Lun, 05/13/2019 - 08:21

Edificios más verdes gracias a la AI

Por: Daniela Lazovska- ExpokNews.

Los edificios se están convirtiendo en mucho más que muros, techos y mampostería. Gracias a la inteligencia artificial (AI), los sistemas de construcción ahora pueden integrar de manera autónoma la proliferación de datos de los dispositivos de IoT y el comportamiento de los ocupantes para aplicar el aprendizaje, optimizar el rendimiento y mejorar la eficiencia ambiental. Hoy en día, las personas, los edificios e incluso las ciudades enteras pueden operar de formas nuevas y diferentes.

Como la inteligencia artificial (AI) se integra con los sistemas de construcción y los dispositivos de Internet de las cosas (IoT), tiene el potencial de mejorar la experiencia de los ocupantes, aumentar la eficiencia operativa y optimizar el espacio y la utilización de activos. AI hace edificios más verdes.

  • ¿Qué pasaría si los propietarios de edificios pudieran ver exactamente cómo se está utilizando su edificio en un momento dado?
  • ¿Y si supieran cuántas personas están usando cada habitación?
  • ¿Cuánta energía se consume a través de la calefacción, el aire acondicionado o la iluminación?
  • ¿El estado del sistema de drenaje, equipos eléctricos y ascensores?

¿Cómo la AI hace edificios más verdes?

Con la inteligencia artificial (AI), los datos de los dispositivos de Internet de las cosas (IoT) y el comportamiento de los ocupantes, esta información está disponible.

Los dispositivos digitales, balizas e incluso los estados de las redes sociales proporcionan información sobre cada aspecto de la condición y el funcionamiento de un edificio.

Esto puede abarcar desde la infraestructura, el clima, el uso del agua y la energía, hasta la experiencia de cada ocupante individual.

Además, los edificios inteligentes pueden usar esta información para automatizar los sistemas de edificios, para responder a los factores externos e internos cambiantes.

Debido a esto, los edificios inteligentes tienen el potencial de aumentar la eficiencia operativa, mejorar la experiencia de los ocupantes y optimizar el uso del espacio y los activos.

AI hace edificios más verdes de estas maneras:

  • Agua: administrar el uso y flujo del agua con sensores y medidores inteligentes.
  • Incendio: proteger los edificios del incendio con controles de funcionalidad automatizados y detectores inteligentes.
  • Energía: evitar el desperdicio y reducir los costos con medidores inteligentes y exigir respuesta.
  • Elevadores: monitorear el rendimiento de forma remota y programan el mantenimiento automáticamente en respuesta a la detección de fallas.
  • HVAC: las unidades HVAC pueden responder a los datos de ocupación y automatizar los ventiladores, la disponibilidad de aire y el volumen de aire variable.
  • Estacionamiento: los sensores pueden monitorear los espacios disponibles y habilitar la utilización del estacionamiento 24/7.
  • Acceso y seguridad: las cámaras conectadas, las puertas perimetrales instrumentadas y los datos de ocupación del piso ayudan a mantener un edificio seguro.

Esto compruebe que la AI hace edificios más verdes.

Estudio sobre inteligencia artificial

Con el análisis de inteligencia artificial y los sensores inalámbricos, los edificios son cada vez más inteligentes, y más cercanos a cero carbono. AI hace edificios más verdes.

Durante varios años, la industria de HVAC (calefacción, ventilación, aire acondicionado) ha estado produciendo termostatos programables cada vez más sofisticados con una gama de funciones diseñadas para permitir a los usuarios ajustar la temperatura de una casa automáticamente (incluidas las aplicaciones para teléfonos inteligentes que permiten a los usuarios crear cambios remotamente).

Dependiendo del dispositivo, es posible que la configuración no se revierta, lo que, paradójicamente, habilita todas las ineficiencias de la pérdida de carbono que estos dispositivos debían evitar.

Sin embargo, con el advenimiento de la computación en la nube sofisticada, el análisis de inteligencia artificial y los sensores conectados a Internet, algunas empresas como Ecobee, con sede en Toronto, están creando termostatos inteligentes que reajustan las temperaturas en función de los datos en tiempo real provenientes de la ocupación y sensores de humedad, lecturas de temperatura exterior y predicciones basadas en patrones históricos de comportamiento del usuario extraídos de miles de termostatos conectados de forma inalámbrica.

El verano pasado, Ecobee agregó un elemento más a través de su nuevo programa piloto Peak Relief  lanzado en asociación con miles de clientes.

Los algoritmos de inteligencia artificial de la compañía permiten que sus termostatos se ajusten dinámicamente a las políticas de precios de energía del tiempo de uso que se aplican actualmente en Ontario, California y Arizona.

Fatima Crerar, directora de impacto social y sustentabilidad de Ecobee, dijo que AI hace edificios más verdes y los análisis también permiten que los termostatos de la empresa aprendan qué tan bien una casa determinada soporta la calefacción o el enfriamiento, y establece temperaturas en consecuencia, especialmente cuando no hay nadie en casa.

Investigaciones AI hace edificios más verdes

Desde 2016, Ecobee ha adoptado una política de hacer que los datos de usuarios anónimos estén disponibles para los investigadores con el fin de obtener nuevas perspectivas sobre el consumo de energía.

De hecho, un equipo de investigadores de la Universidad de Toronto y de la Universidad de Carleton está utilizando datos seleccionados de más de 70,000 termostatos inteligentes Ecobee activos durante tres años y medio para buscar patrones en un gran tramo de datos operativos granulares, como los tiempos de ejecución y la configuración.

De acuerdo con Brent Huchuk, un experto en HVAC, su equipo analizó los datos utilizando algoritmos de AI para comprender cuándo y por qué los usuarios tienden a hacer clic en anular.

La idea es que esta información puede dar a los dispositivos chuletas predictivas adicionales, por ejemplo, subiendo automáticamente el termostato solo lo suficiente en días fríos según las observaciones sobre cuándo es más probable que un ocupante anule los controles.

Las aplicaciones apuntan a la función que la inteligencia artificial y el aprendizaje automático pronto jugarán en el mundo más amplio del diseño de edificios inteligentes con bajas emisiones de carbono.

Los expertos en cambio climático estiman que los edificios generan aproximadamente el 40% de todas las emisiones, y los sistemas de HVAC representan hasta la mitad del consumo de energía de un edificio (el resto se destina a iluminación, otros sistemas eléctricos, etc.).

Existe un número creciente de innovaciones de ingeniería y arquitectura para mitigar las emisiones relacionadas con edificios, incluido

  • Diseño pasivo (por ejemplo, haciendo uso de la orientación, el aislamiento, los materiales y otras fuentes de calor o refrigeración del entorno).
  • Diversos sistemas de recuperación de calor y enfriamiento (por ejemplo, bombas de recuperación de calor conectadas a drenajes o salidas de aire).
  • Tecnologías emergentes como ventanas electrocromáticas (también conocido como «vidrio inteligente»), cuyo tinte se ajusta automáticamente a la intensidad de la luz solar para evitar el exceso de carga solar en los condominios orientados al oeste, por ejemplo.

Cada vez más, los sensores alimentados por AI y conectados a internet de las cosas se están convirtiendo en herramientas cruciales.

Los investigadores y las empresas de diseño ahora están trabajando en un proceso de dos pasos para mejorar significativamente los controles térmicos en estos apartamentos.

El primer paso es crear unidades herméticas para que los sistemas de calefacción y refrigeración internos de cada apartamento puedan regularse adecuadamente, incluso con ventilación de aire fresco.

Luego, con los sensores de ocupación que permiten que los termostatos inteligentes aprendan cómo van y vienen los residentes, estos sistemas basados ​​en AI pueden «entrenarse» para encenderse y apagarse automáticamente, con un importante ahorro potencial de energía. «Suena simple, y lo es», dijo.

La recompensa, según Pressnail, no se trata solo de la reducción de las facturas de energía y las reducciones de emisiones.

Las unidades y los edificios potencialmente enteros se vuelven menos costosos de operar y más cómodos para estar adentro. Un edificio de AI valdrá más en el mercado porque la AI hace edificios más verdes.

Añadir nuevo comentario