girón, Santander, donde su Director, Teniente Coronel (R), del Ejército, no es del INPEC, está siendo objeto de denuncias por parte de la UTP (UNIÓN DE TRABAJADORES PENITENCIARIOS) por actos de acoso laboral, persecución sindical, irrespeto a decisiones de sus Jefes, en éste caso de la Dirección Regional del INPEC, incumplimiento de protocolos de seguridad y lo peor, la perlita del caso, haber sido posesionado y seguir en el cargo, teniendo una Inhabilidad comprobada y que se mantiene en la actualidad por parte de la Procuraduría General de la Nación de 90 días, sanción que fue conmutada en dinero, pero que a la fecha, no ha sido cancelada.

La pregunta del millón,  ¿porqué se nombra en un cargo a un Funcionario Inhabilitado para ejercerlo, será otro foco más de corrupción?. Cualquiera lo puede pensar así.

Es claro que éste señor no respete las decisiones de sus superiores, pues el obviamente no debe considerar como su superior a un funcionario del INPEC, porque no pertenece al INPEC.

Debe hacer algo con urgencia el Ministerio de Justicia sobre éste tema porque está dando base a múltiples problemas, para un botón de muestra más grande, el mismo Director del INPEC, es un Brigadier General de la Policía, o sea, no es del INPEC, a mi forma de ver las cosas eso está mal y se presta para actos de Corrupción.

Para redondear las cosas, cuando se presentan dentro de las cárceles situaciones que dejan ver focos de Corrupción y las personas que dirigen las cárceles, las hacen saber a la Comunidad, se les viene el mundo encima, o sea, quieren que el funcionario tape el sol con un dedo y oculte una realidad que a la larga es muestra de otro acto más de corrupción, además del mismo acto de querer taparlo. Cuando las circunstancias me lo permitan hablaré de un caso que está pasando con un funcionario que por denunciar actos de corrupción, está siendo objeto de algo que puede ser considerado persecución laboral.

Ésa es la situación, señores lectores, con todo lo que les expuse, se puede ver que EL HACINAMIENTO Y LA CORRUPCIÓN, VAN DE LA MANO y es claro que en la medida en que el Monstruo crezca, hay más formas de seguir haciendo cosas ilegales, amañadas e injustas que riñen contra todas las normas de ética y de claridad en el manejo de todo lo que tiene que ver con el tema Penitenciario.

Por eso la urgencia de acabar, o por lo menos, disminuir las cabezas del Monstruo.

#seguimosenlalucha. AMÉN.

Añadir nuevo comentario