Dom, 10/22/2017 - 08:28

Camino al éxito

Voy a hacerte una predicción: Cuantos más errores cometas, más lejos llegarás. Los que triunfan saben muy bien que los intentos fallidos son la clave del éxito. Por eso no pasa nada por intentar cosas que no funcionan. Corriges tu dirección y sigues intentando cosas nuevas. Así progresarás mucho más rápido que nadie.

Haz como Benjamín Franklin que dijo: “Yo no me he equivocado, simplemente he tenido 10.000 ideas que no han funcionado.”

Yo pruebo cosas nuevas constantemente y he cometido cientos de errores. Y cuando miro atrás digo: “Menos mal que cometí ese error, y ese, y ese… sino no estaría donde estoy. Sino no sabría la manera buena de producir más y ganar más.”

Recuerdo por ejemplo cuando aprendí taquigrafía. Me pareció algo diferente y costoso. Pero ahora escribo a más velocidad y gracias a esa habilidad consigo escribir más rápido (y ganar más rápido). Todo gracias a probar cosas nuevas. Y no quiero ni contarte la de errores que cometí aprendiendo a escribir taquigrafía… Y los sigo cometiendo. Pero los corrijo y consigo escribir mucho más rápido así.

Por eso alégrate de tus errores. Si los cometes vas bien. Estas avanzando muy rápido.

Edison, el inventor de la bombilla lo dejó claro: “Cada uno de las 200 experimentos con bombillas que no funcionó, me enseñó algo que probé en el siguiente intento.”

Lo importante no es no equivocarte sino que intentes cosas nuevas. Porque los errores no son errores, son indicaciones de qué camino nuevo tienes que elegir. ¡Bienvenidos!

En las empresas más punteras no despiden a nadie por equivocarse, sino por no tener iniciativa. Esa será tu actitud. Cada fracaso contribuirá a su éxito.

O como decía Samuel Beckett: “Equivócate y equivócate otra vez. Pero equivócate mejor.”

Yo necesito cometer errores. Me encanta cometer errores. Los necesito como respirar. Sino no avanzaría. Sino no sabría qué temas interesan más a mis clientes ni qué productos sacar.

Por eso cada vez que cometo uno me vuelvo más listo y con más experiencia. Así que ánimo y comete errores. Todos los que puedas.

¡Por tus errores!

David

Añadir nuevo comentario