Lun, 01/20/2020 - 23:17
Catalina Navas (Bogotá, 1984) presenta su novela "Correr la tierra" (Seix Barral) Foto: Camilo Rozo

Catalina Navas: la dimensión musical de escribir

Catalina Navas es una escritora bogotana. Esa es ya de por sí una biografía: escribir, en un mundo que se encamina sin remedio hacia la nada de la productividad, dominado por el tedio de las cifras, los objetivos y en últimas y por encima de todo, de las ventas, es un acto de auténtica rebeldía. Escribe sin parar, y el tiempo, ese que nunca es suficiente para nadie, a ella le alcanza para todo, porque además de escribir, es profesora. Hablamos con ella sobre su novela “Correr la tierra” que acaba de ser publicada y sobre otras cosas: desde feminismo y literatura hasta la poca discutida violencia del abandono.

Hablemos de "Correr la tierra", la novela que acaba de ver la luz bajo el sello editorial Seix Barral

Es una novela de formación en la que su protagonista es una mujer joven que está inconforme con el nombre que ha recibido, con su identidad y con su historia familiar. Cuando Paulina Uscátegui cumple veintiún años se da cuenta de que su nombre no es adecuado y decide buscar a su padre para exigirle un nuevo bautizo. Esta es una novela sobre despertar al feminismo, sobre descubrir el propio cuerpo y la libertad de recorrer las montañas sola.

Ha publicado Camino de hielo (Planeta lector, 2019) y Las mujeres de la Independencia (Planeta Junior, 2019), además de una versión de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (Destino, 2019) y en 2020 lanza Correr la tierra, pero además es profesora de escritura creativa de niños y jóvenes. ¿En qué momento escribe?

Empecé a escribir en 2017 por impulso de escritura, sin pensar en publicar. Me di cuenta muy rápidamente de que quería privilegiar la escritura sobre todas las otras tareas de mi día: empecé a levantarme a las 3:00 am y a escribir hasta las 5:30 am, cuando me arreglaba para salir. Mantuve esa rutina por dos años. 


¿Cómo es su proceso creativo? ¿Qué pasa a su alrededor cuando escribe? (Hay música, silencio, ruido) 

Me gusta escribir con música. Tengo una banda sonora para cada cosa que escribo. Cuando se trata de artículos pequeños generalmente oigo la misma canción en repetición infinita. Recientemente escribí un artículo para la Revista Arcadia sobre la importancia de educar en equidad de género desde la infancia y oí Love letter de Nick Cave and the bad seeds hasta que estuvo corregido y enviado. Y por cada libro tengo dos listas de reproducción: una que uso para la escritura y otra que remite a episodios o personajes. Me gusta pensar que cada libro tiene una dimensión musical a la que puedo volver siempre sin necesidad de releer. 

¿Qué hay de Catalina Navas en Paulina Uscátegui Caicedo, la protagonista de "Correr la tierra"?

Paulina es más valiente y decidida que yo.

¿Esta novela es también, de alguna manera, una reflexión sobre una sociedad machista y sobre todas las violencias que la sustentan, entre ellas, el abandono de los hijos por parte de los padres? 

Tendemos a romantizar la historia de los abandonos al centrarnos únicamente en las historias de las madres proveedoras. Hemos hecho una mina de lugares comunes para no hablar de los padres que abandonan: “es madre y padre a la vez” “es una mamá echada pa´ lante” y el naturalizado “madre soltera”, por no entrar a hablar de las formas en las que se las ridiculiza. Se nos olvida que detrás de esas formas de nombrar una particularidad familiar muchas veces está la irresponsabilidad y la desidia de un hombre. El abandono no suele nombrarse, pero aquí está tratado de frente.

Varios medios han mencionado la existencia de un "boom" de mujeres escritoras en Latinoamérica. ¿Cree que es así, que hay una especie de estallido de mujeres que escriben? ¿O más bien hay más personas que las están leyendo?

Las mujeres siempre hemos escrito mucho, pero nuestra obra se ha despreciado o escondido, como dice Joanna Russ en su ensayo Cómo acabar con la escritura de las mujeres. Se dijo que Frankenstein no lo escribió Shelley, sino su marido; que Ursula le Guin vende tanto porque no es como las otras mujeres escritoras; que Fanny Buitrago escribía tan bien porque tenía un estilo muy masculino. Lo que pasa ahora es que la gente se cansó de oír las mismas voces y las mismas historias y ahora lee lo que ha estado oculto. Ahora las mujeres publican y venden más que antes pero la brecha todavía es inmensa. Los varones publican, venden y ganan más premios, basta con ver las listas de finalistas de cualquier premio literario. Esto no pasa porque las mujeres escriban menos, como afirma Vargas Llosa, sino porque el sistema está diseñado para que las historias escritas por mujeres tengan menos visibilidad.

¿Ha tenido un papel el feminismo en esta visibilidad?

El feminismo nos ha dado las palabras para señalar la desigualdad. Si no fuera por las mujeres del movimiento feminista no tendríamos cómo nombrar lo que hay que cambiar ni iluminados los caminos que hay que recorrer.

Un escritor nunca deja de crear. ¿Qué escribe ahora? (Si se puede saber)   

Ahora estoy corrigiendo la novela que le sigue a Correr la tierra. Es una novela sobre un hombre gay que emigra a Estados Unidos en los años 70 y se comunica con su familia a través de fotos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
5 + 4 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.