Vie, 07/06/2018 - 11:27
Foto: sopitas.com

Lo que sí es un hombre

Tras todo lo sucedido con “La Manada”, tras todo lo visto en redes sociales, tuve una conversación con alguien muy allegado del sexo opuesto con el que compartí muchas cosas. Transcribo mi básicamente interrogatorio, en busca de una realidad. No todos los hombres son como “ellos” y todos los que no son como el protagonista de la conversación deberían ser como él. Porque sinceramente, en mi cabeza no entran más respuestas que las que él me dio con toda la obviedad y tranquilidad del mundo.

Ainhoa: ¿Te acuerdas cuando nos conocimos?

Chico: Claro, por la web aquella de citas.

Ainhoa: ¿Te acuerdas de cuando comencé con las conversaciones subidas de tono?

Chico: Y tanto, me pillaron de sorpresa.

Ainhoa: ¿Recuerdas cuando por fin quedamos en persona?

Chico: Y te di un beso, aunque estabas nerviosa.

Ainhoa: Sí, sí, eso también. Pero, ¿te acuerdas que te dije que directamente fuéramos a mi casa?

Chico: y de los magreos en el coche…

Ainhoa: Eso también, que luego te subí a mi habitación casi directamente. Estuvimos allí liándonos, que te la comí y fuimos a más.

Chico: Sí, fuiste más lanzada que yo, ¿y?

Ainhoa: Si después de todo esto, justo cuando ibas a meterla te llegó a decir que no… ¿Qué habrías hecho?

Chico: parar y ver qué te pasaba.

Ainhoa: Y si después de hablarlo siguiera diciendo que no.

Chico: Pues nada, otro día que te apeteciera si es que te volvía a apetecer.

Ainhoa: ¿Habrías intentado algo después el No?

Chico: Eh, no. Si me has dicho no es no.

Me miró con cara de “no entiendo nada”, y comprendí que justamente lo que me decía él era lo normal. Porque señoras y señores, es lo normal (pese a que muchos no sean capaces de entender que esto sí debería ser lo normal).

 

Añadir nuevo comentario