Dom, 06/30/2019 - 08:24
Foto: Revista Semana- @guillotorresreina

“Con IndieBo queremos contribuir para que Bogotá sea más amable y feliz”: Paola Turbay

El festival de Cine Independiente de Bogotá, del 11 al 21 de julio, llega a su quinta versión y viene con más contenido y oferta, como Indieland, (11 al 14 de julio) en el Parque Museo El Chicó, con cinco pantallas en carpas y al aire libre, donde se proyectarán películas de la selección oficial de IndieBo5, cintas de temáticas que generan conciencia y animación para público infantil, juvenil y adulto. Será un espacio “pet friendly” en donde mascotas son bienvenidas. Les contamos.

Paola Turbay, directora general de IndieBo, nos contó sobre los inicios de este festival de cine independiente que se caracteriza por ser incluyente y permitir que las produccciones lleguen a varios escenarios de Bogotá con fácil accesibilidad para todos.

¿Cómo nació IndieBo?

En 2012 fui invitada a la primera versión del Colombian Film Festival en Nueva York con la película que protagonicé, Mamá tómate la sopa. Fui con Alejandro (Estrada, su esposo) y quedamos gratamente sorprendidos con la labor de su director Juan Carvajal, su curaduría y la trascendencia del evento. El festival se hacía en los mismos teatros del Tribeca Festival (fundado por Robert de Niro) y presentaba cintas colombianas maravillosas que en su mayoría, habían pasado inadvertidas en las carteleras de nuestro país. Al año siguiente empezamos a apoyarlo y después de su segunda edición le propusimos a Juan que hiciéramos un ciclo de cine colombiano, en Colombia, con esas películas, dándoles la suficiente prensa para que la gente fuera a las salas. 

¿Y se metieron a organizarlo?

El que se hiciera en los mismos espacios del Tribeca Film Festival generó gran acogida. El programador y personas de su equipo se mostraron interesados en venir, traer películas y dictar talleres. Juan me propuso que hiciéramos una muestra y yo le propuse un festival. No había uno con las características que planteábamos. Lo mejor del cine independiente nacional e internacional, experiencia, clases e inclusión. Trabajamos e hicimos el lanzamiento en 2014, con nueve películas, en todos los teatros donde estamos hoy en día, tuvimos 5 mil asistentes, invitados especiales, mucho cubrimiento de prensa y una fiesta que marcó un hito en Bogotá, en el hotel Click Clack.

Pareciera que sin proponérselo terminó convertida en directora de festival de cine…

No me imaginé que fuera a montar un festival de cine y mucho menos a dirigirlo, pero lo que siempre he sentido es la necesidad de, desde el papel que ocupo, generar oportunidades o acciones y proyectos que puedan tener un impacto social o ambiental. El festival encajaba perfecto, pues además de ser actriz soy muy afín a todo lo que sucede en la industria, el arte y la cultura.

¿Qué ha aprendido de lo bueno y lo malo?

Cada que comienzo un proyecto, digo que no vuelvo a meterme o a montar empresa porque me absorben completamente. Soy muy apasionada y me gusta estar encima de todo, me cuesta mucho trabajo soltar. Eso me genera altos niveles de ocupación, no de estrés porque no soy una persona estresada, pero sí invierto mucho tiempo y esfuerzo. Me ha tocado sacrificar muchas cosas de mi carrera. Mi mánager en Los Ángeles no entiende cómo me metí en esta vaca loca, pues me ha tocado poner en pausa mi carrera. Igual en ese momento estaba viviendo en Colombia, porque todo esto ocurrió cuando decidimos venir una temporada por los niños (Sofía, que hoy tiene 22 años, y Emilio, de 18), para que terminaran el colegio en Colombia. Tenía que ocuparme, busqué oficio y se me ocurrió lanzar el festival.

Como dicen coloquialmente, se le creció el enano…

Sí, hemos logrado sumar 120.000 asistentes en las cuatro versiones anteriores, se han proyectado 320 películas de 50 países, 1024 funciones y con 75 invitados internacionales que trabajan en la industria cinematográfica. Hemos realizado 60 IndieTalks o clases magistrales, 60 experiencias de New Media en IndieBox y con el IndieBus hemos visitado colegios, parques y carceles en las 20 localidades de Bogotá. Hoy, llegando a la quinta versión, por primera vez estoy empezando a soltar. Entró mi director ejecutivo, Andrés Castillo, y pasé a ser directora general. La idea es cada vez ir armando un equipo más robusto, que me permita delegar. Pero la satisfacción es tan grande, que todo el esfuerzo y el cansancio valen la pena.

¿Cuáles son algunos de esos comentarios o momentos que la han conmovido y recuerda?

Las proyecciones en las cárceles son muy especiales. Se siente el agradecimiento porque rompemos la monotonía y los tenemos en cuenta. Aunque estén aislados, se sienten parte del festival. De hecho, una vez se hizo un estudio de las palabras que el público asocia con el festival y una de las más contundentes fue “incluyente”. Con el Indiebus cubrimos las 20 localidades de la capital y a IndieBox, instalación de New Media en el monumento a Los Héroes,  al norte de Bogotá, entra desde el habitante de calle hasta el Ministro o alto ejecutivo, a compartir las experiencias en el mismo espacio.

Una vez en Sumapaz nos encontramos con un señor de 70  años que nunca había ido al cine, nunca había visto una película proyectada en una pantalla. No pensé que se pudiera sorprender a una persona tan mayor, cuando uno cree que a su edad lo han visto todo. Otra persona me contó que el cine le ha transformado la vida y que durante un festival vio 30 películas, lo que quería decir que vio tres por día. También hemos visto niños en zonas muy marginadas, donde a pesar de la lluvia se quedan viendo la película hasta el final. Ver a la gente reír, llorar, verlos afectados e inspirados, es muy bonito. El Festival crea una dinámica de ciudad a su alrededor. Por ejemplo, parques que eran zonas oscuras, se resignifican y se vuelven a visitar gracias a este y otros eventos de la Alcaldía.

En localidades como Usme o Ciudad Bolívar, la comunidad lleva una olla con aguapanela o changua. Esas son zonas donde en ocasiones se han presentado choques entre las comunidades. Crear espacios donde puedan compartir y conversar alrededor del cine es una manera de contribuir. Para todos ellos creamos IndieBo. Llevarles un evento, así sea solo una vez en el año, deja huella. Queremos contribuir para que Bogotá sea más amable y feliz. Nuestra ganancia es la transformación.

¿Cuáles son las salas de cine protagonistas de IndieBo?

La nueva Cinemateca, Cine Tonalá, Cinema Paraíso, Cinemanía y Avenida Chile.

En esta 5ta versión estaremos en 20 localidades de Bogotá, gracias a la Alcaldía Mayor de la ciudad y el Ministerio de Cultura, y en 13 Municipios de Cundinamarca en una alianza con el Ministerio de Educación.

“Esperamos en un futuro muy cercano llegar a otras ciudades de Colombia con Indiebo”, Concluye Paola Turbay. 

image.png

 

Añadir nuevo comentario