Mié, 02/27/2019 - 07:15

En la Baraja están los nuevos mandatarios del país

LAS CARTAS DE REYES, REINAS, OROS Y ESPADAS. El ambiente político nacional le ha arrebatado al léxico de los juegos de mesa, en especial al de las “cartas” o “barajas” o “naipes”, toda su sapiencia e interés. También su significado en muchas de las jugadas que con ellas se practican y el valor que tienen en el momento de las definiciones. El argot de las barajas, como el argot hípico, sirve en tiempos electorales para denominar diversas situaciones de los partidos políticos. Así, los naipes están de moda y se habla de Cartas sobre la Mesa, las Cartas que se Barajan, las Cartas que hay que descartar porque no se aceptan Sotas sino Reyes y Reinas, o Caballos y Espadas. Las cartas más preciadas en estas elecciones son los Oros. Rey de Oros, fijo aspirante a una alcaldía; el As, ese es quien manda tras las bambalinas y manipula el naipe; la Reina y hasta un mísero 2 de Oros puede aspirar a un Concejo o a una Silla entre ediles. ¿Por qué? Porque es de Oros. Las Espadas, temidas, aunque parecen débiles. Son Espadas filosas que no respetan la vida y ponen en jaque a las demás figuras del importante naipe, como lenguas que solo saben del perjurio.

***ESTAR EN LA JUGADA.-Hay muchas plataformas que están en la jugada. No necesitan del aval de Coljuegos. Debido a ello, nosotros, le insinuamos al lector tener presente la cara e historia del aspirante a llevarse el monto del premio en favor de la Patria, para no estar después hablando de las cartas marcadas, del naipe adulterado, del utilizado por magos para su prestidigitación, o por timadores que  esquilman a los pobres diciéndoles que son ricos para que mientras el país parpadea hacen trasteo de las riquezas a sus posesiones en el exterior. La elección es un juego de cartas, según se desprende de los titulares del momento en la política nacional: Cartas sobre la mesa, barajas en todos los partidos y esa es la carta elegida.

***NADA DE TAROT NI DE ADIVINOS.- Al tratarse de cartas, no de amor ni de las otras, sino de cartas de barajas inventadas hace cientos de años por viejos astrónomos-astrólogos y alquimistas, cuando no lo fue por aventureros de allende los mares, o soñadores  que creyeron vivir entre reyes y reinas, caballeros de  a caballo, colmados de copas, oros  e intrigas como espadas, los candidatos saben que todo saldrá bien y  que no hay la brujería ni la superchería que se le endilga a cada una de las cartas del Tarot. Ya les diré cuál será mi carta que está en la baraja para elegir por fin un alcalde que ame a Bogotá, o un concejal que no piense en el beneficio propio sino en una capital segura, aseada y donde no sea un martirio, una esclavitud tener una eficiente movilidad.

***CARA O SELLO.- Hay juego en los estadios y en los casinos, y en los hipódromos y en las pistas de ciclismo. Si  usted  confía en su suerte, en su corazonada o en el carisellazo, no tiene porqué preocuparse de cómo van las estadísticas y ni si el que va último no “levanta cabeza”. No le interesa que lo desciendan o que lo suban. Si a usted solo le interesa ese aspecto del deporte nosotros lo felicitamos: ¡está hecho! Pero  cuando las decisiones no son de cara o sello, entonces les presentamos una serie de titulares, esta vez que corresponden a El Tiempo y que los orientarán en las jugadas de hoy y las venideras:

***Santa Fe y Atlético Junior igualaron 3-3-. El León ruge. Está despierto. Este felino nunca retrocede.

***Medellín sigue sin ganar. Salvó un punto contra Cali. Está  herido el corazón del hincha. La recuperación no se hace esperar. DIM poderoso DIM de los malevos, viene con todo en próximos encuentros.

***América sigue por buen camino. Derrotó a Rionegro. No hay mejor equipo que el que está ganando. Si no lo sigue viene el arrepentimiento.

***Nacional no levanta cabeza. Cayó 1-0 contra Unión Magdalena. La modorra del país, las preocupaciones de la nación, afectan el alma del equipo que para su próximo encuentro está recuperado.

***Tercer mejor arranque de Millonarios en 14 años. Pinto los tiene pintando estrellas. Bien por los aficionados que por un momento, cual bolero de arrabal, estaban entusados y padeciendo por el amor que se perdía.

 ***Y si con estos antecedentes no logra un buen balance a la hora de hacer su juego, de matar su ocio, de apostar con responsabilidad, le buscaremos otros encantos que depara el fútbol a través de los comentarios de personas enteradas, periodistas sabios, pronosticadores en ciernes, pero, por sobre todo. el retrospecto con el cual nunca se pierde.

 

Añadir nuevo comentario