Lun, 06/11/2018 - 07:26

Mi estúpida creencia

Escribir este mensaje es duro para mí. Es duro reconocer cuando te has confundido. Este error me costó MUCHO dinero. Y esa no es la peor parte. Me costó AÑOS de tiempo. Es fácil recuperar dinero... pero no los años perdidos. Llevaba años con mi negocio y tenía que haberlo previsto. Pero fallé.

Mis ingresos eran originalmente por producir buenos productos y libros. Pero dos años después aparté ese método probado y me concentré en otras cosas nuevas y excitantes: Nuevos método de marketing... Llevar la contabilidad... Hacer pequeñas gestiones que podía haber delegado.

Todo muy válido, por supuesto.

Pero NO me salió gratis.

Me salió muy caro. Hacer gestiones que podía delegar en otros, navegar demasiado por Internet para encontrar información y llevar los números me ahorraron un dinero. Me ahorraron subcontratar. Pero se comieron mi tiempo.

Y surgió otro problema mayor.

Ralentizó mi producción y se comió mis beneficios.

Porque el dinero se siente atraído a la velocidad. La velocidad con la que creas productos y servicios.

Y a ti te pasa lo mismo, lo sé. Tú también te pierdes concentrándote en lo no-importante. Buscando información aquí y allá... Probando nuevos métodos de gestión... Intentando la última moda de marketing ANTES de que entre el dinero...

Y seguro que algo aprenderás por el camino.

Pero eso no es lo que te dará enormes beneficios. Eso tienes que hacerlo en el momento adecuado y subcontratando.

El gran dinero entra cuando produces y te concentras de seguido en lo que da beneficios (en mi caso escribir y producir videos y audios).

Yo lo había conseguido ya. Sabía que información se necesitaba. Pero concentré mi atención fuera del 20% de gestiones que daba el 80% de  resultados. Estoy seguro de que sabes cuales son las tuyas.

No quites gasolina a tu coche.

Puedes ir en tu coche empujándolo, pero no va a ser rápido. Ni divertido.

En cambio puedes comprar gasolina para tu coche teniendo disciplina para hacer lo más importante sin levantarte.

No te digo que ignores otras gestiones, que no hagas publicidad o que revises los números. Yo lo hago también. Lo que te digo es que llenes tu coche con gasolina y aproveches tus horas importantes para producir.  

No escuches los cantos de sirena y descubrirás lo rápido que obtienes beneficios.

Sólo tienes que concentrarte en lo importante con disciplina. Nunca lo pospongas. Porque puedes conseguir el hábito de la disciplina.

Con autodisciplina para dedicarte a lo importante vendrán los beneficios. Y luego te darás el lujo de un día relajado y con trabajos sencillos y agradecidos.

Evita hacer en tus horas clave lo no-importante. Si quieres fuerza de voluntad y que el dinero entre, chequea cómo hacerlo. AQUÍ Descubrirás como tener el hábito de la autodisciplina para hacer ¡y acabar! Lo importante. Con resultados probados.

Por tu éxito rápido
David Valois

Añadir nuevo comentario