Dom, 12/24/2017 - 08:04

Una breve reflexión de Navidad

Foto: Guillermo Camacho Cabrera.

La corrupción, el mal uso del vehículo particular, el transporte ilegal, la contaminación ambiental, la contribución humana al cambio climático, las injusticias, los malos tratos deben cambiar.

El frenesí de las ciudades el domingo 24 de diciembre solo es comparable con las películas de cine mudo donde todo anda más rápido. Mucha gente viaja, y otros no lo hacen. Quien llega y quien espera se encuentran, alegres, la mayoría de las veces.

Esta vez José y María viajaban a Belén, un sitio donde nadie los esperaba. Aunque el clima era plácido y el lugar aparentemente tranquilo, el frenesí se volvía desesperación en sus corazones.

Debian tener refugio pronto, pues María estaba a punto de dar a luz y nadie quería darles posada en su propia tierra. Belén de Judá cerraba sus puertas a Jesús y a su familia. Y la desesperanza agobiaba.

Cuánta desesperanza hay en nuestra época aún. Cuánta insolidaridad y egoísmo. La historia de Jesús, ambientada en un mundo sin vehículos, sin contaminación ambiental, es universal porque alude a los valores humanos. Y a los antivalores.

La Navidad (natividad de Jesús), nos llama y nos interpela permanentemente frente a nuestros valores humanos. La concordia, la solidaridad, la tolerancia frente a las formas de ser de los demás, la capacidad de comprender, la capacidad de ser felices, la capacidad de ser justos en nuestras relaciones diarias.

El mundo de Jesús, que también es el mundo de hoy, en Belén y Jerusalén era profundamente inequitativo e injusto. Desequilibrado.

¿Dónde están las inequidades hoy? ¿Dónde las injusticias? ¿Dónde los desequilibrios?

La corrupción, el mal uso del vehículo particular, el transporte ilegal, la contaminación ambiental, la contribución humana al cambio climático, las injusticias, los malos tratos deben cambiar. 

Navidad es signo de renovación, de nacimiento. Y no basta con el frenesí de las ciudades el 24 de diciembre para satisfacer la celebración de Navidad. También se celebra reflexionando y cambiando. Denunciando las injusticias y siendo justos a la vez.

 

 

 

Añadir nuevo comentario