Lun, 01/08/2018 - 09:26

Poemas breves de Jonathan Andrés Sandoval Amaya

Aporte de Jonathan Andrés Sandoval Amaya

Jonathan Sandoval nos comparte los poemas de su blog personal para remover los sentimientos de los lectores de esta sección. La sección de nuestros lectores inspirados. Los lectores que llegan a nuestro rincón del bohemio.

Sin rostro...

Me fui a buscarte
en las siembras donde naciste
en la yuca que pariste tantas veces...
pero ya no estabas

Me embutí... como pude...
con una chalupa en el río...

y cuanto me tuvo que zarandear el agua para que entendiera...

ya no hay nadie aquí.

Caminé a la montaña,
esa de animalitos y plantas
la del niño con un un palo pelando el árbol ...

sin embargo,
el gigante sin caminos
me recibió abundante y llorando mangos.

Al fín, cogí hacia el cemento,

donde te llaman "el sin rostro".

__________________________________________

Canción de cuna para Manuela

Manuelita, Manuelita
Manuelita de maíz,
Manuelita, Manuelita
Manuelita codorniz.

Cuando duermas en la noche
o si decides ir a dormir,
no me olvides Manuelita
que yo me acuerdo de tí.

Manuelita, Manuelita
Manuelita de maíz,
Manuelita, Manuelita
Manuelita codorniz.

Al despertarte Manuelita
llámame que allí estaré,
y recuerda Manuelita
que yo no te olvidaré.

Manuelita, Manuelita
Manuelita de maíz,
Manuelita, Manuelita
Manuelita codorniz.

___________________________________________

Después de la decisión

Carnú, voló al mirador del mundo, y vio el hambre calcinando los huesos.
Vio las esperanzas hechas trizas, vio la vida en desgracia hasta el límite. Vio morir los sueños de sus niños y llorar las esperanzas de sus viejos.
Después de creer tanto, después de luchar hasta el límite, después de apostar su fe al diablo, después de todo, al comienzo de todo, se estrelló contra sus pares… que aún muertos… que aún sin volar… que aún sin alas… que aún sin sueños… ciegos de sangre, absortos de promesas asumen como suyo el escudo de su destajador.
En su rostro ya no se ve Carnú, queda el miedo a los rostros ajenos y las sombras, la impotencia de los derrotados, la angustia desde la punta de los dedos hasta la fibra más pequeña del alma. Y en el camino, un letrero que da la bienvenida a la miseria desde lejos… la felicidad es sólo un jardín en los cuentos de Calvino.

Añadir nuevo comentario