Mié, 01/16/2019 - 09:21

Comer saludable fácilmente es posible

Con el año nuevo llegan los propósitos de mejorar la dieta, alimentarse de manera más saludable. Aprender a comer sano nos da la posibilidad y la motivación para construir las bases de una vida saludable y activa. Si has decidido incluir esta meta entre tus propósitos para 2019, tenemos algunos consejos que pueden ayudarte a tener éxito en tu objetivo de una manera más sencilla y sin que signifique demasiado esfuerzo. Te contamos.

Cada nuevo año nos ofrece la oportunidad de crear nuevas resoluciones y propósitos para una mejor vida: una de las resoluciones más populares suele ser la de alimentarse de manera más saludable, un objetivo que -si bien debería acompañarnos cada día del año- nunca está de más el impulso adicional que pueda darnos el inicio fresco que representa el año nuevo. Si has decidido incluir esta meta entre tus propósitos para 2019, tenemos algunos consejos que pueden ayudarte a tener éxito en tu objetivo de una manera más sencilla y sin que signifique demasiado esfuerzo:

Haz la compra en línea

Debido a la manera en la que están dispuestos los productos en los pasillos del supermercado, ir en persona a hacer la compra representa enfrentar tentaciones constantes de comida poco saludable y de alimentos que no están en nuestra lista de compra. Aprovechar las posibilidades de comprar los víveres en línea nos permite apegarnos a nuestros planes, comprar solo lo que necesitamos, e incluso, como un beneficio extra, ahorrar un poco de dinero al evitar las compras compulsivas.

Elige comida saludable para llevar

Incluso si decides comer fuera o pedir comida a domicilio, esto no tiene por qué significar salirte de tu plan y optar por comida rápida con pocos nutrientes y muchas calorías. A través de plataformas como Domicilios, es cada vez más fácil pedir comida saludable a domicilio, haciendo uso de su sección dedicada a la comida sana.

Haz cambios pequeños

Si te encanta el pan, reemplázalo por pan integral. Si no puedes vivir sin chocolate, sustitúyelo por chocolate alto en cacao y bajo en azúcar -idealmente, más de 70% de cacao es la mejor opción, además de ofrecer la mayor cantidad de beneficios para la salud. Cambios pequeños, como reemplazar el azúcar por edulcorante a base de stevia, sustituir la leche entera por descremada, o cambiar el arroz y la pasta por sus versiones integrales, no requieren demasiado esfuerzo y suman muchas calorías al final del día.

Bebe abundante agua

La gran mayoría de las personas no consumen suficiente líquido, y a menudo, solemos confundir el mecanismo del hambre con el de la sed, lo que significa que pensamos que estamos hambrientos -y buscamos consumir más alimentos- cuando en realidad estamos deshidratados. Así que cuando tengas un ataque de hambre fuera de horario, tómate primero un vaso de agua. Haz pausas durante el día para tomar agua; si te resulta difícil consumir suficiente líquido, te recomendamos cambiar tu vaso tradicional por un vaso con pitillo (reusable, de ser posible), porque aunque no lo creas, esto ayuda a tomar más cantidad de agua casi sin darte cuenta.

Añadir nuevo comentario