Lun, 10/30/2017 - 07:48

¿Cometes este error?

Estoy harto de que tanta gente nunca llegue a nada porque…¡no conocen sus prioridades! Necesitas conocer tus prioridades. Deja de intentar mil cosas y escuchar los “consejos” de otros.

Tienes que saber lo que te interesa a ti. A tu caso. Sólo a partir de ahí diseñarás la línea maestra de lo que será tu día, semana o mes.

Pregúntate ¿Qué tengo que hacer para ganar más? A lo mejor no lo tienes claro. Le pasa a mucha gente y es una de las principales causas de bajo rendimiento.

Si dudas pregunta. Pregúntale a tu jefe: "¿Cuál es mi tarea principal?" Te puede contestar que hay que acabar tal informe, llamar a quién sea, visitar a alguien, etc. Todo tareas a corto plazo. Pero insiste: “Sí, de acuerdo, ¿pero cuál es mi tarea principal?“ Si son varias, que  las enumere por orden de importancia. No te la juegues.

Y si tienes un negocio propio lo mismo. ¿Qué es lo más importante y qué puedes delegar o subcontratar? Intenta que sea lo máximo posible.

Necesitas un plan. Con el tiempo ya lo irás mejorando. Ya lo detallarás. Lo importante sobre todo es conocer tus prioridades.

Así cada vez que empieces algo te preguntarás.

-¿En qué contribuye esto a mis objetivos?

-¿En qué contribuye esa visita a un proveedor a mis planes de futuro?

-¿En poco?

Pues olvídate y aprovecha ese tiempo mejor aunque tu proveedor llore y patalee. Así verás que mucho de lo que hacías no era necesario. Eliminarás trabajo de más. Y verás tareas perderse en tu lista sustituidas por otras más importantes.

Uno de los beneficios de tener planes es que siempre sabrás qué hacer y serás fuerte para evitar interrupciones e imponer tu voluntad.

Cuando venga alguien con una posible interrupción o un plan para su futuro sabrás resistir la tentación y continuar tu carrera. No la de los demás. Cuidado con no tener prioridades o todo el mundo abusará de tu tiempo y trabajarás para los objetivos de otros. Si no eres capaz de planificar tu vida otros lo harán por ti.

Céntrate en tus prioridades.

Cuando estés sobrecargado de tareas y no sepas por dónde empezar pregúntate: “¿Qué me hace ganar dinero?” o “¿Por qué me pagan?” El trabajo se multiplica. Podrías estar las 24 horas del día sin parar y seguiría apareciendo más trabajo. Por eso céntrate en las tareas clave.

Si tienes un negocio propio hay algo que te hace ganar más dinero. Seguro. En caso de estar en nómina también tendrás dos o tres tareas fundamentales.

Por ejemplo: Si eres comercial será encontrar nuevos clientes, conseguir un número de ofertas al año o introducir nuevos productos con mayor margen. Y el resto quitará tiempo a otros objetivos.

Por eso no te líes con problemas técnicos ni en detalles del servicio con ciertos clientes, (que normalmente serán los que te caigan bien). Potencia siempre el 20% que te da el 80 % de los resultados. La regla de Pareto nunca falla.

Conocí a un vendedor que siempre se iba por las ramas atendiendo infinitos requisitos del cliente y se perdía en especificaciones técnicas. De nada le servía dar un buen servicio. Lo único que consiguió fue dejar de lado otras tareas más importantes y que sus ventas bajaran...

Pero él seguía empeñado en que "no se podía dejar al cliente de lado" (una apreciación muy subjetiva) y siguió escribiendo informes kilométricos describiendo lo que el cliente quería.

Y fue despedido.

Es un caso extremo de alguien teóricamente capaz pero no centrado en resultados. Pero es que muchos otros también destrozan así su carrera.

¿Te está ocurriendo a ti?

Si no quieres desviarte de lo que te hará ganar mucho, si quieres multiplicar tus resultados  con el mismo esfuerzo de ahora, lo tienes aquí.

Por tus buenos resultados (con el mismo esfuerzo),

David

Añadir nuevo comentario