Sáb, 07/27/2019 - 08:23

Egan, el nuevo emperador de Francia

TODA TRILOGÍA ES PERFECTA, dijo algún pensador que no era mi amigo. Y pensó en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pensó también en los Tres Mosqueteros, que eran cuatro. En el Trío Los Panchos y en el Trío Los Isleños. Lo que no alcanzó a pensar fue en Nairo, Egan y Rigo, tres ciclistas que lo han dado todo en la Vuelta a Francia que concluye el domingo en París y en donde esperan a un muchacho que le enseña a la juventud cómo se debe comportar quien tiene el anhelo de triunfar.

***PASÓ LO INESPERADO, dicen los técnicos. Se suspendió la etapa. La naturaleza se opuso a que continuara la carrera y ello le permitió, a quien ya había tomado la ventaja, Egan Bernal, apoderarse del título de Ganador de la Vuelta a Francia. Lo ha luchado. Lo luchará, con la voluntad del Todopoderoso, hasta llegar a París y decirle: ¡Eres mía! ¡Yo soy tu nuevo Emperador!

***UNA NACIÓN SE LLENA DE JÚBILO. La victoria de Egan llenó de júbilo a una nación que ama a sus deportistas. Ama a aquellos que no le roban la paz, ni los salarios, ni los pocos bienes que poseen. Aman a  estos hombres que son ejemplo de trabajo, constancia y fe.

***CORAZONES A PRUEBA CON TANTAS EMOCIONES. Empecemos por los oyentes televidentes. Ese 25 de julio de 2019 escuchar la transmisión que hace Caracol es poner a prueba el corazón. Se acelera. Se agita. Se acerca a su máxima potencia pero hace el esfuerzo y acompaña a Nairo. Lo acompaña hasta su paso triunfal por la  raya de sentencia. Deja todo un día para  disfrutar, minuto a minuto, esa victoria en la que Nairo muestra  quién ha sido y sigue siendo en el ciclismo mundial. Hasta quienes se estaban gozando el resentimiento físico que le ocasionó la caída, tuvieron que comerse sus palabras…

***Y NOS VESTIMOS DE AMARILLO. Volvemos al corazón, agitado, acelerado, negándose a sufrir un infarto de  ansiedad primero y de felicidad después. Llega este 26 de Julio de 2019 y el joven Egan, líder de la Juventud que compite en la Vuelta a Francia, se dispara. Responde a la confianza que le han depositado quienes lo conocen desde mucho tiempo atrás. Se va adelante. Y, como en la canción, todos dicen: se va, se va, la cicla, se va con el ganador, y en esa cicla que cruza los Alpes va y está Egan el triunfador. La suspensión de la prueba, no lo deja llegar a la meta. Pero el título ya apareció y debe vestirse de amarillo, portando el color oro del amo de la pista…

***HOY EN ETAPA DECISIVA. Egan, su equipo, los técnicos, los aficionados, el mundo del ciclismo seguirá cada pedalazo hasta que el chico llegue a París… Con lo demostrado antes y ahora Egan le ha dicho al universo quién es él. Aunque llore y haga llorar de la emoción a quienes comparten su triunfo como propio es ya un campeón que ha escrito una  imborrable historia. Egan, Nairo, Rigoberto y toda esa pléyade de ciclistas de hoy y de ayer, son aplaudidos con esta nueva hazaña del joven latinoamericano, colombiano, que se coronó como el gran Napoleón, Emperador de la Vuelta a Francia. ¡Bueno, sin exagerar Napoleón fue ¡Emperador de Francia!, sin la Vuelta.

***NOS VEMOS MAÑANA Y PASADO MAÑANA. Las apuestas están a favor de Egan. Él es firme y paga. Mañana nos vemos en París. Pasado mañana cobrando lo que nos corresponde por una apuesta que  se luchó metro a metro en Francia. ¡Buena suerte!

Añadir nuevo comentario