Sáb, 05/02/2020 - 09:45

Ring Francés un deporte canino que inspira pasión

Por: Juan Pablo Morales.

Cuando tenemos una mascota que vive con nosotros es importante que busquemos una actividad física que satisfaga todas sus necesidades y les genere bienestar y calidad de vida. Existe una variedad de deportes caninos dirigidos a satisfacer estas necesidades, con grandes beneficios para nuestro perro y para el vínculo que tenemos con él. Sin embargo, es importante encontrar el deporte que se adapte a las características de su mascota y que, a usted, como su amo, le genere interés y deseo por practicar. En este caso hablaremos del Ring Francés, y sus bondades.

El ring francés es uno de los deportes de mordida de mayor tradición en el mundo, se practica originalmente en Francia desde finales del siglo XIX. Se utiliza como un programa en la selección de crianza de razas de perros de trabajo. Su rutina se basa en el desarrollo de ejercicios de obediencia, agilidad y protección, lo cual presenta un equilibrio idóneo para el desarrollo saludable de nuestro canino. 

Este deporte satisface las necesidades instintivas básicas ya que le permite canalizar su energía por medio de la mordida y la caza de su presa. El resultado es un perro de mente estable y social que tiene un vínculo estrecho con su amo el cual disfruta de un perro saludable, ágil y obediente.

El perro que practica este deporte debe tener características mínimas. Estamos hablando de ejemplares de una raza grande y mediana que tengan instintos elevados, una composición morfológica apta para realizar saltos de exigencia y actividad física durante periodos extensos.  Razas como el Pastor Alemán, Pastor Belga, Rottweiler, Bóxer, Pitbull, Pastor Holandés, Doberman entre algunas otras, son las más comunes en la práctica del deporte.  

Este deporte lo ejercen aquellas personas que disfrutan de la acción de los deportes de contacto y quieren encontrar en su perro alguna funcionalidad aplicada a situaciones de la vida real. En el Ring Francés, a diferencia de otros deportes, la relación entre el perro y la persona a quien muerde el cual llamamos Hombre Asistente o Hombre de Ataque, es una relación de confrontación, así como se presenta en una situación real.

Esta persona quien se encuentra en el ring o pista para que el juez pueda juzgar el temperamento del ejemplar presenta un reto, está entrenado para esquivar, mantener alejado al perro, quien, a pesar del entrenamiento, de herramientas de disuasión debe morderlo con determinación y astucia. 

Otro ejemplo de funcionalidad dentro de la rutina del deporte se encuentra en el ejercicio que llamamos ¨ataque suspendido¨ donde su guía o amo tiene el control sobre el perro tanto para enviarlo a morder como para cancelar esa mordida unos segundos antes de que suceda. 

Es uno de los ejercicios de mayor control que demuestra que los perros no se entrenan en agresividad sino en control de impulsos, lo cual no resulta en un perro agresivo, sino un perro equilibrado. 

Finalmente, otro ejemplo lo encontramos en el ejercicio de rechazo de alimento donde se le enseña al perro a no recibir comida de un extraño, para prevenir aquellos malintencionados que buscan envenenar nuestro perro. Existe un sinnúmero de aplicaciones a la realidad que hacen de este deporte un gran atractivo para los amantes de los perros con funcionalidad deportiva.

Quienes deseen practicar este pasatiempo, es necesario relacionarse con el reglamento de este deporte. Quienes se identifiquen y deseen practicarlo se pongan en contacto con un club o federación que los guíe y les colabore en la formación y práctica, ya que es un deporte que genera bienestar, vinculo, estabilidad y control en nuestros perros. 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.