Vie, 07/10/2020 - 09:03

Así será el Festival Colombia Canta y Encanta este año

En su Décima octava edición, el evento se lanza a su primera experiencia virtual.

En la semana de la celebración de las fiestas patrias, el talento de niños y jóvenes se une alrededor de los ritmos musicales colombianos. El evento, parte del Plan Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura y la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín, se transmitirá a través de Facebook Live. Más de 40 agrupaciones invitadas participarán desde sus respectivos hogares en todo el país en una programación artística y pedagógica.

El sector artístico en Colombia sigue abriéndose paso mediante la virtualidad en este 2020. Su principal argumento es considerar la cultura como algo fundamental, especialmente en época de confinamiento, y con mayor razón al hablar de la infancia y la juventud, por lo que se siguen desarrollando actividades desde diferentes plataformas que, a su vez, permiten alcanzar nuevas fronteras.  

Es el caso del Festival Colombia Canta y Encanta, que anualmente se ha realizado en Medellín durante el mes de julio, con la participación de niños y niñas, jóvenes y artistas invitados que se desplazan desde distintas partes de Colombia para reunirse alrededor de las artes escénicas musicales, y no sólo para dar una muestra de su talento y del amor por las músicas colombianas, sino también para fortalecer lazos de amistad y construir otros aprendizajes desde el compartir día tras día en medio de los eventos.

La organización tomó la decisión de seguir adelante con el certamen, esta vez de manera virtual, dijo Liliana Escobar, coordinadora General, para contribuir a contrarrestar la ansiedad que el confinamiento y la presión de seguir adelante con la escolaridad les ha producido a los pequeños en sus casas. “En el Festival creemos que la música es alimento para el alma, además vimos que muchos niños que estaban programados para venir a Medellín estaban llenos de ilusiones, y por eso decidimos que los sueños tienen que seguir”, manifestó la directiva.

En palabras de Natalia Ovalle, adolescente antioqueña vinculada desde hace algún tiempo a la organización del Festival, fue una gran decisión la de hacer el festival de manera virtual, “porque, de esa manera, demostramos que el hecho de que no podamos vernos personalmente, no significa que no podamos estar juntos y compartir nuestra amistad como lo hacíamos anteriormente; y aunque ha sido algo extraño, también ha sido genial y emocionante ver cómo a pesar de las circunstancias se ha podido seguir adelante. Es una muestra de que nada puede parar las ganas de hacer las cosas y ese amor tan grande que sentimos por la música colombiana”.

Para conectarse al festival pueden ir a las redes Colombia canta en Facebook y colombia_canta en Instagram.

Es así como el Festival tendrá lugar a partir del lunes 13 hasta el domingo 19 de julio, en la antesala de las fiestas patrias. Y para ello se organizó un esquema sencillo de ejecutar, que reúne y conserva la mayor cantidad de características del Festival, a través de cuatro tipos de actividades:

Franja Académica:

Con espacios para conversar acerca de la música y la cultura, con la participación de artistas de reconocimiento y cercanía a la filosofía de la organización, pero que también realizan pedagogía e investigación cultural. Es el caso del el conversatorio sobre nuevos sonidos el lunes 13 a las 3 p.m. con Diana Constanza Hernández Álvarez, más conocida como María Mulata, santandereana especializada en canto lírico, compositora, cantaora, pedagoga e investigadora, exponente de la diversidad en las músicas colombianas dentro y fuera del país, acompañada por Iván Benavides, músico y productor, quien con más de 35 años de carrera ha sido pieza clave del crecimiento de artistas como Carlos Vives y la Provincia, Aterciopelados, Chocquibtown, Sidesteppe, entre otros; y Juan Pablo Acosta, magíster de la Universidad de Antioquia en Músicas Colombianas, investigador, director, arreglista y productor musical de varias agrupaciones, además de interpretar el acordeón, el bajo, la guitarra y ser parte activa del área de música de la Alcaldía de Medellín durante varios años.

 Igualmente, se destaca el Encuentro de Festivales de Música Andina para niños, el domingo 19 de julio a las 10:30 a.m., en el que se reunirán directivas y organizadores de eventos como el Cuyabrito de Oro (Armenia, Quindío), Zue de Oro (Sogamoso, Boyacá), Hormiga de Oro (Bucaramanga, Santander), Turpial Cafetero (Circasia, Quindío), Paisaje Cultural Cafetero (Manizales, Caldas).

 Franja Pedagógica:

Todas los días a las 3 de la tarde, habrá clases maestras dirigidas por artistas pedagogos desde diferentes ciudades, en música, canto, danza, represión escénica, interpretación de instrumentos, como Ximena Restrepo y Juan Pablo López de Armenia, Paola Olga Piñeros y Oriana Medina de Bogotá, entre otros, con el fin de que los chicos tengan la oportunidad de mejorar sus habilidades, o empiecen a descubrir sus intereses y a identificarse con las diferentes modalidades de la expresión cultural. Por último, se tendrá el Encuentro del Niño y el Compositor con la cantautora María Isabel Mejía, una de las jóvenes promesas en la nueva composición colombiana y recién ganadora de la obra inédita en el Festival Mono Núñez, y María Isabel Saavedra, cantautora y compositora con más de 20 años de carrera musical, quien actualmente se destaca como una de las más grabadas en Colombia.

 Franja Artística:

A las 4 y 6 de la tarde se tendrán presentaciones musicales como la Serenata Bambuquera con el Grupo Campanitas de San Gil; el Encuentro Infantil de Danza Folclórica con la participación del Ballet Folclórico Internacional Sonia Gómez de Neiva (Huila), Estampas Punteras de Dibula (Guajira),  Danzar  de Medellín, Ballet Folclórico de Antioquia, la Corporación Mango Viche de Villavicencio (Meta) y el Concierto Colombia y sus Regiones con los Niños del Vallenato de Valledupar (Cesar), Niños del Joropo de Villavicencio (Meta), Son Cimarrón (Buenaventura-Valle y Tumaco- Nariño), así como el Concierto Cuerdas al Festival con la participación a la distancia del grupo Cuatro Lunas de Ginebra (Valle), Tritono de Medellín, Ensamble Yaguirí de San Vicente de Chucurí (Santander).

Concurso:

El Premio Talento Colombia es uno de los eventos más esperados de este Festival, pues más allá de los premios, quienes participan también se involucran por unos días en un proceso formativo sin igual. Para este año, de acuerdo con Liliana Escobar, una planta de 10 profesores especializados ha estado haciendo un acompañamiento a través de sesiones grupales e individuales con los participantes seleccionados, en las que se les brinda asesorías técnica, artística, musical y tecnológica, para lograr que sus presentaciones sean idóneas y les llenen de satisfacción y sentido del logro.

Adicionalmente, explica la coordinadora general del Festival, a varios de ellos se les brinda un apoyo en instrumentación, con el fin de lograr de que sus videos puedan competir en igualdad de condiciones, entendiendo las diferentes condiciones que los niños y sus familias tienen en los territorios que habitan.

En total se inscribieron 97 concursantes de todos los departamentos, de los cuales fueron seleccionados 12 participaciones (18 niños y niñas) entre 9 y 12 años, para la modalidad Infantil, y entre los 13 y los 17 años, para la modalidad Juvenil; con presentaciones de danza, ejecución de un instrumento o canto, interpretando música andina colombiana, ya sea de forma individual o colectiva. Las semifinales se realizarán entre el viernes 17 y sábado 18 julio, y la gran final, el domingo 19 de julio a las 6 p.m. la cual se transmitirá por FB Live del Festival.

Desafíos de la nueva normalidad para la Cultura

Fundado por la cantautora, compositora y pedagoga Silva Zapata, en la capital antioqueña hace 18 años, en este 2020 el Festival se dio a la tarea de resolver nuevos retos propios de la nueva modalidad virtual, como por ejemplo, explica Liliana Escobar, lograr que sea un certamen divertido, con contenidos pertinentes, con la calidad técnica que exige la realización de videos, la adquisición de equipos y plataformas para realizar una transmisión virtual interactiva con una conectividad estable, entre otros desafíos que se superaron con ayuda de profesionales expertos que se han unido al equipo. Según la visión de Natalia Ovalle, “más que un problema técnico y artístico, es una forma distinta de hacer el Festival”, pues al superar esas dificultades técnicas, lo artístico no se ha visto afectado, lo que parece demostrar que la tecnología para las nuevas generaciones definitivamente no será un obstáculo si de vivir y construir lo cultural se trata.

En opinión de Diana Hernández -María Mulata-, quien además será Jurado en el Premio Talento Colombia, tal vez uno de los retos más significativos para este festival y para todos los eventos culturales que quieran ingresar a la virtualidad, es la creación y formación de públicos, pues si bien hay un potencial enorme en las redes sociales por el alcance, también es necesario concienciar sobre el valor pecuniario de estas apuestas, que beneficia tanto al proceso de tejido social del país, como al mismo sector de artistas que finalmente viven de su quehacer.

Y en esta posición coincide Dora Corita Rojas, directora de Festiandina, una red que en los últimos años ha logrado aglutinar la representación de los festivales y concursos de música andina del país, para acompañarlos en su desarrollo y crecimiento. La música, también pedagoga e investigadora, está convencida de que es necesario que el sector cultural aprenda nuevas dinámicas no solo de la virtualidad, sino desde la gestión de recursos, para lograr más solidez, autonomía, complementar las asignaciones del Ministerio de Cultura y así poder expandirse en distintos sentidos.

En opinión de esta experta, el Festival Colombia Canta ha logrado responder a tales desafíos, gracias a componentes como la formación en valores y la pedagogía, más allá de la técnica musical y escénica, proceso que es columna vertebral que la sostiene como organización en épocas disruptivas como la que estamos experimentando actualmente.

Sin duda este Festival representa una gran oportunidad, para demostrar cómo la cultura tiene el poder de adaptarse a nuevas formas para resistir y re existir en el alma de las personas y de los pueblos, como una forma de mantener vivo el espíritu humano y los valores que sustentan nuestra sociedad. Para los públicos jóvenes y personas dedicadas a la enseñanza o el desarrollo de las artes escénicas y musicales significa un gran espacio de aprendizaje, entretención y distensión, en esta época de vacaciones, en donde se hacen necesarios planes y programas culturales para todas las edades, que siembren esperanza y ayuden a sobrellevar este tiempo de cuidado mutuo desde el hogar.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.