Vie, 08/07/2020 - 10:01
Foto: Archivo de la autora.

Playlist: Sara Jaramillo

Séptima entrega de Playlist, un espacio dedicado a la música que escuchan quienes escriben.

Sara Jaramillo Klinkert nació en Medellín. Es licenciada en Periodismo de la Pontificia Universidad Bolivariana y estudió, becada, el Máster de Narrativa de la Escuela de Escritores de Madrid. Allí comenzó a escribir Cómo maté a mi padre (Angosta, 2019), una novela que, más allá de la frivolidad de las cifras (desde su lanzamiento ha sido una de las más vendidas del panorama editorial independiente del país), ha logrado conectar con cientos de lectores que han encontrado en esta novela de elementos autobiográficos, un reflejo de ese espejo en el que todos, alguna vez, nos hemos mirado: la violencia que se lleva a los nuestros y nos arrebata una parte de lo que somos.

Su Playlist:

1. Everybody´s changing. Keane

Lo de Londres fue una huida. Odiaba mi trabajo, mi novio, mi hermano y mi espalda. Tenía 23 años y no podía ver ancianos renqueando por la calle sin ponerme a llorar. Llegué a pensar que a los 30 iba a estar más jodida que todos ellos. Una vez en Londres me di cuenta de que el dinero que llevaba no me alcanzaría ni para 3 meses. Trabajé como una desquiciada en trabajos de poca monta en los que me terminé de joder la espalda. Mientras tanto, mi hermano seguía hundiéndose en las drogas y mi ex amenazaba con ir a visitarme. Parecía que todo aquello de lo que había huido no solo me estaba alcanzando, sino que, además, amenazaba con sobrepasarme. Entendí que no se puede huir de las cosas que llevamos dentro. Por esos días oí por primera vez a Keane cantando Everybody´s changing y al menos me hizo pensar que no estaba sola en el mundo con mi sensación de correr y correr sin llegar a ninguna parte, de intentar cambiar para, al final, seguir siendo a misma. 

« I try to stay awake and remember my name, 

But everybody's changing and I don't feel the same».


2. Society. Eddie Vedder.

Desde quinto semestre empecé a trabajar y nunca he parado. He tenido trabajos buenos, regulares y malos. Pronto me quedó claro que los más malos de todos no son los mal remunerados sino los que apagan el espíritu. Tuve varios de esos y siempre los mandé a la mierda. Le tengo miedo al hecho de quedarme en un mal lugar el tiempo suficiente para llegar a convencerme de lo contrario. Este mundo está lleno de malos lugares en los que, por alguna razón, nos encanta estancarnos. Debería darle las gracias a la canción Society de Eddie Vedder. Siempre me recuerda que no soy indispensable en ninguna parte. 

«Society, have mercy on me
Hope you're not angry if I disagree...
Society, crazy indeed
Hope you're not lonely without me...»


3. Esto es vida. Robi Draco Rosa

Conozco gente que cada vez que pone una canción dice: «esta es mi favorita». Los entiendo, sé que en materia musical es dificil elegir una sola, pero si yo tuviera que hacerlo sin duda elegiría Esto es vida de Robi Draco Rosa. La he escuchado infinitas veces sin que aún logre precisar con exactitud qué es lo que me produce. Me llega a unas honduras a las que ni siquiera les he visto el fondo. Tuve la fortuna de entrevistar a Draco Rosa una vez. Llevaba un listado de preguntas y a la hora de formularlas solo atiné a decir cinco palabras: gracias por Esto es vida. Se me quebró la voz cuando las dije. No obtuve entrevista aquella vez, pero sí un abrazo fuerte. Creo que valió la pena, aunque en el Canal para que el que trabajaba no hayan pensado lo mismo. 


4. Everybody wants to rule the world. Tears for fears

«Welcome to your life / There's no turning back» empieza cantando Tears for fears en Everybody wants to rule the world. Me demoré en entender que no poder devolverse es una cosa, pero detener la marcha es otra. Cuando comprendí la diferencia di un primer paso. Terminé en Madrid haciendo aquel máster en narrativa con el que tanto había soñado. Cuando me bajé del avión estaba temblando. Enumeraba mentalmente todas aquellas cosas que había dejado atrás: eran tantas que no me alcanzaban los dedos. En esos dos años escribí Cómo maté a mi padre. Hoy me permite correr en vez de ir de paso en paso. «Nothing ever lasts forever / Everybody wants to rule the world».


5. Daughters. John Mayer

Están por todos lados: en el cine, en el parque, en las calles, a la salida del colegio. Van por ahí como lo más normal del mundo tomados de la mano, como si no hubiera nada más a que agarrarse. Para mí no es normal, es algo que perdí pronto, que no volveré a tener nunca. Una mano grande que se trague la mía. Una mano que guíe mis pasos. Cuando los veo no siento tristeza ni miedo ni angustia. Siento envidia. No puedo a ver a ninguna mujer tomada de la mano de su padre sin que me domine ese sentimiento. Me provoca ponerme de pie en la mitad de la calle y cantar a todo pulmón: 

«Fathers, be good to your daughters

Daughters will love like you do

Girls become lovers who turn into mothers

So mothers, be good to your daughters too»


Sara Jaramillo K
Medellín, 5 de agosto de 2020

Puedes escuchar la Playlist completa de Sara aquí.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.