Mar, 05/02/2017 - 22:30

La reincidencia, un factor altamente "Incidente" en el hacinamiento

Les entrego ésta nueva columna sobre el hacinamiento carcelario para que veamos la incidencia que tiene sobre él, la reincidencia. Así mismo, al final de la columna los invito a ver un video que muestra los efectos tan nocivos que está causando el hacinamiento, llevando a los internos a atentar contra sus propias vidas.

REINCIDIR es volver a…, en el caso penal y carcelario es volver a delinquir, volver a cometer delitos y casi siempre, el mismo delito inicial por el que estuvo en la cárcel por primera vez. Vuelvo a preguntar lo que anteriormente he hecho, porqué sucede que las personas una vez hayan caído en la delincuencia,  es como si quedaran seleccionados por la vida para que sigan cometiendo los mismos errores?, es un sino que los marca hasta cuando DIOS y la misma persona decidan romper con ésa red que la vida y la misma persona tejieron. He dicho, que los que cometen delitos, de ahí en adelante entonan la canción mexicana: Siempre caigo en los mismos errores. Los que saben de temas Cristianos dicen que esto se da porque el ser humano le abre la puerta al mal y lo deja entrar, si el maligno ve que a la persona le gusta la droga, le busca la forma de que por efectos de la vida y de sus problemas, siga consumiendo y cometa delitos y caiga a la cárcel. Y seguirá sucediendo si la persona no entrega su vida verdaderamente en manos de DIOS. La experiencia en el tema carcelario me da la razón de lo que estoy escribiendo.

En ésta entrega sobre el Hacinamiento Carcelario, el Monstruo de 150 mil cabezas, voy a hablar del efecto “ Incidente “ que tiene la Reincidencia en el mundo carcelario actual y es mucha. En el caso de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, el nivel de Reincidencia está en el orden del 28%, cifra que se considera bastante alta. O sea, para efectos de cifras, estamos hablando que del total de presos existentes al día de hoy, 800 presos, por lo menos, son Reincidentes.

Quiero analizar la Reincidencia mirándola desde dos ángulos, desde la perspectiva del delincuente joven, el que llaman ñero y desde la mirada del delincuente mayor. Veamos:

EL JOVEN:

Cuando un joven es capturado y llevado a la cárcel, bien sea por sindicado o ya por condenado, casi siempre, o más bien siempre, es por delitos que van de la mano de la droga, lo que yo llamé LA DROGA Y EL DELITO, HERMANOS SIAMESES. Éstos muchachos salen de la cárcel, seguramente más afectados por el vicio de la droga y es casi inevitable que vuelvan a cometer delitos y que vuelvan a la cárcel. Es lo que se llama el círculo vicioso de la droga y el delito. Esto, además, adicionado por el hecho de que el muchacho al salir no encuentra un hogar cierto donde poder pensar en cambiar su forma de vida y necesariamente al consumir droga, cae otra vez en la delincuencia y vuelve a la cárcel. Pero también, se ven casos en que los muchachos al no encontrar expectativas de vida en la calle, deciden estando en la cárcel volver a delinquir para que no los saquen a la calle. Otros, llegan a la sinverguenzura de que piensan y dicen que si salen a la calle tienen que conseguir dinero para su sostenimiento diario y no lo tienen, entonces,  o bien, reinciden en el delito en la misma cárcel, o al salir, inmediatamente cometen otro delito para “ asegurar “ la comida y la dormida. Que situación tan lamentable, pero bien cierta y real. En todo esto incide mucho el hecho de la descomposición social que hay en nuestros hogares. Un día, fui a visitar a un muchacho a quien con mis documentos le logré la Prisión Domiciliaria, al llegar a su barrio, la madre del muchacho me acompañó hasta su casa, en el camino me iba mostrando lo que es la descomposición social de la que hablo. En casi todos los hogares había un caso, o bien el señor o el hijo estaban presos o bien alguna cosa había pasado desde el punto de vista penal. Ésa es nuestra realidad, sobre todo en el mundo de los estratos bajos. En Bucaramanga, se ve a diario la incidencia de la delincuencia en los Barrios del Norte de la ciudad, donde por efectos de la situación económica y de la descomposición de los hogares, los muchachos se crian sin DIOS ni Ley y son presa fácil de la droga y de la delincuencia. Es un círculo que no se rompe tan fácil, porque cada día la situación económica de los hogares empeora, en los hogares ya no hay Padres pendientes del cuidado de sus hijos, a éstos hijos son los que vemos después en las cárceles. !Que futuro nos espera.¡

EL DELINCUENTE MAYOR DE EDAD:

Éste es un caso muy recurrente, se ve más que todo en las personas mayores, los que llamamos Adulto Mayor, que casi siempre caen por delitos contra la Libertad Sexual y sobre todo contra niños.

La persona adulta, según estudios que he hecho, también están en la cárcel por delitos contra el Patrimonio Económico: Estafa, Extorsión, Hurto Agravado (con arma) y  Porte Ilegal de Armas.

Conozco un caso de un señor que ha estado 3 veces en la cárcel, actualmente está preso. Y por el mismo delito: Extorsión y Porte Ilegal de Armas. Ya había pagado dos condenas por ésos delitos y estando libre le dio por meterse en otro delito, Porte Ilegal de Armas. Le dieron Detención Domiciliaria, pero al momento del fallo de su condena, lo mandaron a la cárcel. Conozco a su familia, su señora, trabajadora, seria y ya muy afectada por ése tránsito de vida que su esposo la puso a vivir, una hija que estudia y trabaja para ayudar a su hogar y a su papá cada vez que cae a la cárcel y un niño pequeño que también está estudiando. Es un hogar que el señor ha dañado por su forma irresponsable de vivir la vida. El, porque me lo ha dicho, ampara y fundamenta su forma de actuar en el desespero que ha sentido cada vez que ha salido y no encuentra trabajo, eso es cierto. Nuestra Sociedad es muy cruel y al que ha estado en la cárcel lo miran como un enfermo de un mal contagioso, lo discriminan y no le dan trabajo. Es cierto que la persona viendo que no aporta a su hogar, es víctima de ése virus del que hablé al principio y se vuelve a dejar tentar por el mal y cae en la comisión de delitos y vuelve a la cárcel. Es un círculo muy difícil de romper.

Y lo grave de todo esto es que en Colombia cada día las posibilidades de conseguir un trabajo digno y decente son muy limitadas, el trabajo es cada día más escaso, haciendo que la situación económica se vuelva caldo de cultivo para generar delincuencia. Es muy difícil y el que diga lo contrario es porque tal vez nunca lo ha vivido, que cuando amanezca  se de cuenta que el y su familia no tengan para una comida decente al menos para el día. Eso es muy duro y es lo que se ve a diario, recordemos la historia del señor del caldo de gallina que paga por Reincidente una pena de 6 años de prisión. El hambre es también un detonante de la situación de delincuencia del país, al igual que la droga.

Los Gobiernos de turno son responsables indirectos de éstas situaciones, por no generar posibilidades de trabajo, las empresas privadas actualmente sólo emplean Profesionales quitándole la posibilidad de tener una vida digna a aquel que tiene un hogar que mantener y que por carecer de dinero para su mantenimiento, cae en la delincuencia y en la cárcel y al salir de ella, viendo que la situación ha empeorado, tiene que volver a hacer lo mismo. Realidad cruda, pero real.

¿Qué hacer? Desarrollar en las mismas cárceles fuentes de trabajo para que el preso produzca algo,  que las Empresas Privadas y el Gobierno apoyen éstas labores y que cuando el hombre salga a la calle encuentre una forma directa de trabajo y de generación digna de Ingresos. Eso se ve actualmente, pero de manera muy lenta y no se ve el compromiso cierto de los Gobiernos, ni mucho menos de las Empresas Privadas. Que el Sena tenga en las cárceles Laboratorios que permitan a los Internos hacer cosas que le den una forma de vida presente y futura cierta y decente.

El problema de la generación de trabajos dentro de la cárcel está en el poco espacio que existe en ellas producto del Hacinamiento Carcelario y de que el INPEC no cuenta con las personas indicadas para buscar y lograr una verdadera Resocialización del Condenado. Está pasando que el condenado llega a la cárcel y por falta de cupos no puede hacer ninguna labor lo que incide en su propia condena y en la imposibilidad de lograr hacer algún trabajo que le sirva a el  y a su familia.

Al solucionar el Hacinamiento, solucionamos la Resocialización del Condenado, lo volvemos útil a la Sociedad a el y a su familia  y seguramente lograremos que se reduzca la Reincidencia y deje de ser otro factor  "incidente" para el Hacinamiento y así también reducir el tamaño  del Monstruo de 150 mil cabezas. AMÉN.

Ahora sí, les entrego el Video prometido al principio de mi Columna, miren lo delicado de la situación de Hacinamiento en nuestras Cárceles, saquen ustedes sus propias conclusiones. ADVERTENCIA: CONTENIDO ALTAMENTE SENSIBLE.

Añadir nuevo comentario