Jue, 01/21/2021 - 10:04

El mundo necesita ser consciente sobre los riesgos a largo plazo: Foro Económico Mundial

La pandemia del Covid-19 está haciendo que aumenten las disparidades y la fragmentación social, de forma que en los próximos 3 a 5 años amenazará la economía y en los próximos 5 a 10 años debilitará la estabilidad geopolítica, advierte el Foro Económico Mundial.

El Informe de Riesgos Globales 2021, publicado este miércoles por el Foro Económico Mundial, advierte sobre la creciente brecha en varias materias que ha ocasionado la pandemia del Covid-19 a nivel mundoal, sobre todo en las econpmías en desarrollo. Para el WEF (por sus siglas en inglés), en 2020 se evidenciaron los efectos que supone ignorar la preparación e ignorar los riesgos a largo plazo.

"La pandemia de la COVID-19 no solo se ha cobrado millones de vidas, sino que también ha ampliado las disparidades sanitarias, económicas y digitales que ya eran patentes desde hace tiempo. Miles de millones de cuidadores, trabajadores y estudiantes, sobre todo aquellas minorías que estaban en una situación menos ventajosa antes de la pandemia, se exponen ahora al riesgo de perder las vías hacia nuevas sociedades más justas que la recuperación podría hacer plausibles", afirma la organziación internacional, y añade que estos acontecimientos pueden ser un mayor impedimento para la cooperación mundial que se hace tan necesaria para hacer frente a los desafíos a largo plazo, como la degradación del medio ambiente.

También puntualiza que con relación al acceso a la tecnología y los conocimientos digitales "la brecha entre los 'ricos"'y los 'pobres' corre el riesgo de acrecentarse y poner en peligro la cohesión social", lo cual afectará principalmente a jóvenes de todo el mundo "ya que este grupo se enfrenta a su segunda crisis mundial en una generación y podrían perder por completo las oportunidades en la próxima década". Además, señala la organización, esta situación también amenaza con dejar atrás a mcuhas empresas y sus trabajadores en el futuro. Para el WEF, los riesgos ambientales están en el centro de la discusión en términos de impacto y probabilidad, de cara a la próxima década ya que  "las fracturas sociales, la incertidumbre y la ansiedad harán más difícil lograr la coordinación necesaria para hacer frente a la continua degradación del planeta".

El informe clasifica los riesgos de acuerdo al momento en que los encuestados manifestaron que estos supondrán una amenaza a nivel global, dividipendolos en Riesgos patentes, A mediano plazo y Amenazas existenciales.

Los peligros patentes y presentes (de 0 a 2 años) ponen de manifiesto la preocupación por la vida y los medios de vida, y entre ellos se cuentan las enfermedades infecciosas, las crisis de empleo, la desigualdad digital y la desilusión de la juventud.

A medio plazo (de 3 a 5 años), los encuestados creen que el mundo se verá amenazado por los riesgos económicos y tecnológicos con cierta repercusión, y que pueden tardar varios años en materializarse, como el estallido de burbujas de activos, el derrumbe de las infraestructuras de la tecnología de la información, la inestabilidad de los precios y las crisis de la deuda.

Las amenazas existenciales (de 5 a 10 años), donde se incluyen las armas de destrucción masiva, el derrumbe del Estado, la pérdida de biodiversidad y los avances tecnológicos adversos son aquellas que dominan las preocupaciones a largo plazo.  


Ignorar los riesgos no hace menos probable que ocurran

"Sabemos lo difícil que es para los gobiernos, las empresas y otros interesados abordar esos riesgos a largo plazo, pero la lección que podemos sacar es que todos nosotros debemos reconocer que el hecho de ignorarlos no hace que sea menos probable que ocurran. A medida que los gobiernos, las empresas y las sociedades empiezan a salir de la pandemia, deben dar forma desde ahora y con urgencia a nuevos sistemas económicos y sociales que mejoren nuestra capacidad de resiliencia colectiva y de respuesta ante eventos perturbadores, al mismo tiempo que reducen la desigualdad, mejoran la salud y protegen el planeta. Para ayudar a hacer frente a este desafío, el evento de la próxima semana, la Agenda de Davos, movilizará a los líderes mundiales para dar forma a los principios, las políticas y las asociaciones necesarias en este nuevo contexto", dijo Saadia Zahidi, directora general del Foro Económico Mundial.  

Por otra parte, se advierte sobre el dualismo que supone la digitalziación, que por un lado puede generar más de 100 millones de empleos potenciales en los próximos 4 años, pero por el otro puede desplazar a millones de puestos de trabajo, que dejarán de ser necesarios, además de la disparidad en el conocimiento tecnológico de los adultos mayores. "La aceleración de la transformación digital promete grandes beneficios, como por ejemplo la creación de casi 100 millones de nuevos puestos de trabajo para 2025. Sin embargo, al mismo tiempo, la digitalización puede llevar al desplazamiento de unos 85 millones de puestos de trabajo y, dado que el 60% de los adultos todavía carecen de los conocimientos digitales básicos, se corre el riesgo de acrecentar la brecha de las desigualdades existentes", dijo Peter Giger, director de Riesgos del Grupo de Zurich Insurance Group, quien añade que el mayor riesgo sigue siendo el cambio climático por lo que los planes de recuperación deben centrarse en ser sostenibles ambientalmente. "El mayor riesgo a largo plazo sigue siendo la falta de acción sobre el cambio climático. No existe una vacuna contra los riesgos climáticos, por lo que los planes de recuperación tras la pandemia deben centrarse en que el crecimiento se ajuste a los programas de sostenibilidad para reconstruir mejor"

La reconstrucción requerirá de una mayor cohesión social

 

Según los expertos, disminuír la brecha digital y fomentar la financiación así como la cooperación internacional, serán aspectos fundamnetales para la reconstrucción de las economías después de la crisis ocasionada por la pandemia.  

"2020 fue una prueba de tensión que sacudió los cimientos de las economías y sociedades de todo el mundo. La reconstrucción de la capacidad de resiliencia ante las crisis sistémicas requerirá una financiación considerable, una cooperación internacional y una mayor cohesión social. La capacidad de resiliencia también dependerá del crecimiento continuo de la conectividad en todo el mundo, ya que sabemos que las economías que se digitalizaron de forma temprana tuvieron un rendimiento relativamente mejor en 2020"
, dijo Lee Hyung-hee, presidente del Comité de Valor Social del Grupo SK. "Sin embargo, si queremos que el 5G y la IA se implanten y sean un motor de crecimiento, debemos superar urgentemente las brechas digitales y abordar los riesgos éticos", añadió.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.