Opinión

  • El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito SOAT en Colombia representa la diferencia entre la vida y la muerte de miles de víctimas de siniestros viales. Es universal y no distingue entre culpables o inocentes, ya que privilegia la atención en salud de las personas lesionadas. No es un seguro de responsabilidad civil y su objeto primordial es garantizar que la salud de las víctimas sea atendida oportunamente. También cubre los costos de traslado de los pacientes a las clínicas y hospitales, incapacidades permanentes, gastos funerarios en caso de fallecimiento e indemnizaciones a la familia por muerte en el siniestro, que funcionan de manera similar a un seguro de vida.
POR: Andrés Felipe Giraldo López | Enero 16, 2018
La abstención en Colombia ha sido considerada como la gran culpable de las malas elecciones en el país para todos los cargos de elección popular en las últimas décadas. Desde las elecciones nacionales hasta las regionales las personas que se abstienen de votar son acusadas por los perdedores de haber propiciado la debacle.
POR: Hernando Mantilla Medina | Enero 03, 2018
Inicio éste año 2018 cargado de todo lo positivo y Bendito que DIOS me da y lo inicio con lo que siempre he escrito para ésta Revista los días Miércoles, el Hacinamiento Carcelario, hoy les muestro datos reales, fresquitos, sacados directamente de la página del INPEC a Diciembre 31 de 2017.
POR: Andrés Felipe Giraldo López | Diciembre 31, 2017
Acabo de enviar a la papelera de reciclaje la columna que escribí para hoy. Se llamaba “perdiendo la fe” y en ella me deshacía en diatribas sobre Colombia, su pasado, su presente y su futuro. Su triste futuro. Recordé con impotencia a los niños y niñas que murieron salvajemente este año en una evocación a mi columna del 31 de diciembre de 2016 que se llamó “2016, el año de Yuliana”, con la esperanza de que el 2017 fuera un año menos dramático para nuestros niños y niñas. Pero me equivoqué. Fue un año fatal. Y boté esa columna porque me harté.
POR: Hernando Mantilla Medina | Diciembre 27, 2017
Y que los sueños se hagan realidad, es mi deseo sincero a través de ésta columna, principalmente para los lectores de ésta Revista y de mis Columnas, para su Directora Andrea, para su Jefe de Redacción Andrés y para todos los que en éste momento voy a citar en ésta Columna, que el nuevo año 2018 sea mucho mejor que éste que está pasando.
POR: Guillermo Camacho Cabrera | Diciembre 24, 2017
La corrupción, el mal uso del vehículo particular, el transporte ilegal, la contaminación ambiental, la contribución humana al cambio climático, las injusticias, los malos tratos deben cambiar.
POR: Andrés Felipe Giraldo López | Diciembre 24, 2017
Es difícil estar lejos en Navidad cuando se tienen afectos tan fuertes en el lugar que nos vio nacer, crecer, triunfar, fracasar, reír y llorar. Mucho más cuando allí están las personas que le han dado sentido y propósito a nuestras vidas. En mi caso, mi hijo mayor Nicolás, mi madrecita y mis siete hermanos y hermanas con todas sus familias. Además de los amigos y amigas del alma y todos esos recuerdos que sumados solo tienen un nombre: Vida.
POR: Juan Carlos Aguiar | Diciembre 21, 2017
El calor en Macuro, Venezuela, es infernal cuando no se está acostumbrado a él. Hasta allí llegué en noviembre de 1999, en un grupo de periodistas que acompañábamos al presidente Hugo Chávez, quien con apenas 9 meses en el poder ya mostraba su talante impositivo y socialista.
POR: Hernando Mantilla Medina | Diciembre 20, 2017
Estamos a punto de celebrar la Navidad, la época más hermosa del año, es muy bella, en éstos días se habla de fiestas, de regalos, de novenas, de natilla. Pero hay algunos, que no viven una buena Navidad, hoy en mi Columna, un homenaje muy especial a los presos de Colombia, a los guardianes que los cuidan y a todos los funcionarios del INPEC.
POR: Hernando Mantilla Medina | Diciembre 19, 2017
Colombia es uno de los países más corruptos del mundo, estudios así lo demuestran y como se está viendo, la Corrupción ya se arraigó en nuestras vidas, ya vive en la mente de todo colombiano en cualquier esfera, social, política o económica.
POR: Andrés Felipe Giraldo López | Diciembre 17, 2017
Se llamaba Gabriela Andrea Romero Cabarcas. Nació hace 18 años. Vivía en Soledad, Atlántico, una población cercana a Barranquilla. Estudiaba en el SENA. Desapareció el 24 de noviembre y su cuerpo en descomposición y decapitado apareció el pasado 15 de diciembre en inmediaciones del municipio de Malambo, cercano también a esa capital Caribe, tirado entre unos matorrales. El violador y asesino de Gabriela Andrea ya confesó. Es un expolicía. Su nombre es irrelevante y su existencia maldita. Algunos medios de comunicación ya lo estarán bautizando como “el monstruo de Malambo”, tal como suelen hacer para significar que una persona es muy mala, perversa, usualmente violador y asesino de mujeres. Para la muestra tenemos al monstruo de Monserrate, el monstruo de Mariquita, el monstruo del Batán y así, muchos monstruos ante las atrocidades de hombres degenerados y la falta de creatividad de los comunicadores.

Páginas

Suscribirse a Opinión