Mar, 06/13/2017 - 21:33

La tutela ¿Mecanismo idóneo para la libertad condicional?

Cuando hablamos del cacareado tema del Hacinamiento Carcelario, el Monstruo de 150 mil cabezas, tenemos obligatoriamente que hablar de las Libertades, Condicionales o Definitivas, pues son en últimas el fin cierto del Hacinamiento.

En la medida en que se logren Libertades, se descongestionan las Cárceles. Lo que está pasando y por lo cual se ha crecido tanto el Hacinamiento, es que la cantidad de personas que entran a las cárceles es mucho mayor que las que salen y el porcentaje de las que salen es menor por el hecho que he dicho varias veces, por la aplicación personal y subjetiva errónea de la Ley por parte de los Jueces de Penas, quienes amparados en su criterio personal y haciendo uso acomodado del criterio legal “ PREVIA VALORACIÓN DE LA CONDUCTA PUNIBLE “, niegan a toda hora las Libertades Condicionales haciendo un nudo, un cuello de botella que hace que las cárceles no tengan un flujo normal de entradas y salidas.

Eso se ve a cada rato, todos los días en nuestras cárceles, amén de la demora continua de los Jueces al resolver solicitudes de Libertad Condicional. Cuando son Libertades Definitivas no pueden darse el lujo de demorarlas, sopena de ser demandados por el interno solicitante, como quiera que al llegar el día de la terminación de su pena, de ahí en adelante los días que permanezca en la cárcel, podrán ser considerados ilegales y hasta se puede estipular un secuestro por parte del Estado, además del riesgo actual que se corre en las cárceles por tanto Hacinamiento, que puede originar en cualquier momento una tragedia y si la persona que ya está libre sufre algún daño físico, viene la demanda contra el Estado. Pero, cuando se trata de Libertades Condicionales, el Juez de Penas se toma el tiempo que quiera, aunque la Ley exige un tiempo máximo, ellos no lo respetan y demoran lo que quieren, se amparan en la famosa congestión judicial, que para mí, es ocasionada por ellos mismos.

Al respecto tengo una anécdota que me comentó un día un interno: Cuando el interno solicita el Permiso de hasta 72 horas, Beneficio en el que también el Juez de Penas tiene injerencia, la Justicia solicita todo tipo de antecedentes en cada institución judicial, eso hace que se demore mucho tiempo en dar la respuesta. Ésa misma revisión la hace la Justicia el día en que la persona sale Libre, bien en forma Condicional o Definitiva, pero curiosamente, la hacen al momento de la salida y se demora a lo sumo una hora. Surge la pregunta, porqué se demoran tanto en responder a la solicitud del Beneficio de 72 horas cuando lo pueden hacer en una hora?. Es para mí, una burla más de la Justicia en el tema de la concesión de Libertades. Algo raro hay ahí, por lo menos así se lo veo yo.

Cuando se pasa la solicitud de Libertad Condicional, el interno debe anexar varios documentos: tiempo de condena que ha pagado que no puede ser inferior a las 3/ 5 partes de la condena, certificación de conducta buena, ejemplar o regular, certificado que comprueba el tiempo y la disposición que tuvo el interno de estudiar, trabajar o dar clases, eso además sirve para lo que se llaman los cómputos de redención de pena, todo esto debe contar además con el documento de Resolución Favorable expedido por el INPEC donde se comprueba que el interno aprobó favorablemente todos los estadios llamados Tratamiento Penitenciario que son las etapas de condena, esas etapas son alta seguridad, media, mínima y etapa de confianza que es donde el interno puede empezar a presentar solicitudes de Beneficios, entre ellas, la Libertad Condicional.

Pero todos éstos documentos, que demuestran que el interno ya está apto para volver a estar en sociedad, además del hecho cierto de que su condena permita que la pida, recordemos que actualmente hay delitos que no permiten pedir nunca la Libertad Condicional, llegan a manos del Juez de Penas. Si el Juez de Penas solo se dedicara a revisar éstos documentos, seguramente su tiempo de respuesta sería breve, pero, como el Juez se dedica a volver a revisar la condena del Juez de Primera Instancia, a mirar cómo fue que cometió el delito, su tiempo de revisión aumenta y la respuesta se demora, víctimas de su propio invento.

Por eso, como se dice en el argot popular, en el juego y en el amor, TODO SE VALE, pienso que para lograr la Libertad así sea Condicional, se deben utilizar todas las herramientas legales existentes, una de ellas, que no se ha explorado, es la ACCIÓN DE TUTELA.

Para hablar de ella, quiero primero explorar los dos conceptos básicos de éste tema: LA LIBERTAD CONDICIONAL y LA ACCIÓN DE TUTELA, veamos sus definiciones básicas:

LIBERTAD CONDICIONAL: La libertad condicional es una medida alternativa a una pena privativa de libertad, como la prisión o el arresto domiciliario, que contemplan los ordenamientos jurídicos de algunos países, y que es posible imponer en la sentencia cuando se cumplen ciertos requisitos establecidos en la ley, que le permite al condenado por un delito cumplir su sanción penal en libertad, aunque sujeto a ciertas obligaciones o bajo ciertas condiciones, por ejemplo, no cometer nuevos delitos o faltas.1 En caso de incumplir tales condiciones, la persona a la cual se le ha concedido la libertad condicional debe cumplir su condena en la cárcel.

ACCIÓN DE TUTELA: La acción de tutela es como se denomina al mecanismo previsto en el artículo 86 de la Constitución Política de Colombia vigente, que se busca proteger los Derechos constitucionales fundamentales de los individuos "cuando cualquiera de éstos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier ...

Como vemos, los dos temas son mecanismos contemplados en nuestras Leyes, la Libertad Condicional existe en nuestra Ley Penal, si no existiera obviamente no podríamos pedirla y la Acción de Tutela es el mecanismo idóneo para hacer valer nuestros Derechos Fundamentales y Constitucionales cuando consideramos que han sido violados. Aquí lanzo una pregunta, si a alguien se le niega la Libertad Condicional por la interpretación errónea de los Jueces de Penas, NO PODRÁ INTERPONER UNA ACCIÓN DE TUTELA AL CONSIDERAR QUE LE HA SIDO VIOLADO SU LEGÍTIMO DERECHO CONSTITUCIONAL Y FUNDAMENTAL DE LA LIBERTAD, LIBERTAD QUE POR EL CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS EXIGIDOS, YA TIENE DERECHO A GOZAR?.

Considero, QUE SÍ. Aunque, como siempre pasa los Jueces toman sus decisiones amparados en sus apreciaciones y no en la Ley.

Por experiencias de trabajo, he visto varias veces que cuando se impetran Acciones de Tutela dentro de los Procesos Penales, diferentes a la solicitud de Libertad, siempre he visto que las niegan. Los Jueces “ sabiamente “ deciden que NO ES EL MECANISMO IDÓNEO para pedir lo que se ha pedido. Sin embargo, no he visto ningún resultado a una petición de Libertad Condicional a través de Tutela.

No sería propiamente una petición original, se debería hacer como una especie de apelación a la negación original de la Libertad por parte del Juez.

Sucede, que cuando el Juez de Penas niega una Libertad Condicional, el interno tiene dos opciones de apelación, una ante un Juez Superior Jerárquico al Juez de Penas, en éste caso, el Tribunal Superior y la otra, solicitar la apelación directamente al Juez de Conocimiento que lo condenó, buscando que como en la condena el Juez no le prohibió pedir la Libertad Condicional, ahora se la conceda. También por experiencia sé que casi siempre el Juez de Conocimiento confirma la negación de la solicitud de Libertad.

Pero, en ésta Columna, propongo que exista un tercer procedimiento legal para la apelación de las negativas de Libertad Condicional, la ACCIÓN DE TUTELA.

Buscar con éste mecanismo que el Juez proteja los Derechos Fundamentales y Constitucionales que le han sido violados al interno, al negarle su Libertad Condicional. No creo que se deba hacer al pedirla, porque ahí los Jueces la negarán por considerar que se debe pedir a través de los mecanismos instaurados para ello, los que mencioné antes, pero sí, a través de la apelación.

Suena extraño, pero no es imposible. Incluso, hablando con personas que conocen mucho del tema carcelario, lo ven como una gran opción y se pretende hacer una prueba piloto en una cárcel a través de los internos a quienes se les negó su Libertad Condicional.

Podría ser una gran opción para conseguir que se aprueben más Libertades Condicionales y así seguir luchando contra las cabezas del Monstruo.

Mi gran opción sigue siendo la presentación de mi Proyecto de Ley que busca que por siempre las Libertades Condicionales sean otorgadas sin tanto problema, exigido por la misma Ley. Para ello, estoy haciendo los contactos necesarios con personas expertas y últimamente me he reunido con el Defensor Regional Del Pueblo, Dr. Diego Barajas, quien se mostró dispuesto a ayudarme facilitando un equipo de trabajo para hacer una presentación seria. Recordemos que la Defensoría del Pueblo sí está facultada por Ley para presentar Proyectos de Ley.

Seguimos en la lucha. Amén.

Añadir nuevo comentario