Mié, 08/22/2018 - 09:10

Mala calidad del aire dispara casos de enfermedades respiratorias, revela investigación liderada en la UIS

Esta es la conclusión que arrojó la primera investigación multiciudad de Latinoamérica, desarrollada por el Nodo Académico de Salud Ambiental Ocupacional de Colombia -SAO-, del cual hace parte la profesora UIS Laura Rodríguez, investigadora del Departamento de Salud Pública.

Con base en el análisis cuantitativo de datos poblacionales proporcionados por los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y de Salud y Protección Social, este primer estudio que revela la incidencia de la calidad del aire en varias ciudades colombianas sobre la salud de las personas.

“A pesar de que el tema de calidad del aire tiene bastante incidencia en Colombia, aun no existía un estudio nacional que reuniera datos claves de varias ciudades. En un principio quisimos abordar 8 ciudades diferentes, pero solo pudimos reunir e identificar información de calidad de cuatro: Bogotá, Bucaramanga, Medellín y Cali. Como país necesitábamos un estudio de esta dimensión, para que empecemos a dimensionar los daños que existen en el bienestar de las personas y qué cambios debe haber en la normatividad colombiana para realmente controlar el incremento de la contaminación”, explicó la investigadora Laura Rodríguez.

La fortaleza de este estudio, se sustenta en las cifras que fueron analizadas, a partir de los registros de atención de urgencias y del monitoreo de la calidad del aire, además de la segmentación lograda con estas bases de datos para determinar diferentes específicas por grupos, ciudades y patologías.
 
Entre los principales hallazgos, se destaca que contrario a lo que se pensaría los efectos de la contaminación son diferentes en cada ciudad, aunque como generalidad para los cuatro casos, la presencia de cada uno de los contaminantes criterio (ozono a nivel del suelo, materia particulada, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y plomo) tiene mayor relación con el aumento de las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, en niños y adultos mayores.
 
Frente a lo cual, la profesora Rodríguez agregó, “Siempre se hace énfasis en el material particulado, porque hay mucho estudio en el mundo que dicen que es el que más provoca efectos en la salud, pero de hecho nosotros aquí encontramos que tan importante como el material particulado son los contaminantes gaseosos como el dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno. Estos también se miden en algunas ciudades, pero no se vigilan de la misma manera o se subestiman y realmente esas concentraciones, a pesar de que están dentro de la norma, están produciendo efectos en la salud”
 
La conclusión, la investigación invita a las autoridades ambientales nacionales e internacionales, a pensar no solo en el monitoreo y control de los contaminantes del aire de forma individual, sino a identificar ¿cómo las variaciones de dichas concentraciones se convierten en mezclas peligrosas que conllevan un notable incremento de la tasa morbilidad? A través de este análisis, este selecto grupo de expertos en la materia determinó que, incluso en niveles inferiores a los estipulados por las reglamentaciones colombianas y las directrices de calidad señaladas por la Organización Mundial para la Salud, existe gran susceptibilidad en ciertos grupos poblacionales. 

Añadir nuevo comentario