Dom, 08/05/2018 - 08:23
Foto: Carlos Felipe Pardo- Niña aprendiendo a montar en bici en la Ciclovía de Bogotá.

Las ciudades no pueden negar la Guía de ciclo-infraestructura como instrumento de planificación

Siempre amable y gentil el profesor Carlos Felipe Pardo contestó mis preguntas acerca de la recién adoptada por el Ministerio de Transporte como documento de país “Guía de ciclo-infraestructura para ciudades colombianas”. Esa Guía constituye un verdadero hito para la planificación de las ciudades toda vez que presenta recomendaciones de diseño de infraestructura para incluir a las bicicletas de manera adecuada en las políticas urbanas, y facilitar el desplazamiento equitativo, seguro y eficiente en ese modo de transporte.

―Profesor Carlos Felipe, buenas tardes. Es un verdadero hito contar con la Guía de ciclo-infraestructura como un documento de referencia oficial de país para la construcción y mejoramiento de la infraestructura para bicicletas. Felicitaciones.

Así abordé al profesor Pardo, una autoridad mundial en el tema de bicicletas y en los temas de transporte, quien fue reconocido el pasado mes de junio por el gobierno de Dinamarca con el X Premio de Liderazgo en Promoción de la Bicicleta por ser una “verdadera inspiración” para el movimiento de la bici en América Latina.

Pasar de un formato de columna a un formato de entrevista en este espacio de Revista Enfoque, me da la ventaja ante los lectores, de transmitirles el pensamiento de mi entrevistado sin mayores intermediaciones que las preguntas que le formulo. El profesor Carlos Felipe Pardo es el director de la colombiana Fundación Despacio y coeditor de la Guía con Alfonso Sanz.

―Me gustaría mucho, con fines periodísticos, que pudiera responderme unas sencillas preguntas, de las cuáles quisiera tener respuesta en voz suya, si le parece.

Y comenzamos la entrevista.

 ¿Qué es la Guía de ciclo-infraestructura para ciudades colombianas y cómo se llegó a ella?

Es un documento que presenta las recomendaciones más importantes para planificar y diseñar ciclo-infraestructura según las condiciones locales en cada contexto urbano a la que se llegó después de revisión documental, visitas de campo, entrevistas y consultas con actores clave a raíz de la solicitud del Ministerio de Transporte en 2014.

 ¿Cuál es la importancia que tiene para Colombia?

Antes de la publicación de la Guía, en la mayoría de las ciudades de Colombia no había parámetros para diseñar ciclo-infraestructura y todo se hacía por decisiones relativamente arbitrarias (incluidas varias ciudades grandes), entonces la guía busca presentar no solo diseños tipo sino explicar por qué hay que llegar a estas decisiones y con qué elementos de planificación.

¿Existen experiencias similares en otros países?

Sí. Chile en 2015 pasó por algo distinto, aunque su proceso es para un documento más breve. Sobre ese proceso sugiero que entre en contacto con Claudio Olivares de la organización Bicivilízate. En México se hizo antes el Manual de Ciclociudades que es bastante completo y sobre eso creo que lo mejor es hablar con Bernardo Baranda del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP). Nosotros en la Fundación Despacio también hicimos el Manual de diseño de Lima y para eso puede hablar con Patricia Calderón.

¿Qué es lo innovador de esta Guía?

Yo creo que en realidad no es "innovadora", sino que busca encontrar elementos de diferentes iniciativas y guías y manuales y adaptarlas al contexto local. Lo bueno del diseño de ciclo-infraestructura es que ya hay muchas cosas escritas, que no se habían traducido o adaptado a Colombia.

¿A quién va dirigida?

El capítulo uno tiene una tablita donde se describe quién debe leer qué capítulos, ahí creo que es bien claro, pero en realidad es para cualquier persona que quiera aprender sobre este tema y para quienes estén a cargo de desarrollar este tipo de infraestructura en ciudades. Son quienes más se benefician.

¿Cuál es la importancia de tener una Resolución del Ministerio de Transporte que la adopta?

Que en las ciudades ya no pueden seguir negando la guía como instrumento de planificación, como lleva pasando tres años. Nosotros hemos tenido muchas desdichas con eso, pues en muchas ciudades la quieren usar, pero no la usan porque los abogados de las entidades les dicen que no es un instrumento legal.

Un mensaje suyo al país, teniendo en cuenta la Guía.

Léanla.

¿Agradecimientos?

A mí me parece fundamental agradecer a todas las personas que apoyaron este proceso durante todo el tiempo, no solo en el desarrollo (principalmente Juan Camilo Agudelo, nuestro supervisor en el Ministerio, que empujó mucho para exigirnos por todo, pero además apoyó para que todo esto avanzara dentro del Ministerio de Transporte), sino también después. Porque el proceso de la resolución fue muy largo y tortuoso (muchos abogados leyendo todo, mucha gente dando sus criterios, muchos viceministros prometiendo sin cumplir), pero finalmente ―y en particular esta semana― hubo muchas personas que estuvieron no solo empujando la publicación y firma de la resolución sino además pidiéndole directamente al ministro (por WhatsApp y otras redes sociales), que por favor la firmara. Yo siento que este empujón final fue crucial para la firma y que no quedara esto enterrado por siempre.

Notas:

Añadir nuevo comentario