Mié, 07/22/2020 - 10:29

La mala disposición de las colillas de cigarrillo, un grave problema ambiental que afecta las cuencas hídricas y la vida

El Ministerio de Salud en Colombia estima que cerca del 30 % de los jóvenes en el país fuman, en Bogotá, al menos 943.000 personas son fumadores activos y además de poner en riesgo su salud por el uso del cigarrillo, son generadores de contaminación por la mala disposición que le dan a las colillas que representan entre el 30% y el 40% de los objetos recogidos en las actividades de limpieza costera y urbana, y la producción de humo de tabaco que afecta produciendo diferentes enfermedades pulmonares a quienes están en su entorno más en esta época de pandemia.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Semillero en Gestión Sostenible de los Recursos Naturales de la Universidad Piloto de Colombia, ha estado desarrollando una importante investigación desde el año 2015, que evalúa y cuantifica el impacto ambiental que tienen las colillas de cigarrillo sobre los cuerpos hídricos y las superficies de la ciudad.

Según los datos obtenidos en esta investigación, en Bogotá se estima que cerca de 95 millones de colillas que se arrojan en lugares no adecuados, se convierten en residuos que pasan por el sistema de alcantarillado, donde terminan contaminando aún más el río Bogotá y sus desembocaduras en las cuencas hídricas, lo que perjudica gravemente la fauna y flora existente.

Durante un año, aproximadamente se arrojan a vías, andenes de las zonas de bares y discotecas en la capital, 16 toneladas de colillas lo cual, representa entre 13% y el 19% de los cigarrillos que se consumen en la ciudad, lo que se constituye en un preocupante impacto ambiental por la lixiviación de tóxicos, metales pesados y sustancias nocivas presentes en las colillas, sobre las fuentes hídricas de la ciudad.

William Lozano, docente investigador indica, “hemos encontrado que una colilla tiene el potencial de generar terribles impactos sobre el ecosistema, pero también queremos generar conciencia para no arrojar estos elementos a la calle sino hacerlo en una caneca, evitando que estos tóxicos no impacten de manera tan radical. Esta es una acción simple pero que genera impactos positivos y gestos de responsabilidad”.

Así mismo, en la medición de material potencial contaminante, se ha hallado que, en 1 litro de agua, 100 colillas son capaces de aportar, al cabo de 1 hora, cerca de 6000 mg/L de carga contaminante medida como DQO (Demanda Química de Oxígeno) y aportar 300 ppb (partes por billón) de cadmio, y 10 ppb de arsénico los cuales, son dos metales pesados altamente tóxicos para la vida y los ecosistemas. De esta manera, 100 colillas resultan 17 veces más contaminantes que las aguas residuales domésticas, sin considerar los nocivos metales pesados que suelen estar ausentes en las aguas de desecho que salen de las cañerías de las viviendas.

Así, considerando el caso hipotético de la presencia de 100 colillas arrastradas por litro de agua lluvia en Bogotá, con una precipitación anual media de 920 mm, estas aportarían 52 toneladas de cadmio y casi 2 toneladas de arsénico al año, así como más de 1 millón de toneladas de contaminantes que roban oxígeno al agua, durante el mismo periodo de tiempo.

En cuanto a la toxicidad de las colillas de cigarrillo, se encontró que son capaces de generar una notable alteración en el crecimiento de las raíces a causa de daños en los cromosomas de las células; y que 100 colillas son capaces de retardar hasta en un 74% el crecimiento radicular de una planta, afectando seriamente se crecimiento.

“Es importante resaltar que las colillas son el 30% de toda la basura mundial, incluso más que plásticos, y su tiempo de descomposición varía entre 8 y 12 años, además, una sola de ellas puede contaminar de 10 a 50 litros de agua, pero las personas no tienen la conciencia del daño que generan en el medio ambiente y en sus vidas. Tanto es así que casi el 100% de los cigarrillos llevan un filtro de acetato de celulosa. Un componente que es fotodegradable pero no biodegradable, lo que conlleva a que tenga hasta más de 50 agentes cancerígenos.” Indica el investigador.

Frente a estos preocupantes resultados que fueron publicados en International Journal of Research Studies in Science, Engineering and Technology, la Universidad Piloto de Colombia ratifica su compromiso de responsabilidad social frente a todos los temas ambientales y de interés para la opinión pública, generando conciencia y corresponsabilidad para que los ciudadanos hagan un desecho correcto de las colillas, sin afectar al medio ambiente.

Así mismo, el área Común de Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad, está desarrollando el proyecto “No más colillas en nuestro territorio” en conjunto con el Movimiento ciudadano “No más colillas Bogotá”, donde se mide el impacto de la comunidad con respecto a este nocivo desecho, realizando una serie de actividades encaminadas a mejorar la gestión de estos residuos y la implementación y evaluación de contenedores especializados para la recolección adecuada de colillas y cenizas, además de mensajes para la prevención del tabaquismo para crear un empoderamiento en temas de activismo ambiental.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.