Vie, 08/23/2019 - 09:17
Foto: El Informador

El día en que El Bongo se abrió al mundo gracias a la llegada de internet

Este corregimiento del departamento del Magdalena se convirtió en el primer punto de Zona Digital para llevar internet a las zonas más apartadas del país, gracias a la Ley de Modernización de las TIC. Carlos Alberto Moreno Conrado, profesor de la institución Roque de los Ríos, asegura que “estamos más que complacidos con el programa del Gobierno, por el avance que esto nos trae. Sabemos que eso va a producir mejoramiento en la calidad de la educación de nuestros estudiantes”.

Una casa azul, con enramada de hojas de palma seca en la entrada, se convirtió en el punto de conectividad de internet de El Bongo, un corregimiento del municipio de El Retén, en el departamento del Magdalena, que no es visible ni siquiera en las imágenes satelitales. Allí vive la familia Silva.

Desde este jueves, las miradas se fijaron en un punto. En la parte trasera, del costado derecho de la vivienda azul, una antena parabólica era el nuevo aditamento. Desde allí, la señal de internet se propagó por todo el corregimiento de no más de 80 casas y 3.980 habitantes, aproximadamente.

La familia Silva puso a disposición su vivienda, concursó y les ganó el pulso a unos vecinos que querían el privilegio de la antena. A partir de este jueves, esa casa azul es la antena para que, desde allí, todos se conecten a internet.

Ese hogar, empotrado en la vereda, distante 121 kilómetros de Santa Marta, se convirtió en el eje de desarrollo de la población, porque la vida ya no será la misma.

Se prendió el internet

El de este jueves no fue un día normal para El Bongo. Los habitantes vieron cómo el Presidente Iván Duque llegó a visitarlos, a hablar, a compartir.

Por sus calles destapadas caminó y saludó. Se dirigió al primer punto de Zona Digital en la casa azul. Allí lo recibió la familia Silva. La más emotiva fue Delvis Vivic Villafaría, esa madre orgullosa que se mostró feliz porque su hogar hoy es el epicentro del internet del corregimiento.

—Muéstrenme cómo es que funciona esto, les pidió el Presidente.

— Acá se instaló una antena vía satélite y un sistema wifi con capacidad para que más de 390 personas se puedan conectar, respondió la Ministra de las TIC, Sylvia Constaín.

Luego del recorrido, el Mandatario sostuvo una reunión con los pobladores, niños y adolescentes del colegio de El Bongo.

En la amplia carpa blanca, el Presidente dijo: “Conectividad es equidad, porque equidad es cerrar las brechas; la conectividad es abrir un mundo de oportunidades”.

En este encuentro se entregaron 50 tabletas a la institución Roque de los Ríos, con el fin de que los niños y la comunidad en general puedan acceder también por esta vía a internet, para estudiar, leer o hacer consultas.

“Cuando veo ahora a los niños que reciben sus tabletas no es solamente una tableta lo que están recibiendo, sino también la conectividad de alta velocidad para llegar al conocimiento, para leer libros, para poder ver videos pedagógicos, para que también la comunidad pueda acceder a servicios de telemedicina o que puedan identificar a quién le pueden comprar productos”, añadió.

Anotó que cuando hay conectividad, “hay un país que está cerrando brechas”. “Y me siento profundamente honrado, como su Presidente, de venir a dar ese primer paso, porque de aquí al finalizar el año tendremos 1.000 puntos de conectividad como este en distintas comunidades de nuestro país”.

Al terminar, el Presidente se reunió con los niños y, en grupo, gritaron: “¡Conectividad es Equidad!”. Luego se despidió y se marchó.

El Bongo ya no es el mismo

Los Silva conforman una familia de cuatro personas que viven en la casa azul: Delvis Vivic Villafaría, la mamá, y sus hijos Emerson, Wendys y Stefany, quienes cuentan que la vida les cambió, desde ya, con la llegada del internet.

“Estoy supercontenta, porque contamos con un buen internet que no teníamos antes”, dice Delvis, mujer trigueña de 46 años, quien ha vivido toda su vida en El Bongo.

Dice que las cosas van a cambiar mucho, porque “los estudiantes, que no tenían un internet digno, muchas veces debían salir a la cabecera municipal, en El Retén, para poder hacer las tareas del colegio”.

El Retén es un municipio que queda a media hora de El Bongo, y era, precisamente, en este lugar donde los niños del colegio Roque de los Ríos tenían que ir para poder hacer sus tareas, lo cual iba en detrimento de los bolsillos de los habitantes de la vereda.

“Teníamos que pagar transporte, 12 mil pesos ida y vuelta”, recuerda Delvis.

Una expresión de optimismo se revela en su rostro, porque tiene claro que va a poder cumplir su sueño de montar un negocio propio usando el internet.

“Con el internet podemos tener acceso a publicaciones, para tener más ingresos. Yo vendo productos por catálogo. Con eso me daría más facilidad, por la publicidad de todo lo que tengo a la venta”, anota.

Wendys Silva, de 26 años, hija de Delvis y madre de dos niños, ve con la llegada del internet una posibilidad para cumplir sus sueños de terminar su carrera de Primera Infancia, que quedó truncada por falta de recursos.

Con una sonrisa, relata que “este es un lugar apartado de las cosas”, pero “por internet puedo estudiar y aprender muchas cosas”.

Recuerda que hizo un semestre de la carrera de Primera Infancia en el municipio de Fundación y no pudo continuar, pero tiene claro que “con internet uno puede hacer cualquier cosa, y ahora quiero terminar la carrera y aprender otro idioma”.

Cuenta que su tía Liliana vive en Panamá y era muy difícil hablar con ella. Ahora, “por whatsapp y Facebook me puedo comunicar con ella y ya no tengo que ir al Retén”, sonríe.

Un cambio de vida

Con la señal ya en el espectro de El Bongo, sus habitantes ven en este servicio un cambio sustancial en su vida.

Carlos Alberto Moreno Conrado, profesor de la institución Roque de los Ríos, asegura que “estamos más que complacidos con el programa del Gobierno, por el avance que esto nos trae. Sabemos que eso va a producir mejoramiento en la calidad de la educación de nuestros estudiantes”.

Dice que, sin duda, “la comunidad va a estar mejor conectada con el país y el mundo, y los jóvenes, que no tienen opciones de salir, creemos que con este medio van a tener acceso a la educación superior”.

Mariana Pertuz, de 15 años, estudiante de la institución Roque de los Ríos, afirma, por su parte, que la llegada del internet “es muy buena, porque nos ayuda a hacer tareas, nos comunica con diferentes partes, podemos hacer compras y conseguir trabajo”.

“Es muy útil, porque nos ayuda con muchas cosas”. Además, “porque voy a poder estudiar en la universidad, desde acá”, puntualiza Mariana, mientras sonríe ante las oportunidades que le traerá el acceso a internet a ella y a su comunidad.

Añadir nuevo comentario