Vie, 12/01/2017 - 08:26

Día Mundial del Sida: “Todos cuentan, terminemos con el Sida”

Colaboración especial de Martha Díaz.

“Quienes estamos trabajando en el tema del Sida recibimos hoy personas muy jóvenes de 15 a 17 años que han contraído la enfermedad, adultos mayores que la tienen y piensan que no hay nada que perder y señoras entre los 35 y 40 años recién divorciadas que no han vivido y se abren a cualquier relación casual”, señaló el Dr. Otto Sussmann Peña de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN.

Dr. Otto Sussmann Peña de la Asociación Colombiana de Infectología, ACIN.

Sussmann manifestó su preocupación porque se ha bajado la guardia a las campañas educativas en Colombia y  esto no debe pasar, especialmente en las EPSs. “Los pacientes siguen llegando muy tarde a los consultorios y la epidemia continúa, lo que significa que esta enfermedad no se ha controlado”, señaló el especialista.

Todos cuentan, terminemos con el Sida”, es el lema este año propuesto por la Organización Mundial de la Salud, cuando nuevamente se celebra esta fecha en el Mundo. La epidemia continúa y las cifras son reales. Más de 36 millones de .personas  han contraído esta enfermedad en el mundo, 1.800.000 contrajeron la enfermedad en el 2016 y 20.9 millones tienen acceso a los tratamientos. y en Colombia hay 122.000 infectados, localizados especialmente en las ciudades,  dijo el Dr. Otto Sussmann.

La prevención combinada del VIH, detección temprana y acceso a tratamiento antirretroviral, son fundamentales para lograr detener la transmisión del virus en los próximos años, señaló el Dr. Otto Sussman, quien  también dijo que hay medicamentos más efectivos, menos tóxicos, fáciles de tomar una vez al día y ya vienen en una sola tableta con varios compuestos.

La cantidad de personas que viven con el VIH que tienen acceso a antirretrovirales asequibles, ha aumentado de unos miles a casi 10 millones en el mundo. Un avance importante fue cuando una farmacéutica de la India ofrecio el triple cóctel ARV a Medecins Sans Frontieres (MSF) por un dólar al día por paciente, señaló el  Gerente de Cipla, Anant Atal.

Las  guías desarrolladas por la International Association of Providers and Healthcare, dejaron consignados aspectos importantes que el paciente debe saber, a la hora de tener una relación sexual. Según indican estas guías, los  fluidos sexuales que  provienen del pene del hombre o de la vagina de la mujer antes, durante o después de un orgasmo, infectan a la otra persona..

Sexo sin riesgo

Con las actividades seguras no se corre el riesgo de transmitir el VIH. La abstinencia (no tener relaciones sexuales nunca) está completamente libre de riesgos.

Tener fantasías o masturbarse (situaciones en las que usted no comparte sus fluidos), conversaciones eróticas y el masaje no sexual, son también situaciones que le impiden contraer la enfermedad.

Para correr menos riesgos, hay que asumir que su pareja sexual está infectada con el VIH. No se puede saber si una persona está infectada, juzgando por su aspecto. Pueden mentirle y no decirle que están infectados, especialmente si quieren tener relaciones con usted. Hay personas que se infectaron con VIH de sus parejas, quienes fueron infieles “solo una vez”.

Incluso aquellos que obtienen un resultado negativo en el análisis del VIH pueden estar infectados. Se pudieron haber infectado después de hacerse el análisis o haberse hecho el análisis muy poco tiempo después de haberse infectado

Usar alcohol o drogas antes o durante las actividades sexuales, aumenta la posibilidad que usted no siga las recomendaciones para practicar relaciones más seguras. Es mejor no hacerlo.

Según el Infectólogo Sussmann, el paciente puede reducir el riesgo de infección, si evita actividades poco seguras o si usa barreras como condones. El sexo oral constituye un gran riesgo en este tipo de relaciones.

Los médicos recomiendan que los pacientes con VIH también pueden reducir el riesgo de transmitir virus, al hablar con su compañero sexual sobre su situación y de esta manera ambos pueden decidir cómo protegerse.

Sexualidad responsable

Uno de los temas que más preocupa a los enfermos de sida es la sexualidad. De hecho, aún existe un estigma en relación al VIH, pero con las precauciones adecuadas, las personas con VIH aún pueden tener sexo de manera segura, según señalan los expertos.

Según el Infectólogo Sussmann, el paciente puede reducir el riesgo de infección, si evita actividades poco seguras o si usa barreras como condones. El sexo oral constituye un gran riesgo en este tipo de relaciones.

Los médicos recomiendan que los pacientes con VIH también pueden reducir el riesgo de transmitir virus, al hablar con su compañero sexual sobre su situación y de esta manera ambos pueden decidir cómo protegerse.

El mensaje de ONUSIDA

Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA y Subsecretario General de las Naciones Unidas, envió un mensaje de conciencia y esperanza. 

"En este Día Mundial del Sida, queremos subrayar la importancia del derecho a la salud y los desafíos que enfrentan las personas que viven con el VIH para satisfacer ese derecho.

El derecho a la salud es un derecho humano fundamental —todas las personas tienen el derecho de gozar del mayor nivel posible de salud física y mental— consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

El mundo no alcanzará los Objetivos de Desarrollo Sostenible —entre ellos el de poner fin a la epidemia de sida para 2030— si las personas no satisfacen su derecho a la salud. El derecho a la salud guarda interrelación con una serie de otros derechos, entre ellos de saneamiento, alimentación, vivienda digna, condiciones laborales saludables y de un entorno sano.

El derecho a la salud significa muchas cosas diferentes: que ninguna persona tenga mayor derecho a la salud que cualquier otra; que exista una infraestructura de servicios de atención sanitaria adecuada; que los servicios de atención sanitaria sean respetuosos y no discriminatorios, y que la atención sanitaria sea la adecuada en términos médicos y de buena calidad. Pero el derecho a la salud es más que eso: al satisfacerlo, los sueños de las personas y las promesas se pueden cumplir.

Cada Día Mundial del Sida traemos a la memoria a nuestros familiares y amigos que murieron de enfermedades relacionadas con el sida, y renovamos nuestro compromiso de solidaridad con todas las personas que viven con el VIH o están afectadas por este.

Desde el comienzo, la respuesta al sida se construyó sobre la base del derecho fundamental a la salud y el bienestar. La comunidad de personas comprometidas con la respuesta al sida fomentó sistemas para la salud basados en los derechos, y para acelerar los esfuerzos para que el mundo comprendiera qué es el VIH: cómo prevenirlo y cómo tratarlo.

Demasiadas personas —especialmente las más marginadas y más afectadas por el VIH— todavía bregan para tener acceso a los servicios sanitarios y sociales que necesitan con urgencia. Todos debemos continuar hombro a hombro junto a los olvidados y exigir que a nadie se le nieguen sus derechos humanos.

Este año hemos visto acciones significativas en la consecución de los objetivos de tratamiento 90-90-90 con miras a acabar con la epidemia de sida en 2030. Cerca de 21 millones de personas que viven con el VIH se encuentran ahora en tratamiento y las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el sida están disminuyendo en muchas partes del mundo. Sin embargo, no debemos darnos por satisfechos. En Europa oriental y Asia central, las nuevas infecciones por el VIH han aumentado 60% desde 2010 y las muertes relacionadas con el sida, 27%. África occidental y central todavía permanecen en el olvido. Dos de cada tres personas no tienen acceso al tratamiento. No podemos tener un abordaje a dos velocidades para poner fin a la epidemia de sida.

A pesar de todos los éxitos, aún no hemos acabado con la epidemia. Pero asegurarnos de que todas las personas de todas partes tengan acceso al derecho a la salud lo hace posible", aseguró Sidibé.

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para hacer realidad su meta global de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. ONUSIDA aúna los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

 

 

Añadir nuevo comentario