Dom, 09/24/2017 - 07:56

Vergüenza Suprema de Justicia

Fotografía semana.com

En eso se convirtió nuestra Corte Suprema de Justicia, en una vergüenza. Aunque obviamente los señores Ricaurte, Bustos y Tarquino no han sido vencidos en juicio, sí por lo menos existen acusaciones en su contra, acusaciones que incluso ya hicieron que el señor Ricaurte esté hoy en una cárcel.

En verdad que es una situación muy lastimosa, porque se trata del máximo órgano Judicial del país y se supone que sus Presidentes son la mayor representación de seriedad, honestidad, trabajo y pulcritud, pero parece que pudo más la avaricia, las ganas de conseguir una jubilación mucho mayor a la que las Ley les ofrece.

Triste ver que el señor Ricaurte ahora se identifica con un número debajo de su cara, como cualquier delincuente, ahora simplemente será un código, una estadística del INPEC, en verdad, lo reitero es algo muy lamentable, causa pena ajena y da mucho dolor que hayamos estado dirigidos por personas con tan bajo perfil ético y moral.

En personas jóvenes, como el Ex Fiscal Moreno, hasta se entiende porque el es producto de las nuevas generaciones, las que se están formando con valores diferentes, donde puede más el valor del dinero, que el valor de los verdaderos valores, pero, en unos señores como éstos, ya mayores, curtidos en las lides jurídicas, es muy triste y de verdad que han ofendido con sus actos lo más sagrado de las Instituciones Jurídicas.

Lo que se está viendo en el caso del señor Ricaurte causa varios sentimientos a la vez, rabia, tristeza, dolor y ese aliento que nos produce nuestro morbo, porque siempre en la Justicia Colombiana se ha dicho que los Jueces son corruptos, que sus decisiones son amañadas, que no son sesgadas a la Ley, que por el contrario, la Ley es para los de ruana, ahora que se ve lo que está pasando, nuestro morbo nos lleva a decir, TENÍAMOS RAZÓN. Pero, es que vuelvo y digo, que ésta situación se haya presentado en un Juez Municipal, o del Circuito, o en Juez de Penas, o en uno de Control de Garantías, vaya y venga.

Que se descubra, como también está pasando, que los Jueces de Garantías dejan libres a quienes fueron detenidos en flagrancia, e incluso, que ya han tenido varias entradas a la cárcel, que los Jueces de Conocimiento, Municipales o del Circuito, no condenen a los que según las pruebas lo merecen, o condenen a quienes no lo merecen, que los Jueces de Penas otorguen Beneficios a los que por Ley no las merecen, son cosas que pasan como sin mucha importancia, aunque son iguales de graves porque se está atentando contra la Majestad de Nuestra Justicia, pero en ellos casi no se siente porque son funcionarios públicos que no ganan mucho, que su trabajo es muy grande comparado con sus sueldos y están a diario expuestos a dejarse tentar por el olor de los billetes.

Pero, que ésto pase en las más altas esferas de nuestra Justicia, si es algo que no tiene calificativo, personas con alta preparación cultural, con tan buenos sueldos y prebendas, con Jubilaciones altas, con tanto Poder, es muy lamentable. Vuelvo y digo también, que esté pasando con ése señor Moreno, un arribista, un venido a más de la noche a la mañana, un ladronzuelo de poca monta, descarado y cínico, quien demostró desde el principio cuales eran sus parámetros legales, listo, porque éste señor parece fue educado en otro tipo de estudio moral y ético, amén que pudo haber nacido con sus raíces éticas torcidas.

Sirva éste espacio para hacer un cuestionamiento cierto de la preparación que están recibiendo los estudiantes de Derecho en nuestras Universidades, aunque es muy difícil enderezar un árbol que ya nació torcido, si sería conveniente estudiar los lineamientos éticos que se están dando en nuestras cátedras universitarias, es claro que algo está pasando y así como se cuestionan las Iglesias de garaje, también debemos cuestionar aquellas Universidades de Garaje que dan Diplomas al estilo Jalisco: NO TE RAJES, me imagino que sin las más mínimas normas de ética y de valores.

A eso, hay que sumarle lo que siempre he dicho, el excesivo Poder que han tomado nuestros Jueces y los Magistrados no se exceptúan de el, las Leyes en Colombia, en especial a partir de la Ley 890 de 2004, les dieron unos Poderes que ellos han mal utilizado, la creación del cargo de Jueces de Garantías les dio el poder de mandar a la cárcel al que ellos consideraran, los Jueces de Conocimiento, con el nuevo Sistema Penal Acusatorio, han hecho que muchas personas sean condenadas, muchas veces sin el lleno de los requisitos exigidos por las Plenas Pruebas, los Jueces de Penas, con su mala interpretación han negado hasta el cansancio Libertades Condicionales amparados en el concepto amañado de los llamados Requisitos Subjetivos, requisitos que tienen que ver únicamente con el concepto personal del Juez, quien a su manera y por su óptica personal decide si el condenado sale libre o no.

Además, nuestra Justicia ha tenido desde la creación de nuestra Constitución de 1.991 un sello que está pasando factura, los Jueces Altos, los Magistrados son elegidos por el Congreso por ternas que son enviadas, algunas de ellas, por el Gobierno, esto ha hecho que no exista Independencia Mental, nuestra Justicia está Politizada, es lastimoso ver algunos Magistrados, antes de una elección, haciendo lobby ante las bellezas del Congreso para pedir su venia, imagínense, vendiéndole su alma al que sabemos, porque es claro que ellos quedan debiendo favores a los Congresistas, favores que luego son cobrados con decisiones Judiciales que nunca tienen que ver con la Ley, como se está viendo.

En resumen, tres cosas para mí que hay que reformar con urgencia:

  1. Que se empiece a dar una preparación ética y moral cierta en nuestras Universidades que permita que nuestros Profesionales del Derecho tengan claro cuáles son sus verdaderos y principales Valores.
  2. Que se reformen las Leyes para quitarle tanto poder a los Jueces, por ejemplo, reformar la Ley 890 de 2004, artículo 5, con ésa Reforma los Jueces de Penas deberán conceder Libertades Condicionales a quienes por Ley las merezcan, sin ningún miramiento personal.
  3. Que se despolitice la Justicia, que la elección de Magistrados se haga por Meritocracia, por elección entre los mismos miembros de la Rama Judicial, que se haga valer el hecho de que la Rama Judicial es una Rama independiente en Colombia.

Con éstos cambios se podrá pensar en que nuestra Justicia sea la verdadera manifestación de rectitud, de pulcritud, que los Juicios se emitan sin la intervención de la Política, sin exceso de Poder y con la base de una ética y una moral cierta.

Que de ésos cambios en adelante los Magistrados sigan apareciendo en fotos, pero no con un número del INPEC debajo de sus caras, sino con unas caras radiantes producto de sus buenas actuaciones, actuaciones que no generen Vergüenza a Nuestra Justicia. AMÉN.

Añadir nuevo comentario