Lun, 02/11/2019 - 19:25
Foto: bikeexchange.com.co

Sin Chirriar Salen Los Caballitos Al Tour Colombia 2.1

ASÍ SON LAS COSAS, CUANDO SON DEL ALMA. –“¿Qué cómo fue señora? --¡Como son las cosas cuando son del alma!”, respondió el poeta y con ello explicó lo inexplicable. Es algo parecido a la ida de Colombia a Polonia. Otras veces ha sucedido y con otras selecciones. Inclusive, la de las estrellas. ¡Nos vamos! o ¡Se van para Polonia! Arturo Reyes, el director técnico que estuvo manejando a los mayores por los laditos en los amistosos mientras venía Queiroz, se mostró tranquilo y dice saber qué se le analizará, línea por línea, a los muchachos. Y mientras el hombre hace lo suyo nosotros haremos cábalas e invitaremos a seguir apostando a los mejores y en las mejores empresas del país. Aquí están citadas con pelos y señales. Los que darán la plata.

 ***SIN CHIRRIAR SALEN LOS CABALLITOS DE ACERO para dar comienzo al Tour Colombia 2.1, montados por las grandes estrellas del ciclismo. A falta de los caballos, pura sangre inglesa, que parados en sus remos traseros dejaban escuchar fuertes relinchos como su anuncio de ser los invencibles en el campo de batalla, aquí diremos que pedalazo tras pedazo, y algún quejido misterioso del ciclista, será lo que se escuche mientras llega la lucha en el escalar de la montaña cual si fueran águilas, o como los llaman lastimosamente ¡escarabajos¡, que contradicen el sistema alimenticio de estos coleópteros de los escarabeidos, pues ganan y comen bien, cuando pierden también comen bien.

***ESTRELLAS CAÍDAS DEL CIELO. En el descender, como corresponde a las estrellas que vienen del firmamento, saltan aquí y allá en los vacíos y en los parches de la asfaltada carretera y algunos que, en este Tour Dios no lo quiera, van directamente hacia el abismo destrozan arboledas y rocas con sus cuerpos. Estos caballitos de acero listos a dar la gran batalla, bien aceitados y por ello no chirrían, tienen en sus equipos de técnicos, cronometristas, psiquiatras, mentalistas, mecánicos de frenos y pedales, de cadenas que no atan sino que hacen avanzar al deportista, los mejores aliados para una justa que interesa al mundo. ¡Al mundo del ciclismo¡ Hay justas de anarquistas, malos gobiernos, dictadores, mentirosos demócratas y ambiciosos narcotraficantes amparados en los más altos rangos. Como vemos hay diferentes mundos en este mismo mundo y debemos elegir de cuál vamos a hablar ya sea bien o mal.

***LOS TÉCNICOS ESTÁN LISTOS para darnos a conocer cuál  fue el que lo hizo mejor y en menor tiempo; quien se resintió en sus posaderas a pesar de las mil horas practicadas y cuyas nalgas son todas aceradas; cómo están los latidos del corazón del primero o del último, para que nosotros los jugadores de apuestas deportivas, dispuestos a utilizar el tiempo, le apostemos a los señalados por la cátedra porque según esté su corazón estarán sus sentimientos de amor por la divisa de la firma que les paga el sacrifico de pedalear al ritmo de la respiración y en contra de cualquier otra sensación que no sea la de victoria. ¡Victoria suele llamarse la novia del valiente¡  

***SANTA FE CELEBRA EL OPTIMISMO.-Ante el irrefutable hecho de que en la pista no hay nada que festejar, aparte de los 2 puntos en el vigésimo lugar de la tabla, muchos hinchas del tradicional equipo han lanzado su campaña de celebrar el optimismo: ¡llegarán tiempos mejores! El pasado es pasado. Hay que dejarlo atrás. Las garras del león se mueven solas destrozando infernales recuerdos de fracasos logrados. Todo queda atrás. Todo es historia. Vienen los laureles y los titulares y las apuestas a que “te cojo ratón” y el otro contesta “a que no, gato ladrón”. Este es un detalle muy bonito de esperanza y confianza en su equipo. Algunos hablan de la rápida multiplicación de los puntos, como si fuese el milagro del Sermón del Monte, donde hubo la multiplicación de los 5 panes. Aquí, no son panes sino puntos y no hay sino 2, pero hay optimismo. Bien por Santa Fe. Bien por Bucaramanga con leopardos hambrientos y sedientos pero también llenos del mismo optimismo del Santa Fe. Ellos, como los ciclistas, saben que al pedalear hay que saber para dónde se va. ¡Buena suerte!

Añadir nuevo comentario