Sáb, 06/20/2020 - 08:30

En el día del refugiado, organizaciones humanitarias hacen un llamado para promover la solidaridad con las personas refugiadas y migrantes

El 20 de junio de cada año se conmemora el Día Mundial del Refugiado para recordar a las millones de personas que huyen de sus hogares porque temen por su vida. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la contracción de -1.6% en la economía latinoamericana producida por los efectos de la pandemia sumará 33.3 millones de personas en situación de pobreza a las 219.2 millones que compartían dicha condición en 2019. Esto supondrá un crecimiento de la pobreza del 17.9% en la región y un incremento en la pobreza extrema del 12% para Colombia.

Ante su situación es importante:

1.          Reconocer que las dificultades actuales están sumiendo a miles de familias migrantes y refugiadas en mayores estados de empobrecimiento, reflejados en impactos negativos para su seguridad alimentaria, su acceso a medios de vida, a necesidades básicas y a rutas de protección y atención.

2.          Promover la integración socio económica de las personas refugiadas y migrantes en situación de mayor vulnerabilidad en la sociedad colombiana mediante la solidaridad, la erradicación de la xenofobia y la promoción de la equidad en el acceso a oportunidades socioeconómicas es una labor que necesita ser fortalecida y priorizada.

Según Diana Tonea, directora de VenEsperanza “La migración puede contribuir significativamente a resultados socioeconómicos positivos pues los migrantes ya son una parte vital de nuestras comunidades. Nuestro deber es seguir abogando por el acceso a sus derechos, a servicios públicos y a soluciones duraderas centradas en su integración”.

Los términos refugiados y migrantes suponen diferencias fundamentales. Los refugiados son personas que requieren protección internacional porque se encuentran fuera de su país de origen por temor a la persecución política, el conflicto armado y la violencia. Los migrantes son personas que han residido en un país extranjero durante más de un año independientemente de las causas de su traslado, voluntario o involuntario. Sin embargo, ni la pandemia ni las necesidades humanas distinguen nacionalidad o condición migratoria.

Las dos poblaciones al igual que millones de personas colombianas, se enfrentan actualmente a vulneraciones que ponen en riesgo su dignidad y vidas. ‘’El aumento de la pobreza podrá ser contrarrestado promoviendo la inclusión socioeconómica de las personas en mayor situación de vulnerabilidad, sin importar su condición o procedencia. La discriminación y xenofobia nunca contribuirán a la recuperación del país. Es el momento de ser solidarios’’, comenta Carlos Alviar director de ADN Dignidad.

ADN Dignidad y VenEsperanza hacen un llamado a la población colombiana a rechazar la discriminación de la población migrante y refugiada, y promover y apropiar las siguientes actitudes ciudadanas solidarias:

  1. Sea consciente de los retos que supone dejar su hogar por miedo y necesidad. A estos escenarios se enfrenta la población migrante y refugiada. Haciéndolo podrá promover la empatía en usted y en su entorno. Ponerse en los zapatos de los demás, es un ejercicio práctico que nos ayuda ser más solidarios y entender la situación
  2. Hable con su familia sobre dichos retos y sobre cómo ser solidario. Ayudar a otros sin buscar nada a cambio es beneficioso para todos.
  3. Invite a no generalizar. Incluir a las personas en un mismo rótulo divide y crea distancias. La misma situación que hemos vivido los colombianos al migrar a otros países y ser rotulados de formas peyorativas, nos ayudan a entender por qué no es bueno generalizar y qué se siente al ser rotulado de manera negativa.
  4. Ayude a entender a otros que la xenofobia o la aporofobia no es una actitud positiva. Esta genera segregación, sentimientos negativos, injusticia y discriminación.

Sobre ADN Dignidad y VenEsperanza

ADN Dignidad y VenEsperanza son programas financiados por USAID, cuyo objetivo es brindar asistencia humanitaria para que las poblaciones más vulnerables provenientes de Venezuela, los colombianos retornados y las comunidades colombianas de acogida puedan acceder a bienes y servicios básicos tales como alimentación y vivienda, puedan aliviar sus necesidades, así como promover su integración socioeconómica y tener acceso a información para su protección y nutrición.

Algunas Cifras:

  • ADN Dignidad y VenEsperanza brindarán asistencia humanitaria de emergencia multipropósito a 160,000 personas venezolanas, colombianas retornadas y comunidades de acogida.
  • ADN Dignidad y VenEsperanza entregarán 10.200 kits de higiene para prevención del COVID-19.

Los dos programas se implementan en Antioquia, Arauca, Atlántico, Bogotá, Cesar, Cundinamarca, La Guajira, Magdalena, Norte de Santander y Valle del Cauca, y están constituidos por consorcios de las siguientes Organizaciones Humanitarias Internacionales:

  • ADN Dignidad: Acción contra el Hambre, Consejo Danés para Refugiados y el Consejo Noruego para Refugiados
  • VenEsperanza: El Comité Internacional de Rescate, Mercy Corps, Save the Children y World Vision.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.